¿Cómo fue el nacimiento de Rubén Darío? ¿Cómo fue el parto, quién fue su partera, cuál fue su primer nombre?

El historiador Eddy Kühl Arauz, autor del libro “Rubén Darío según un paisano Matagalpa”, nos cuenta los grandes momentos y curiosidades que rodearon el nacimiento del Padre del Modernismo hace 153 años en Metapa

El acucioso historiador Eddy Kühl Arauz, autor del libro “Rubén Darío según un paisano Matagalpa”, en ocasión del aniversario 153 del nacimiento del Príncipe de las Letras Castellanas, poeta de hispanoamérica, cuentista, periodista y diplomático, nos comparte momentos significativos y curiosidades sobre el nacimiento del bardo, un 18 de enero de 1867, en Metapa, hoy Ciudad Darío, y sus primeros días bautizado en León.

Lea: Rubén Darío, 10 curiosidades sobre el Príncipe de las letras castellanas


Monumento de Rubén Darío en el parque de Ciudad Darío. El poeta nació un 18 de enero de 1867, en esta ciudad, antes conocida como Metapa. LA PRENSA/Arnulfo Agüero/Arhivo
Monumento de Rubén Darío en el parque de Ciudad Darío. El poeta nació un 18 de enero de 1867, en esta ciudad, antes conocida como Metapa. LA PRENSA/Arnulfo Agüero/Archivo

Sus padres y nacimiento. El mismo Darío en su autobiografía dictada en Buenos Aires, Argentina en 1912, en su página 24 nos dice:  “El matrimonio de Manuel García, diré mejor de Manuel Darío – y de Rosa Sarmiento- fue un matrimonio de conveniencia, hecho por la familia. Así no es de extrañar que a los ocho meses más o menos de aquella unión forzada y sin afecto viniese la separación. Un mes después nacía yo en un pueblecito, o más bien aldea, de la provincia, o, como allá se dice, departamento de la Nueva Segovia, llamado Chocoyos y hoy Metapa”.

Lea además:  Estudiante celebrará con dos libros el 153 aniversario del natalicio de Rubén Darío en 2020

Su lugar de origen: Rubén con el pasar del tiempo confundió la antigua jurisdicción de Segovia, con la nueva de Matagalpa desde 1858, en la que estaba en el año que él nació. En tanto el nombre Chocoyos,  nunca fue nombre oficial del pueblo, era solamente un apodo muy generalizado.

Periodo del parto. Este coincidió con el viaje anual de cada mes de enero de Josefa Sarmiento quien viajaba en una caravana de carretas de comerciantes vecinos a Metapa para comprar en León suministros y mercaderías, pues ya en enero se podía viajar porque entraba el verano.

El viaje a Olominapa. He calculado que el viaje de 28 leguas, viajando en carreta a 7 kilómetros por hora se pudo haber hecho en dos jornadas: de la 5:00 a.m., a las 11:00 a.m., y de la 4:00 p.m., a las 8:00 p.m. Una hasta El Jícaro, durmieron allí;  y la segunda hasta la finquita de Josefa en Olominapa.

La partera Agatona Ruiz de Gutiérrez. Pero en este segundo día, ya Rosa cansada por el zangoloteo de la carreta y cerca del noveno mes de embarazo  se lo rompió la fuente en el pueblo vecino de Metapa.

Fue atendida en casa de Cornelia Mendoza, amiga de Josefa,  por la partera o comadrona Agatona Ruiz de Gutiérrez, de la vecina sierra de Totumbla, pues aunque Cornelia era partera no pudo hacerlo pues coincidió que ella también estaba a punto de parto.

Lea también: Rubén Darío, ideas y versos sobre política y paz

La casa de Félix Rubén García Sarmiento, conocido literariamente como Rubén Darío. LA PRENSA/Arnulfo Agüero/Archivo 

Cómo surgió el nombre de «Rubén Darío». Contaba José Floripe (Papá del periodista y escritor José Floripe Fajardo, quien investigó esto en Metapa en los años 1920), que Rosa al nacer el niño le puso allí en Metapa el nombre de Rubén.  Y su familia era conocida con el patronímico de Darío, entonces Rubén Darío fue su nombre desde tierno, no era pues un apodo.

El “camíbar” con “liquidámbar”. Me decían las vecinas mayores de Metapa que siendo Rubén de cabeza muy grande tuvo su madre que agarrarse con sus brazos de un mecate sujeto a una solera para “pujar” más fuerte. La partera daba de tomar “camíbar” a la parturienta para fortalecerla, cortaba el ombligo con un cuchillo al “rojo vivo” para evitar infección o tétano, y aplicaba en el ombligo y  el cordón cortado de su madre.

Le puede interesar: Publican en Nueva York ensayos referidos a la relación de Darío con Estados Unidos

Cama de cuero. LA PRENSA/Arnulfo Agüero/Archivo

Tenían listo el “camíbar” con “liquidámbar” para limpiar el vientre, el ombligo y la boquita del niño. Al niño le daban de beber en un chupón de algodón miel de jicote diluido en agua hervida. Después del parto  a las parturientas, además de la mistela caliente,  les daban de tomar pinolillo caliente, y comer tortilla con cuajada.

Las carretas con techo de cuero.  Josefa llevaba dos carretas con techo de cuero, una la repleta de mercaderías, la mayoría compradas en tienda de su hermana Rita Darío de Alvarado.  Y la otra la habilitó con esterillas, cobijas, almohadas, para llevar a su sobrina Rosa y ella desde León a Olominapa.  Cuando a Rosa se le “rompió la fuente”  la llevó a casa de. Allí quedó una carreta y la otra continúo su viaje a su finca.

Carreta con techo de cuero. LA PRENSA/Arnulfo Agüero/Archivo

El día de su nacimiento y bautizo en León. El parto fue el 18 de enero de 1867, llegaron a Olominapa el 25 de enero. Donde madre y niño pasaron justo los 40 días de la cuarentena, hasta el 28 de febrero, para el viaje largo ahora en una canasta cargada en caballo por su tío abuelo Félix Ramírez Madregil, hasta la ciudad de León.

No fue sino hasta siete días después que la segunda carreta y carretonero con las dos mujeres y el recién nacido niño continuo su viaje de Metapa, 5 leguas más hasta Olominapa. El 3 de marzo en la catedral de León fue el bautizo del niño que sus padres adoptivos, Félix Ramírez y Bernarda Sarmiento, escogieron llamarle Félix Rubén García Sarmiento.  Rubén Darío para su madre Rosa.

¿Visitó Rubén alguna vez a Metapa?. El libro “Por los Caminos de Rubén Darío”, del estudioso dariano José Jirón Terán,  en su página  175, dice:  “A título de curiosidad transcribo el poemita “Chiripa” recogido en “Poesías Completas”, dice que Darío visitó su pueblo natal después de su regreso de Chile,  datado en 1889: «Casi casi me quisiste; Casi casi te he querido; si no es por casi casi, Casi me caso contigo».  (Metapa, Nic. 1889).

Otra, más directa de Darío mismo. El escritor  Alejandro Sux,  fue su asistente en Paris en 1911. Rubén allí cuenta a Sux que él trabajó muy joven en Metapa:  … “Allá en Metapa, mi pueblo natal, pasé algunos días como aprendiz de barbero, y otros de sastre…!Y fueron dos desastres!”. Y Darío se reía mucho de su ocasional juego de palabras.

¿Dónde está Olominapa?. Es un pequeño caserío ubicado adelante de Puertas Viejas, en el límite entre los municipios de Ciudad Darío y Tipitapa, al costado este del kilómetro, 164.5 de la Carretera Panamericana Norte, de Managua a Matagalpa. Está a un kilómetro y medio a orillas del camino que va a Ispangual. La entrada esta en El Madroño, kilómetro 64.5,  por donde venden artesanías de bejucos de madera.

La niñera de Rubén, de quien se conserva esta fotografía. LA PRENSA/Cortesía/Eddy Kühl

Primeras personas en la vida de Darío y dónde está Olominapa

Rosa Sarmiento.  Su madre, quien empezó a llamarle “Rubén”, desde su nacimiento en Metapa, en Matagalpa.

Josefa Sarmiento, hermana de Bernarda. Acompañó a Rosa, madre de Darío, en su viaje a Metapa en carreta.

Valentín Orozco.  Don Reynaldo Guido (*1922, Matagalpa) dice que su  padre le contaba que en su época en las comarcas cerca de Metapa el carretonero de doña Josefa Sarmiento era Valentín Orozco, originario del valle El Madroño, cerca del caserío de  Olominapa.

Cornelia Mendoza. La casa de adobe donde nació Rubén en Metapa era de esta señora norteña.

Agatona Ruiz de Gutiérrez. Fue la partera que atendió a Rosa en Metapa, durante el nacimiento de Darío.

Ramona Guardado. Fue la niñera de Rubén, de quien se conserva una fotografía.

El indio Goyo y la mulata Javiera. Fueron los empleados de confianza de los padres adoptivos de Rubén (Félix Ramírez y Bernarda Sarmiento), quienes le contaron los primeros cuentos orales de miedo.

Jacoba Tellería. Fue la primera maestra de Rubén; el segundo, fue el poeta Felipe Ibarra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: