Plan escolar 2020 de la Policía Orteguista buscará más control y represión sobre estudiantes, advierten expertos

El plan de la policía de la dictadura cuenta con el respaldo de de los denominados Comités de Liderazgo Sandinistas, que desde 2019, su rol principal es controlar, perseguir y reprimir a los estudiantes, afirman sociólogos

plan escolar, Nicaragua, clases

Los estudiantes de Nicaragua salieron de sus colegios vestidos con sus uniformes azul y blanco para protestar contra el régimen orteguista. LA PRENSA/ MARTHA VÁSQUEZ/ARCHIVO

Con el inicio del año escolar el 3 de febrero, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo volverá a contar con sus fieles Comités de Liderazgo Sandinista (CLS), para controlar y reprimir cualquier acto de manifestación antigubernamental de parte de los estudiantes.

Esta estrategia, que también que se dio en el 2019, es parte del plan de seguridad escolar 2020 que recién presentó la Policía Orteguista (PO), y el cual busca «garantizar seguridad, tranquilidad y bienestar» a los estudiantes, docentes y padres de familia.

«Tenemos entre las acciones policiales las visitas a centros escolares por parte de los jefes de sectores de todo el país con la finalidad de verificar el buen desarrollo del año lectivo en tranquilidad y seguridad ”, dijo Jaime Vanegas, Inspector General de la PO, ante los medios de propaganda de la dictadura.

Aunque la vigilancia de los CLS en el plan escolar se ha venido dando desde que Ortega regresó al poder, en el 2007; es en el 2019 cuando el papel principal de los jefes de sectores es controlar, perseguir y reprimir a los estudiantes, afirman sociólogos consultados por LA PRENSA.

Lea también: Orteguismo celebra cifras de matrícula escolar, pero especialistas refutan: «La calidad educativa está por el suelo»

Elvira Cuadra, socióloga y experta en temas de seguridad, asegura que el plan de seguridad de la policía tiene el propósito, desde el 2019, de «controlar cualquier expresión de descontento o protesta dentro de las escuelas», especialmente de los estudiantes de secundaria porque cuentan con «una noción bastante clara de la realidad», de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018.

«Allí están jóvenes adolescentes que en meses anteriores han hecho demostraciones en esa dirección. Ese es un porcentaje de población importante en el país y a esa edad ya hay una noción bastante clara de la realidad», declaró Cuadra.

Este punto también lo comparte el sociólogo Cirilo Otero, quien afirmó que la PO estaría enfocada en los estudiantes de cuarto y quinto año de secundaria. «El trabajo va a estar concentrado en cuarto y quinto año porque son los muchachos que tienen criterio y tiene un mínimo de posición política. Ahí se va a concentrar la persecución… (porque) saben que la policía es terror, es miedo, es agresión. No conciben a la policía como un órgano de cuido a la ciudadanía, de Estado que mantiene el orden», expresó.

Identificar a los «opositores» en las escuelas

Un docente de secundaria, que actualmente trabaja en un colegio público de Managua y prefirió el anonimato por temor a represalias, compartió a LA PRENSA que los CLS siempre han estado vigilando a los ciudadanos y estudiantes.

Los jefes de sectores cuentan con una bitácora donde levantan información con el vigilante y dirección del colegio, señaló la fuente. Además, en cada cambio de director, ellos son los encargados de recibir al nuevo delegado.

«El jefe de sector siempre llega en la mañana, habla con el guarda de seguridad, luego empieza a notar, y luego espera a la directora, le firma una bitácora y se va. Desde el 2007 tomaron el control de todo», refirió el docente.

Lea además: ¿Por qué las matemáticas son un obstáculo para los estudiantes nicaragüenses? Expertos exponen lo que necesita el sistema educativo para solucionar esto

Ante este panorama, Otero señaló que ahora el trabajo de los jefes de sectores de la Policía Orteguista será identificar a los estudiantes que han protestado o difieren de la ideología del régimen, lo que significaría un mayor grado de persecución y riesgo para los estudiantes de salir perjudicados en su año escolar.

«A medida que la dictadura se sienta más aislada y más golpeada por su inconsecuencia y crímenes, va subiendo la represión e interviniendo más, y esto lo estamos descubriendo con estas estrategias, y esto corre un gran riesgo  (para los estudiantes) porque si le caes mal al CLS te va a pasar la cuenta y esto sería una amenaza para los adolescentes», manifestó Otero.

Policía Orteguista como organismo de espionaje y vigilancia

De acuerdo a la PO, el plan de seguridad escolar contempla la prevención de los focos delictivos y expendios de droga en un radio de aproximadamente 500 metros de los centros escolares, realizar patrullaje a pie, vehículo y motocicletas alrededor de los colegios, e hizo énfasis en la prevención de delitos dentro del centro educativo, entre otros, para «contribuir al crecimiento de la calidad educativa».

Sin embargo, para Cuadra el trasfondo del discurso sobre las acciones de prevención, «se esconde el verdadero propósito que es vigilar, controlar e impedir cualquier expresión de protesta o descontento entre los estudiantes».

«En el caso de mi sector, es muy vulnerable, se vende droga, detrás de la escuela había una casa donde hombres se reunían, pero yo me preguntaba dónde estaba la policía. La verdad, la policía nunca hizo nada, pero sí digo que durante explotó todo esto (las protestas), miré cuatro veces que montaron a chavalos que no tenían nada que ver», dijo una profesora de Tipitapa, que fue despedida por protestar las arbitrariedades del sistema educativo y régimen orteguista.

Puede interesarle: Estudiantes con la imagen de Rosario Murillo y usando pañuelos rojinegros: así manipula el régimen orteguista los desfiles patrios

Por su parte, Otero planteó que si de verdad se cometen muchos actos delictivos dentro de los colegios, la información no saldrá a luz para no evidenciar que la situación no está normal.

«Tenemos dos cosas. Se debe considerar que no tenemos estadísticas de asaltos dentro de las escuelas, el ministerio (de educación) esconde toda información que puede generar ideas de que las cosas no andan bien. Y segundo, ellos no lo están haciendo por evitar, ellos lo que están buscando es cómo controlar a la gente y las posibles actitudes de protesta», subrayó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: