Sobre el anuncio de la Coalición

Volviendo al anuncio de la Coalición Nacional, se pregona en el comunicado que esta será de “inclusión absoluta”, y que tendrán cabida en ella todos los partidos, incluso los partidos colaboracionistas

anuncio de la Coalición, Nicaragua, oposición

La recién anunciada “Coalición Nacional” es, sin duda, un primer paso positivo hacia la conformación de una gran alianza necesaria para derrotar al Frente Sandinista; sin embargo, no hubo en dicho anuncio una claridad en cuanto a sus objetivos y dirección, y aunque se invitó a todos los partidos a formar parte, no se dejó claro cuál será el mecanismo de gobernación interno.

En el punto dos de un breve comunicado leído el viernes pasado, se le atribuyen a las reformas electorales cualidades portentosas “que nos permitan una vida mejor, para que cívica y democráticamente podamos acceder a comida, salud, educación y seguridad social”, cuando en realidad su único objetivo es asegurar que el voto de los nicaragüenses sea respetado y restituir la credibilidad en el sistema electoral. Todos sabemos que las reformas electorales no darán comida al pueblo, ni salud, ni educación, ni seguridad social, y tal como lo planteó recientemente en una lúcida entrevista con Carlos Fernando Chamorro en Esta Semana el pasado domingo el politólogo Manuel Orozco estas no deben ser maximalistas, la panacea, sino que garanticen unas elecciones libres, transparentes y sobre todo, observadas. Orozco, quien al parecer tiene mucha influencia tanto en la UNAB como en la Alianza Cívica, dijo incluso que nos preparemos para ir a un proceso electoral bajo estado de sitio, es decir, sin la restitución plena de todas las libertades ciudadanas, porque hay que reconocer que vivimos bajo una dictadura y que las reformas se van a cocinar dentro de la Asamblea Nacional, controlada totalmente por la dictadura.

Volviendo al anuncio de la Coalición Nacional, se pregona en el comunicado que esta será de “inclusión absoluta”, y que tendrán cabida en ella todos los partidos, incluso los partidos colaboracionistas que votan con el Frente Sandinista en la Asamblea Nacional, entonces esto pone al partido Ciudadanos por la Libertad al mismo nivel que el APRE, el ALN, el PLI y el PRD. El éxito o fracaso de este nuevo intento de unidad para enfrentar a la dictadura, dependerá de si el llamado es “únanseme” o “unámonos”. Dependerá también de que las negociaciones con los partidos políticos se lleven a cabo con sinceridad y humildad y del mecanismo que se proponga para la gobernación interna de la Coalición o Alianza electoral. Se afirma también que esta Coalición Nacional recién propuesta va más allá del ámbito electoral inmediato, pero no se ha presentado aún ningún plan de nación a largo plazo que vaya a mantener unida la amalgama de organizaciones civiles y partidos políticos de diversos signos políticos, veremos. La única manera de resolver las dudas planteadas e incluso las objeciones, tal como lo plantea el partido Ciudadanos por la Libertad, es mediante el diálogo sincero, primero entre las partes más afines ideológicamente y después con las partes ideológicamente opuestas.

El autor es periodista, exministro y exdiputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: