¿Quién te ha dicho que Iglesia no?

La Iglesia no puede inclinar a sus fieles por ningún partido político o ideología, inclinación que se adquiere en la familia y otros grupos; pero ineludiblemente tiene que hacer oír su voz

Iglesia no

Creo que en el enjambre de “medias verdades” y actitudes hipócritas con respecto a la acción de la Iglesia católica en la crisis sociopolítica es sano enfocar las cosas como son. Y esto no admite ambigüedades, precisa certeza.

Nuestra Iglesia, fundada por Jesucristo hará 2020 años, que cuenta con más de 1,300 millones de católicos, encuentra en la “palabra” la fuente de sabiduría y comportamiento humano y es fiel a la dirección del papa y los obispos. Dirección que se realiza a través de una vasta red capilar, en la que la Iglesia se nutre y a través de la misma depura los desechos y el veneno. No se concibe una Iglesia católica nicaragüense insular, sino universal, es decir: “Lo tuyo tiene que ver conmigo, si se meten con vos … se meten conmigo”.

Es pues iluso, pretender que la Iglesia universal y en particular su cabeza visible, el papa, no tuviera protagonismo en nuestra actual crisis nacional; máxime que esta había ameritado la intervención de nuestros pastores con exhortaciones valientes apegadas a la palabra y el acompañamiento en persona en el momento de máximo peligro. El viaje a Masaya-Monimbó de los obispos incluyendo al nuncio y la exhortación: ¡No matarás! Exclamada con urgencia y esperanza por nuestro obispo auxiliar; lo mismo que la exposición al peligro en Diriamba y Jinotepe y el cordón humano de sacerdotes en las calles de Juigalpa, son ejemplos del compromiso de nuestra iglesia criolla con Cristo y su rebaño.

La Iglesia no puede inclinar a sus fieles por ningún partido político o ideología, inclinación que se adquiere en la familia y otros grupos; pero ineludiblemente tiene que hacer oír su voz, cumplir su misión de denunciar cuando se transgreden los mandamientos o las enseñanzas de Jesús, independientemente que su exhortación interpele a cualquier persona, institución, gobierno o sociedad. En buen nicaragüense: “Le caiga, a quien le caiga”. Es inconcebible, una Iglesia angelical, descarnada, o a decir del obispo de León el primero de enero: “La iglesia no puede ser verticalista, celestial… tiene que contar también con el leño horizontal… que la hace humana”.

El pastor debe escuchar la voz del rebaño y el rebaño debe escuchar la voz de su pastor; en esta intercomunicación no cabe ninguna manipulación. Escuchar que dicen: “La Iglesia solo debe rezar novenas, inundar de incienso los templos, guardar silencio, santolear a los muertos”, son manipulaciones que pretenden quitarle la trompeta evangélica que anuncia y denuncia, quitarle el leño horizontal que la humaniza.

En la excarcelación de fin de año, fue clave la intervención del papa y su representante. La fidelidad al papa y los obispos caracteriza al catolicismo, sin esa fidelidad, no hay catolicismo y no vengás con el “cuento” que sos católico, e integrás campañas de descalificación e irrespeto al obispo y agresiones a tus hermanos.

El autor es médico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: