Marcela Ulloa, una promesa del baloncesto pinolero

El talento de Marcela está a la vista por lo que no es descabezado verla en los Juegos Centroamericanos en Santa Tecla, El Salvador, en el 2021

Marcela Ulloa (7) durante el Torneo Centroamericano de Baloncesto Sub-14 en noviembre de 2019 en el Polideportivo Alexis Argüello, de Managua. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Cuando Nicaragua compitió en el Torneo Centroamericano de Baloncesto Femenino Sub-14 a finales del 2019 dejó un buen sabor de boca, no solamente por los triunfos dramáticos conseguidos ante Guatemala y Costa Rica sino por el talento que mostró, entre ellas el de la jovencita Marcela Saraí Ulloa López, originaria de Jinotega, quien sueña con jugar en la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (WNBA, por sus siglas en inglés).

Ver jugar a Marcela fue un espectáculo, por su coraje, carácter, puntería, por su manera de moverse y correr en la cancha, pero sobre todo por su arte de driblar con las dos manos, que no es común verlo en el baloncesto local ni a una niña de su edad, 13 años.

«Luego de representar al país me propuse trabajar mucho pues quiero llegar a la WNBA, ese es mi sueño. Sé que el proceso es largo, pero mi meta es entrenar fuerte y conseguir una beca en Estados Unidos «, confesó Marcela.

Marcela Ulloa (7) cuando representó a Nicaragua en los Juegos Escolares Codicader en Belice en el 2016. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Desde pequeña

Marcela practica baloncesto desde los siete años, cuando estudió en el colegio Gabriela Mistral de su natal Jinotega. Marcela recuerda que su amor por el juego fue aumentando cada día más pues frente a su aula de clases estaba ubicada una cancha de baloncesto.

«Todo empezó en mi escuela Gabriela Mistral, ahí entrenaba el profesor Byron González, él ha sido mi entrenador desde pequeña, todo lo que sé me lo enseño él, recuerdo entrenaba en el colegio por la mañana y luego por la tarde en la cancha Otto Casco», agregó Ulloa.

Le puede interesar:  Así se vivió el primer triunfo de Nicaragua en el Torneo Cocaba Sub-14 Femenino

El baloncesto está hecho para Marcela, pues desde pequeña lo ha demostrado. Con su colegio Gabriela Mistral se ganó el derecho de representar a Jinotega en los Juegos Escolares Nivel Primaria del 2016 y posteriormente representó a Nicaragua en los Juegos Escolares Codicader del mismo año en Belice.

«Nunca pensé representar al país, pero era algo que anhelaba, fue emocionante. Cuando me llamaron a la convocatoria (para el Torneo Centroamericano Sub-14) fue emocionante pues me llamaron junto con mis compañeras Ana Francis y Ángela con quienes he jugado desde pequeñas, fue doloroso no quedaran en la selección, ese día lloramos al despedirnos. Ellas me dijeron que representara bien a Jinotega y a ellas», contó Marcela.

Y Marcela cumplió.  No hubo un partido en el Torneo Centroamericano de Baloncesto Femenino Sub-14 en el que no tuviera protagonismo. En el último juego del evento, Nicaragua chocó ante Costa Rica, que quería coronarse invicta, pero un tiro de tres de Marcla a pocos minutos de finalizar el partido, le dio la dramática victoria a las pinoleras.

«Pegué unos brincos «, contó Marcela entre risas.  «Era la capitana de Nicaragua y tenía que dar el ejemplo a las chavalas, tenía que ser fuerte. En las gradas estaba mi mamá, ella me dio fuerzas. Cuando terminó el juego ella me abrazó y se puso a llorar», recordó Marcela, cuya posición es escolta.

Competir en el Torneo Centroamericano de Baloncesto Femenino Sub-14 en noviembre del 2019 fue la primera vez para Marcela en una selección nacional. Su primer juego ante Panamá nunca lo olvidará.

«En el primer juego, me puse nerviosa como todas, teníamos que jugar con todo, nos «comieron» los nervios y la presión. En el segundo juego contra El Salvador me sentí más relajada. Me impresioné con lo que hice. Agradezco a los entrenadores y al profesor Byron, quien me ha entrenado desde pequeña y gracias a él llegué hasta ahí», manifestó la joven atleta.

El arte de driblar con las dos manos lo aprendió desde pequeña con su entrenador Byron, quien como una hormiguita trabaja desde hace muchos años en baloncesto con categorías pequeñas, juveniles y mayores.

«Eso lo aprendí con el profesor Byron. Gracias a Dios también tengo buena estatura pues mi mamá también es alta», afirma Marcela.

Este año Marcela se alista para iniciar su tercer año de secundaria. También aspira a estudiar una profesión, pero por ahora aún no está clara de la carrera a elegir para el futuro.

«Tras el torneo, los entrenadores me recomendaron mejorar mi mecánica de tiro, flexionar más las rodillas al driblar y hacer los crossovers (cruce), ser más explosiva, tener más confianza en mí misma», manifestó Marcela, quien ha recibido Clínicas de Baloncesto de parte de los respetados entrenadores Flavio Moreno y Ángel Mallona.

Marcela Ulloa (7) se ganó a pulso su puesto en la Selección Nacional de Baloncesto Sub-14, en la cual fue la capitana. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Hija única

Marcela no tiene hermanos, es hija única. Su mamá se llama Saraí López Castillo y asegura es su apoyo incondicional.

«Solo vivo con mi mamá. Ella significa mucho porque me ha apoyado mucho, siempre está pendiente de mí y me cuida cuando me lesiono».

La madre de Marcela, de 33 años de edad, describe a su hija como «una buena alumna, disciplinada en su entrenamientos de baloncesto, es alegre».

Lea también: Shiannie Hebbert, la nica que voló alto en el Centroamericano de Baloncesto Sub-14

Saraí confiesa que jamás imaginó que su hija representara al país por medio del baloncesto.

«Cuando estaba chiquita no lo imaginé, pero luego con el tiempo y vi su dedicación al baloncesto me di cuenta que iba en serio.  Cuando la vi jugar en el torneo centroamericano fue algo emocionante, no puedo explicarlo en palabras. Cuando vi anotó el triple ante Costa Rica me emocioné mucho, me siento orgullosa. Con la disciplina que ella tiene pienso que llegará lejos con la ayuda de Dios», asegura la madre orgullosa.

Saraí ha cuidado sola a su hija, pero hace cinco años volvió a darse una oportunidad.

«He sido madre y padre para mi hija. Lo más difícil no ha sido lo económico pues uno se las «dibuja», sino aconsejarla y guiarla por el camino correcto, cuidar su parte emocional. A ella le digo que vamos a seguir luchando», afirma Saraí, quien se dedica a la venta de repuestos de motos en la ciudad norteña.

En el Torneo Centroamericano Sub-14, Marcela anotó 42 puntos, contabilizó 38 rebotes, 13 asistencias, 11 robos y tres bloqueos.

Leer además: Preselección de Baloncesto Femenina Sub-14 se alista para primer recorte

El talento de Marcela está a la vista por lo que no es descabezado pensar que será convocada para ganarse un puesto en la Selección Nacional con miras a los Juegos Centroamericanos a llevarse a cabo en el 2021 en Santa Tecla, El Salvador.  Para entonces, Marcela tendrá 15 años de edad.

Marcela Ulloa junto a su mentor, el entrenador jinotegano, Byron González. LA PRENSA/CORTESÍA MARCELA ULLOA.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: