Ping Pong | Jaime Chamorro Cardenal: “Rosario tiene más lazos con la familia Chamorro que Daniel, aunque ahora parece que ella está más en contra de nosotros”

Escapó de morir en Olama y Mollejones y estuvo tres veces preso. Descúbra algunos tips sobre la personalidad del director de LA PRENSA

Jaime Chamorro Cardenal, LA PRENSA

Jaime Chamorro Cardenal trabaja en LA PRENSA desde los años setenta y asumió más responsabilidad en el mismo tras el asesinato de su hermano Pedro Joaquín. Aunque siempre fue parte del diario, pues ahí nació. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El director de LA PRENSA, hoy de 85 años de edad, nació cuando ya su padre era dueño de este periódico.

Su hermano, Pedro Joaquín, asesinado durante la dictadura somocista en 1978, es conocido como el Mártir de las Libertades Públicas.

Sobreviviente de Olama y Mollejones, es ingeniero civil, casado con Hilda Argeñal, con quien procreó cinco hijos.

Desde 1974 está dedicado a LA PRENSA, tras cerrar una compañía de ingeniería.

¿Qué quería ser cuando era niño?

Cuando era muy niño dije “quiero ser soldado”. Y me dijeron: “Pero a los soldados los matan”. Yo dije: “¿Y quién los mata?” “El enemigo”, me dijeron. “Entonces voy a ser enemigo”, dije yo.

Lea también: Jaime Chamorro Cardenal: «El Ejército es cómplice de todo eso»

¿Qué lo enoja?

Muy poco. Pero las cosas que son contra el sentido común.

¿Un apodo?

En la universidad me decían Camorro, por un profesor gringo que pronunciaba así el nombre. Y Jaimitón en tiempos de la revolución (sandinista). Me lo decían en Barricada y todas las radios del sandinismo.

¿Qué hace los fines de semana?

Me quedo en mi casa descansando, viendo televisión o leyendo.

¿Cómo se divierte?

Con la televisión. En Netflix, películas y series.

¿Cuál es su mayor virtud?

La paciencia. Siempre he sido conciliador.

Chamorro Cardenal se graduó hace 61 años de ingeniero civil en la universidad Notre Dame de Indiana. Su primer trabajo fue en la construcción del muelle de Corinto y luego en el puente de Paso Caballos, cuando laboraba para una compañía mexicana. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

¿A qué le tiene miedo?

Un poco a la claustrofobia.

¿Ha caído preso?

Tres veces. Por un accidente de tránsito cuando era muy chavalo. Después en Olama y Mollejones. Y después con los sandinistas, en el Chipote.

¿Y cómo ha sido?

(En el Chipote) te rebajan. Te hacen hacer flexiones desnudo, te dan un short que no te queda. Te sentís…

Si fuera obligado escoger, ¿con quién cenaría entre Daniel Ortega o Rosario Murillo?

Rosario. Porque tiene más lazos con la familia Chamorro que Daniel. Aunque ahora parece que ella está más en contra de nosotros, pero algo le debe de quedar en el fondo.

Lea también: Jaime Chamorro Cardenal: “(Rosario) Murillo, LA PRENSA llegará a los 100 años”

¿Una comida chatarra?

No. Tal vez el quesillo con crema en La Paz Centro, o un vigorón en el parque de Granada. Mi comida preferida es la carne (de res).

¿Qué le gusta de usted mismo?

Lo que no me gusta es la gordura.

¿Se baña todos los días?

Dos veces.

¿Ha estado a punto de morir?

En Olama y Mollejones. Me dio una ráfaga como a dos cuartas de mí, pero hacia el otro lado de donde estaba yo. Una ráfaga de ametralladora. Si hubiera sido para el otro lado, no estaría contando.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: