Solo unidos venceremos

Solo unidos venceremos. Si nos separamos, como dijeron nuestros próceres, nos colgarán separados. Hay que terminar la tarea inconclusa

unidos venceremos, Nicaragua

El régimen que los Ortega-Murillo pretenden imponer en Nicaragua, solo puede compararse con el que hace 150 años trató de implantar en Ecuador el dictador García Moreno, ya que según el escritor Juan Montalvo (1832-1889) pretendía “dividir al pueblo ecuatoriano en tres partes iguales: la primera, a la muerte; la segunda, al destierro y la tercera, a la servidumbre”.

¿Vamos a permitir los nicaragüenses que se nos imponga un sistema de gobierno que viola sistemáticamente nuestros derechos humanos?

En pleno siglo XXI es inconcebible que esto se pretenda hacer en nuestra patria, por lo que la unidad de todas las fuerzas democráticas es de una necesidad fundamental que no debe de seguirse postergando.

Traigo esto a colación, porque para los miles de nicaragüenses que nos encontramos en el exilio, la noticia de la separación de la Alianza Cívica y de la UNAB ha caído como un torrente de agua fría sobre nuestras cabezas, porque tal a como se había anunciado la formación de la Gran Coalición Opositora era ya un hecho irreversible y que solo faltaban pequeños detalles para hacer del público conocimiento su constitución.

Con la autoridad moral que me otorgan los muchos años de lucha inclaudicable por la auténtica democratización de nuestro país, me permito hacer dos consideraciones:

Primero: Que las declaraciones mediante las cuales se pretende justificar la separación de ambas organizaciones son vacías y sin contenido, no parecen estar a la altura de un pueblo heroico que ofrendó desde el 18 de abril del 2018 más de 400 muertos, miles de heridos y encarcelados y otros tantos miles en el exilio, todo con el fin de alcanzar la liberación definitiva del pueblo nicaragüense.

Segundo: Que 24 horas después y como si se tratara de enmendar la plancha, nuevas declaraciones del liderazgo opositor expresan mediante subterfugios que “no existe conflicto ni ruptura y que lo que hay es división de roles”.

Convencido de que la gran mayoría de nuestros conciudadanos reconocen en la AC y en la UNAB el heroico liderazgo que ha asumido, en la lucha por encauzar a nuestro pueblo hacia la libertad y hacia la democracia. Y también, casi en forma unánime, la Comunidad Internacional así lo ha reconocido. Les instamos a no seguir postergando la conformación de la Gran Coalición Opositora, pues lo contrario solo favorece a la dictadura en su nefando propósito de perpetuarse en el poder. Solo unidos venceremos. Si nos separamos, como dijeron nuestros próceres, nos colgarán separados. Hay que terminar la tarea inconclusa, de la que puede estar dependiendo el futuro bienestar de todos los nicaragüenses.

¡Manos a la obra, compatriotas!

El autor es periodista y secretario general de la Asociación de Nicaragüenses en el Exterior (ANE).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: