Señalan a mujer de envenenar a hombre para robarle

El cadáver fue hallado con espuma amarillenta en su boca

Carlos Domingo Vado fue hallado muerto en su casa el domingo por la mañana. HOY/Cortesía

El domingo, a eso de las 10:30 de la mañana, una joven que trabaja en un bar contiguo a la casa de Carlos Domingo Vado, se llevó el susto de su vida al encontrarlo muerto.

La joven llegó a la vivienda ubicada en el barrio Bertha Díaz, Distrito Seis de Managua, y lo encontró muerto. El cuerpo no presentaba signos de violencia, pero el hombre tenía espuma amarilla en la boca.

La muchacha avisó a la hermana de la víctima, Jennifer Vado, quien comentó que la puerta de la casa estaba abierta y a su hermano se le habían robado un televisor plasma de 55 pulgadas, el tanque de gas y no sabe qué otras pertenencias, porque todo en la casa estaba revuelto.

Puede interesarle: Asaltan y balean a repartidor de cigarrillos en Villa Dignidad, Managua

“Él estaba aquí (tarde del sábado), luego se fue a un bar, conoció a una muchacha, se la trajo, él andaba tomado, nosotros creemos que ella le dio algo de tomar para que se durmiera y se pasaron de la dosis”, explicó Jennifer Vado.

La familia habló con unos vecinos y estos confirmaron que una mujer entró a la casa con Carlos Domingo, de 40 años.

No les dieron dictamen forense

Los familiares también conocieron que un hombre habría ayudado a la mujer a sacar los artículos de la casa. La misteriosa mujer no ha sido identificada por la Policía. Y en Medicina Legal no quisieron decirle la causa de la muerte a Jennifer Vado, a quien solo le manifestaron que el dictamen forense sería enviado a la Policía.

Lea además: Delincuentes le roban vehículo a taxista a punta de puñal en Managua

La familia todavía no ha sido informada de la causa de muerte, pero sospechan que hubo mano criminal. La hermana de Vado dijo que las autoridades también sospechan esto, ya que un funcionario le dijo que era raro lo de la espuma amarilla y no blanca, a como usualmente son encontrados algunos cadáveres.

Carlos Domingo Vado fue sepultado el lunes en el cementerio Milagro de Dios, en la capital. Tenía tres hijos, dos en Costa Rica y uno en Nicaragua. La víctima vivía solo y trabajaba como chofer para una empresa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: