Sandor Guido: «No le tengo temor al fracaso»

Dirigir es un oficio en el que más que a las leyes de la inteligencia, parece obedecerse a la magia de los instintos. Sandor Guido lo ha experimentado. No decide a lo loco, pero más de una vez ha confiado más en su corazón que en su cabeza y ha logrado el éxito

Sandor Guido ha tenido el mejor inicio como mánager en la historia de Nicaragua. LAPRENSA/JADER FLORES

Dirigir es un oficio en el que más que a las leyes de la inteligencia, parece obedecerse a la magia de los instintos. Sandor Guido lo ha experimentado. No decide a lo loco, pero más de una vez ha confiado más en su corazón que en su cabeza y ha logrado el éxito.

Para decirlo pronto, Sandor es el mánager de arranque más exitoso en la historia del beisbol nacional. En poco más de un año ha ganado dos ligas profesionales, un Pomares, un torneo de beisbol Sub23 y hasta una medalla panamericanay una Serie Latinoamericana.

¿Cómo es que lo hace Sandor? ¿Cuál es la fórmula para tanto éxito? ¿Lo suyo es más una cuestión de suerte que de talento? En fin, son muchas las inquietudes que se generan luego del impresionante desempeño de Guido, el mánager del momento en nuestro país.

Guido se prepara para conducir el equipo nacional Sub23 de Nicaragua en el Premundial de la categoría a celebrarse en febrero próximo, pero muchas opiniones señalan que debería ser él quien dirija la Selección Mayor, responsabilidad que tiene Marvin Benard.

Las claves de Sandor 

¿Cuál es la fórmula para el éxito?

Primero que todo es una bendición de Dios y después el trabajo duro. Lo que me ha pasado es producto del esfuerzo, de la pasión, del amor que siento por este deporte. También tengo el apoyo de mi familia y de muchas personas que han depositado su confianza en mí.

¿Cómo ha sido tu formación?

Siempre he sido observador y contar con la oportunidad de trabajar con muchos mánagers como Noel Areas, Davis Hodgson, Julio Sánchez, Jorge Fuentes, Marvin Benard y muchos otros, me ha permitido ir aprendiendo y luego definir un estilo que me identifique.

¿A quién de ellos te parecés?

Yo no me comparo con Noel, quien tiene una historia impresionante, pero es de quien más aprendí. De Noel me gustó el trato hacia los jugadores, sus relaciones basadas en el respeto y no tener que gritar o hacer escándalo cuando alguien falla. Es parte del proceso.

¿Noel es tu mayor referencia?

Noel es el más exitoso mánager que hemos tenido y una de sus cualidades eran demostrarle confianza al jugador y eso es algo que trato de poner en práctica todos los días. Confío en mis jugadores y pese a como vaya el juego, siempre confío en que saldremos adelante.

El estilo de Guido

Cambiás el line up cada día…

Así es. Lo hago porque quiero enviar un mensaje a todos los jugadores de que nadie está en la banca, que todos somos parte del equipo y que yo cuento con todos. Hay quienes piensan que eso genera inestabilidad, pero en León hemos probado que eso no es tan cierto.

¿Y el jugador que es sentado no se incomoda?

Para nada. En León tenía un equipo con jugadores de nivel muy parecido y eso me permitía rotarlos para que jugaran todos. En la Final un día senté a Ofilio Castro y luego pensé, debo meterlo ahora y entró a dar el hit de la victoria. Eso me ocurrió varias veces.

¿Qué tal fue dirigir a Cheslor Cuthbert?

Fue una gran experiencia. Desde antes de escoger los refuerzos hablamos con él y nos dijo que si lo tomábamos estaba dispuesto a jugar con nosotros. Fue todo un profesional, en todo momento mostró respeto hacia mi persona y creo que hubo buena comunicación.

¿Cómo te llevás con tus coaches?

Muy bien, yo escucho la opinión de todos y valoro lo que me sugieren. Al final, yo tomo la decisión, pero no desecho el punto de vista de mis compañeros. El éxito que hemos logrado no solo ha sido posible por mí, sino por todos los que me han acompañado.

Antes se dijo que Joel Fuentes dirigía por vos…

Sí, siempre hay comentarios en los que se trata de quitar méritos a tu trabajo, pero uno tiene que seguir hacia adelante. Joel fue clave en mi transición de jugador a entrenador, me llevó a un Spring Training y ha sido valioso en mi formación, pero ahora no estuvo aquí.

No temo a las derrotas

¿Qué tan a menudo pensás en tu éxito?

Lo he disfrutado y le agradezco a Dios, pero sé que las derrotas van a llegar porque nadie se mantiene ganando todo el tiempo, pero no le tengo temor al fracaso. He tenido tantos malos momentos en la vida y me sabido levantar y sé que lo mismo pasará en el beisbol.

¿Y no te has sentido importante?

No, para nada. Nunca me he sentido ni más ni menos que nadie. Siempre he tenido los pies sobre la tierra. Cuento con mi familia como mi gran soporte. Ni cuando jugaba anduve con actitudes de superioridad, así que tampoco las asumiré ahora que tengo más edad.

¿Qué es lo mejor que te ha pasado?

Traer a León de regreso a donde debe estar. Ganar se nos había hecho difícil. Yo incluso me quería retirar como jugador con un campeonato, pero no se pudo. Sin embargo, ahora hemos ganado en el Sub23, en el Pomares y en las dos ligas de la Profesional.

¿Te hubiera gustado dirigir en el Preclásico?

Me gusta la idea de dirigir a la Sub23 en el Premundial que será aquí. La verdad, me siento cómodo donde se me dé la oportunidad. Me gustaría estar entre los técnicos de la selección mayor para aprender de Benard, pero en la sub23 estoy bien y espero salir adelante.

Los detalles

Sandor Guido nació el 15 de diciembre de 1978 en León. Jugó durante 24 temporadas tras haber debutado en 1995 con 17 años. Se retiró en el 2018.

En poco más de un año como mánager, ha ganado un torneo sub23, dos ligas profesionales, un Pomares y una medalla panamericana en los Juegos de Lima.

También fue campeón el año pasado de la Serie Latinoamericana en México y luego coach con Panamá en la pasada Serie del Caribe, ganada por los canaleros.

Como jugador se retiró con promedio vitalicio de .308, 1,324 hits, entre ellos 57 jonrones y 818 carreras impulsadas. Jugó 16 años con la Selección Nacional.

Guido llegó a ser capitán del equipo pinolero, donde desempeñó un papel de motivador y siempre pareció atraído por las emociones fuertes y destacaba ahí.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: