Iglesia católica seguirá protegiendo los derechos humanos, asegura obispo de Matagalpa

Monseñor Rolando Álvarez dijo que para la Iglesia, los derechos humanos no son un discurso sociológico, sino una exigencia del Evangelio, por lo cual, “vamos a continuar acogiendo a todo aquél que se sienta asediado"

LA PRENSA/Luis Eduardo Martínez

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, encabezó una multitudinaria peregrinación hacia el Santuario de Nuestro Señor de Esquipulas, en el departamento de Matagalpa, donde pidió a los feligreses que sigan orando por los migrantes, tanto externos como internos; y donde aseguró que la Iglesia católica seguirá defendiendo los derechos humanos de los nicaragüenses.

“Nicaragua vive duras pruebas que, si son rectamente asumidas, serán semillas de resurrección”, expresó el jerarca católico en una parte de la extensa homilía que dirigió a más de 30,000 peregrinos durante la misa en los predios del Santuario, construido en 1723.

En su mensaje, interrumpido varias veces por el aplauso de la multitud, monseñor Álvarez se refirió a diversos pasajes bíblicos que relacionó con las migraciones y aseguró que, cuando un pueblo que sufre deja que Dios toque sus llagas, entonces encontrará la liberación.

Lea además: Las peticiones de los feligreses que peregrinaron hacia el Santuario de Esquipulas, en Matagalpa

Además, exhortó al cuido de los exiliados, expulsados, asilados porque “ellos figuran en la lista de exigencias de la ética cristiana”, por lo que afirmó que “para la Iglesia esto no es un discurso social, mucho menos político. Para la iglesia esto es un discurso que toca el corazón mismo de las sagradas escrituras del Viejo y del Nuevo Testamento”.

Según monseñor Álvarez, para la iglesia los derechos humanos no son un discurso sociológico sino una exigencia del Evangelio, por lo cual, “vamos a continuar acogiendo a todo aquél que se sienta asediado, a todo aquél que necesite que se le escuche, porque siente la imperiosa necesidad de dejar constancia de cualquier irrespeto a sus derechos humanos”.

“Y lo seguiremos haciendo, también dejando constancia cuando haya una persona a la que se le irrespeten estos derechos, y lo hacemos y lo decimos con claridad, franqueza y transparencia, porque es deber de iglesia acoger al que se siente irrespetado en esos derechos. No lo hacemos a escondidas, lo hacemos con la claridad y la transparencia que nos exige el Evangelio. Tenemos, como diócesis, que seguir protegiendo esos derechos y tenemos que seguir promoviendo, acogiendo, y animando al que se sienta vulnerado en esos derechos humanos”, agregó.

Monseñor Álvarez también cuestionó las grandes desigualdades sociales por las que en migraciones internas los campesinos salen del campo hacia las ciudades. “Es una migración que es producto de un sistema de producción injusto, de un sistema económico desigual, de un sistema político que en América Latina toda se ha encargado de aumentar terriblemente la brecha entre ricos y pobres”, finalizó.

Puede interesarle: Miles de feligreses peregrinan hacia el Santuario de Esquipulas en Matagalpa

El obispo de Matagalpa ha sido constantemente atacado por los fanáticos del régimen Ortega Murillo, quienes han pretendido hacer creer que los feligreses se retiran de las iglesias por los mensajes críticos del jerarca católico quien consideró que esos ataques “son palabras que se lleva el viento”. “El pueblo creyente y también el no creyente se ha acercado más y más al Señor, al cristo de la historia y a su iglesia. Lo que podemos experimentar es a un pueblo peregrino al que acompañamos como pastores, un pueblo que se hace migrante en solidaridad con los que migran… no se trata de hablar ni siquiera de cantidades, sino de todo un espíritu que une a este pueblo en los grandes ideales de paz y de justicia, de libertad, de democratización, es enorme, está cada día más claro y fuerte”, dijo el obispo.

Peregrinos llegan a Santuario de Nuestro Señor de Esquipulas

Aunque temprano llovió fuerte, este 15 de enero, cientos de católicos se congregaron desde antes de las 8:00 a.m. en la comunidad El Rodeo, en la ruta entre Esquipulas y Muy Muy, para peregrinar desde allí hasta el Santuario de Nuestro Señor de Esquipulas del llamado Cristo Negro en Esquipulas, un recorrido de aproximadamente 17 kilómetros. Concurrencias similares hubo también en los otros dos puntos de partida de la peregrinación: la cabecera municipal de San Dionisio y la comunidad El Cacao en Darío.

El obispo de la Diócesis, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, peregrina junto a decenas de fieles desde este último sitio, una distancia de 17 kilómetros hasta Esquipulas.

Monseñor Rolando José Álvarez previo al inicio de la peregrinación. LAPRENSA/L. E. Martínez

Al empezar la romería, bajo una fuerte brisa, monseñor Álvarez pidió a los fieles que en todo el trayecto oraran por la paz y la justicia en Nicaragua, pero también por los migrantes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: