Bancos de Nicaragua cerraron con un crecimiento en los depósitos del público en el 2019, pero los ahorrantes aún no confían a largo plazo su dinero

Por tipo de moneda, los depósitos en dólares tuvieron una salida de 141 millones de dólares, mientras que los depósitos en córdobas crecieron 171 millones de dólares (equivalente en córdobas).

La salida de depósitos que comenzó en abril del 2018 se desaceleró en el 2019, de manera que al cierre del año se registraron ocho meses de caída y cuatro de crecimiento, pero al final el saldo fue positivo, principalmente por aumento en las captaciones en córdobas,  según datos de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

Entre enero y diciembre del 2019 los depósitos crecieron un equivalente de 30 millones de dólares con respecto a los resultados de 2018, propiciado principalmente por depósitos a la vista, según un análisis realizado por la  Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

En promedio en cada mes del 2019 ingresaron tres millones de dólares a la banca nacional, mientras que en el 2018  salieron por mes 108 millones de dólares,  lo que supone un ligero alivio para la banca, que se ha visto obligada a cerrar 112 ventanillas y sucursales en los últimos dos años para poder hacer frente a los estragos de dos años recesión.

Aunque las cifras en 2019 refleja que hubo  más estabilidad que el 2018, la fuga no se detuvo por completo. De hecho de agosto a noviembre del 2019 ya se registraba crecimiento, pero en diciembre volvió a caer, al reportarse una caída equivalente a 37 millones de dólares.

Lea además: Bancos de Nicaragua lograron captar en noviembre US$108 millones en depósitos, ¿por qué aún no pueden cantar victoria sobre su recuperación?

“La caída en los depósitos de diciembre era algo que esperábamos, ese patrón ya lo habíamos observado por primera vez en el 2018, ese año con la entrada del aguinaldo al mes siguiente salió una buena cantidad de dinero y en el 2019 se siguió un patrón similar, la diferencia es que en el 2018 salió más dinero del que entró y en el 2019 fue a la inversa”, detalla Funides.

Depósitos a plazo sigue cayendo

Al término del 2019 se acumula un crecimiento equivalente a 139 millones de dólares en depósitos a la vista, 72 millones de dólares de depósitos de ahorro y una merma de 181 millones de dólares de depósitos a plazo.

Lea también: Por segundo mes consecutivo la banca nicaragüense reporta crecimiento en los depósitos

Por tipo de moneda, los depósitos en dólares tuvieron una salida de 141 millones de dólares, mientras que los depósitos en córdobas crecieron 171 millones de dólares (el equivalente en córdobas).

“Hay cosas interesantes que siguen indicándonos que hay que seguir vigilando el comportamiento de los depósitos, y es que siguen cayendo los depósitos a plazo, es evidencia que hay riesgo inherente de tener tus depósitos a largo plazo en el sistema financiero, precisamente por la incertidumbre que esto representa, no hay la confianza plena en mantener los depósitos a largo plazo porque no sabes que va ocurrir y más bien pudiera ser que esos depósitos a plazo se están convirtiendo en depósitos de ahorro, pero esto solo es una hipótesis”, indica Funides.

Puede interesarle: El costo de la crisis política: bancos de Nicaragua pierden 112 sucursales y ventanillas en dos años de crisis. Más de 2,000 personas sin trabajo

Comportamiento desde la crisis

Las cifras oficiales indican que entre el 31 de marzo de 2018 y el 31 de diciembre de 2019, los depósitos del sistema bancario disminuyeron un equivalente de 1,484 millones de dólares, lo que representa una reducción de 27 por ciento.

Hasta marzo de 2018, el sistema financiero nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares, pero hasta el 31 de diciembre habían descendido a 4,011 millones de dólares.

En 21 meses de crisis sociopolítica (abril 2018-diciembre 2019), el sistema bancario nacional experimentó cuatro meses de crecimiento en sus depósitos y 17 meses de fuertes contracciones. Desde agosto del 2019 los depósitos bancarios comenzaron a revertir su tendencia negativa, siendo noviembre el mejor mes para el sector desde que estalló la turbulencia social, que provocó retiros masivos de dinero de las cuentas de los bancos.

Los depósitos bancarios antes de la crisis venían creciendo de manera sostenida, lo que le aportaba liquidez a la banca nacional, posteriormente a la crisis sociopolítica la incertidumbre provocó que comenzaran los retiros y para hacerle frente a la situación, el sistema tomó la decisión de restringir el financiamiento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: