Las «enfermedades» que carcomen al Seguro Social en Nicaragua

El Seguro Social está en crisis. La falta de autonomía del Inss y los malos manejos del mismo lo están quebrando y aquí te lo explicamos

El Seguro Social en Nicaragua no tiene autonomía desde 1972, cuando ocurrió el terremoto, asegura el especialista Manuel Israel Ruiz. LA PRENSA/ ARCHIVO

El Seguro Social ha sido causa de tensiones en el país, a partir de que Daniel Ortega regresó al poder en 2007.

En 2013, cuando un grupo de ancianos reclamó pensiones reducidas, el gobierno accedió a concederlas. Pero, según el especialista en el tema, Manuel Israel Ruiz, esas pensiones reducidas debieron cargarse al Presupuesto General de la República y no a los fondos del Inss, por lo cual, ahora esta institución desembolsa más dinero en pensiones a unas 280 mil personas, y en gastos médicos, de lo que percibe en cotizaciones de más 800 mil afiliados que tiene en la actualidad.

De acuerdo con otro especialista, Róger Murillo, lo que el Seguro Social debe hacer es ampliar su cobertura, tener más afiliados, porque actualmente el Seguro Social solo beneficia a un poco más del 20 por ciento de la población económicamente activa en Nicaragua. Ese porcentaje, en países como Panamá y Costa Rica, ronda entre el 80 y el 90 por ciento.

Lea también: Daniel Ortega ha causado desastres económicos al Seguro Social en 22 años

Por otra parte, al gobierno de Daniel Ortega se le acusa de sobrecargar con empleados al Seguro Social. De acuerdo con los especialistas, el Seguro Social debe realizar un gasto administrativo cercano al 6.5 por ciento, pero en la actualidad sobrepasa el 13 por ciento, según los expertos.

Ruiz indica que el Seguro Social percibe en la actualidad, anualmente, unos 700 millones de dólares, pero gasta unos 750 millones de dólares.

Los siguientes datos explican la situación actual del Seguro Social en Nicaragua. Y también guían sobre los beneficios que el mismo puede generar a sus afiliados.

Tipos de pensiones por invalidez

Parcial, cuando el trabajador ha perdido entre el 50 y el 66 por ciento de sus capacidades laborales

Total, cuando la persona ha perdido más del 67 por ciento de sus capacidades laborales

Gran invalidez, cuando le dio un derrame, ceguera, entre otras.

Tipos de pensiones por vejez

Hay 16 tipos de pensiones por vejez, pero destacan las siguientes:

Ordinaria, cuando el empleado cumple 60 años de edad y 750 semanas de cotización

Postergada, cuando la persona llega a los 60 años de edad, tiene todas sus cotizaciones pero siente que puede seguir trabajando y cotizando. Cada vez que cumpla años, el Seguro Social lo premia con el uno por ciento anual por esa postergación, hasta un máximo de 70 años de edad.

Maestra mujer docente. Las maestras optan a la pensión a los 55 años de edad con 750 semanas cotizadas. El maestro varón se puede jubilar también a los 55 años de edad pero si tiene 1,500 semanas cotizadas.

Para los mineros, por el trabajo desgastante de estas personas, optan cuando cumplen 15 años de cotización y 55 de edad.

Con ayuda asistencial, cuando la persona llega a los 60 años de edad, pero al poco tiempo de haberse jubilado le da una enfermedad que lo deja sin valerse por sí mismo. Le dan una ayuda no mayor a 300 dólares ni menor a la mitad del salario mínimo general, para que la persona pueda pagar a alguien que lo asista y además se le suministran sillas de ruedas u otros aparatos que necesite.

Por muerte

Esposa menor de 45 años, hijos menores de 15 años o sus padres tienen derecho a una pensión. A la viuda se le da por dos años el 50 por ciento de la pensión que estaba recibiendo el pensionado. Se le puede reactivar cuando ella cumpla 60 años siempre que no tenga derecho a otra pensión en el INSS.

Si la viuda es mayor de 45 años de edad, la pensión será vitalicia, sin importar si ya tiene su pensión propia.

Cuando el hijo es inválido, la pensión es vitalicia y tiene derecho a recibir asistencia médica de por vida. Esto último aunque el trabajador esté vivo.

Reformas

Desde abril de 1990, la ley del Seguro Social ha sufrido 18 reformas.

Según el especialista, Manuel Israel Ruiz, todas han sido verticales y fallidas. La más grave es la última, de febrero de 2019, porque aminora las cantidades de las pensiones.

 

La pensión reducida

Para tener derecho a la pensión reducida, el empleado debe haber empezado a cotizar cuando tenía 45 años de edad.

En la actualidad se han otorgado ese tipo de pensiones a personas que no cumplían con ese requisito.

 

Gastos del Seguro Social

A unos 280 mil pensionados se les paga 550 millones de dólares.

También se desembolsan 200 millones de dólares en concepto de salud.

 

Las empresas médicas previsionales

Aunque en las leyes de Nicaragua se establece un sistema de salud único en el país, en 1993 se crearon las empresas médicas previsionales o IPSS, instituciones proveedoras de servicios de salud.

Lea también: Daniel Ortega empuja al Seguro Social hacia su quiebra

Esas empresas le venden el servicio de salud al Seguro Social pero no hay ley que las regule, indica el especialista Manuel Israel Ruiz.

“La clase trabajadora y los pensionados están en la indefensión porque no tienen un marco jurídico que los proteja de su atención médica, de sus medicamentos, que haya calidad en los servicios.

Todo se hace bajo un contrato entre el Inss y las empresas médicas previsionales”, dice Ruiz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: