Ileana Guerrero, la basquetbolista nica que brilla en Panamá

La IV Temporada de la Liga Panameña de Baloncesto Femenino (LPBF) está prevista a culminar en febrero próximo. Compiten seis conjuntos

Ileana Guerrero (uniforme blanco) con su equipo Panteras en la Liga de Baloncesto Profesional de Panamá. LA PRENSA/CORTESÍA ILEANA GUERRERO.

En el 2018, la atleta nicaragüense Ileana Guerrero decidió empacar sus maletas y partir en busca de otras oportunidades laborales a Panamá que le permitieran ayudar a su famila pero en el camino de esa búsqueda apareció un chance en el baloncesto. Y aunque en un inicio no fue fácil, ahora es una de las atletas extranjeras más detacadas en la IV Temporada de la Liga Panameña de Baloncesto Femenino (LPBF), que tiene como escenario de juego la Arena Roberto Durán. En su debut, la pinolera fue elegida la Jugadora Más Valiosa del 2018.

Guerrero, de 33 años de edad, empezó a jugar a los 14 años de edad, es originaria de la capital y desde el 2006 ha sido seleccionada nacional de dicho deporte por su talento. Y además de ser jugadora es graduada en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Aquí la entrevista con Guerrero desde la ciudad canalera.

¿Cómo se dio la oportunidad de jugar en Panamá?

«En el 2018 me vine a Panamá, era un viaje que ya tenía planeado con una amiga, al final mi amiga no pudo venir pero me vine en busca de oportunidades. Así que empecé a buscar en redes sociales y me contacté con un señor que manejaba todo sobre el baloncesto en Panamá, al incio no se pudo encontrar algún equipo, pero luego me contacté con una academia llamada Speed y me dijeron que llegara. Era un equipo conformado por jugadoras madres pero que  permitían una atleta profesional, aunque no había jugado en la liga profesional de Panamá por mi nivel me catalogaron como profesional. En esa academia conocí a una venezolana que se convirtió en mi mejor amiga en Panamá ( Nathaly Malpica) y me invitó a probarme al equipo Panteras, me probé y el entrenador con asombro no creía yo era nicaragüense, le aclaré que sí, y él me dijo que nunca había visto jugar a una nicaragüense así como yo lo hacía y así fue el inicio de todo».

¿Y qué tal ha sido la experiencia de jugar fuera del país?

«La verdad que la experiencia ha sido bonita, que me permitiran jugar aquí, que me abrieran las puertas ha sido bonito, me he sabido adaptar».

¿Ya son muchos años en el baloncesto, soñabas con jugar fuera del país alguna vez?

«Como toda atleta uno sueña con dar lo mejor de uno más cuando uno está fuera de su país, fue algo que siempre soñé con jugar en otro lado y se me dio jugar aquí (en Panamá)».

¿En tu debut en la liga panameña obtuviste un reconocimiento, de qué se trató?

«Fui seleccionada la mejor jugadora de la Liga Profesional de Panamá. También tuve una mención en Valores 2019 en donde en la rama masculina nombraron a Michael Hicks un gran referente del basket panameño, en la juvenil escogieron a Iverson Molinar, que está jugando en la NCAA con el equipo de Mississippi, y en la femenina me eligieron a mi. Nunca imaginé, ni esperé ni entrené para obtener ese reconocimiento en Panamá, pero Dios me premió por el esfuerzo y la disciplina que ve en mi, siempre he querido ser una jugadora de ejemplo. Aqui hay buenas jugadoras y que me dieran ese galardón, eso fue algo bonito que me inspiró a seguir entrenando y mejorando cada día».

¿Cuántas extranjeras permite la liga y en tu equipo hay alguna otra centroamericana?

«En el equipo Panteras hay tres jugadoras extranjeras, una norteamericana, una venezolana y yo, nicaragüense. En esta liga soy la única nicaragüense que juega. También hay jugadoras mexicanas, y la mayoría de extranjeras son colombianas y venezolanas. Gracias a Dios me ha ido muy bien, no se me ha hecho difícil como a otras jugadoras extranjeras que vienen a buscar oportunidades. Las personas me han dado su apoyo. Por parte del baloncesto tengo mi trabajo pues son coach de la academia de baloncesto Speed, Dios puso ángeles en mi camino. Lo más dificil es estar lejos del país, pues aunque uno crece en otros aspectos, el país siempre duele, se echa de menos».

¿Qué opinión ahora tienen del baloncesto femenino nicaragüense en Panamá?

«Bueno, la verdad no se qué opinan del baloncesto femenino nicaragüense tras verme jugar a mí. Pero yo he dado lo mejor, he sido una jugadora disciplinada, constante en todos los partidos y creo que si habia alguna duda, sobre el baloncesto femenino con mi juego, y no es que sea la mejor, pero con mi juego he dado a demostrar que si hay buen baloncesto femenino».

¿Crees que con tu incursión en la Liga de Baloncesto Profesional de Panamá otras nicaragüense puedan tener un chance?

«Bueno, si, pueden tener la oportunidad, pero creo que en el baloncesto femenino, los países centroamericanos, a excepción de Guatemala, no ven a las jugadoras como para exportarlas para sus ligas. En la liga de aquí está jugando una guatemalteca, que también jugó en el 2018, ella y yo somos las únicas centroamericanas que jugamos como extranjeras. Los equipos de aquí traen  más jugadoras venezolanas, norteramericas, pero quizás se irá dando poco a poco mientras vaya mejorando el baloncesto de Nicaragua».

¿Cómo te decides a jugar baloncesto?

«Empecé a jugar baloncesto a los 14 años. Nunca me imaginé realizar deportes. Mi vida era estudiar. Recuerdo que lo único que yo quería era ser la mejor abogada de Nicaragua, pero Dios me cambió todos esos planes y me regaló este hermoso deporte que me ha dado todo. Me ha abierto puertas, me dio las mejores amigas que son como mis hermanas, la verdad que yo no imaginaba, pues empecé un poco tarde a jugar, lo normal es que uno empiece de pequeña y vaya quemando etapas».

¿Y cómo fue la primera vez que jugaste baloncesto?

«Recuerdo que a los 17 años llegué a la Universidad de Managua  para hacer una prueba de baloncesto, ahí estaba el entrenador Martín Amador, quedé para integrar el equipo y me dieron una beca de estudio. Pero un día durante un juego de fogueo conocí a Esperanza Orozco y me dijo que si quería jugar en un equipo, fue así que yo empecé a jugar con American College, pero antes de eso, yo deambulada en el parque Luis Alfonso jugando pero nadie se interesaba en mí, me gustaba también ir a ver la liga femenina en donde conocí a grandes jugadoras. Llegar al American College me dio el impulso y la oportunidad de ser seleccionada nacional desde los 18 años de edad. También he reforzado otros equipos como Costa Caribe».

¿Ese estilo de juego como lo lograste?

«Ver a mis amigos del barrio jugar a eso se debe mi estilo de juego. Desde los 14 a los 16 años jugué solo con hombres y fue a los 17 años que me fui a probar en la universidad de Managua y empecé a jugar con equipos femeninos. Soy una jugadora de posición dos (escolta) nata, nunca me he considerado armadora. Incluso cuando inicié a jugar con American College siempre fui jugadora número dos. La verdad que fui bendecida por tener, para mí al mejor coach de Nicaragua, Luis Callejas, mi mentor, me enseñó mucho. Pero muchas veces tuve que hacerlo en Nicaragua, ser armadora y pues mi coach Callejas me preparó para jugar cualquier posición en la cancha».

¿Además de ser deportista se graduó en alguna carrera?

«Sí, estudié en el American College Diplomacia y Relaciones Internacionales gracias a una beca que me otorgó ese centro de estudios».

¿Su familia cómo está conformada?

«Bueno somos ocho hermanos, de los cuales somos cuatro mujeres y los otros son cuatro varones.  Mi mamá Marcela del Carmen López Ríos y mi papá José René Guerrero Aguirre, mi abuela es Miriam Susana y tengo cinco sobrinos».

¿En el 2021 serán los próximos Juegos Centroamericanos, te ves ahí?

«Pues mi sueño es retirarme de la Selección con esos últimos Juegos del 2021 si Dios me lo permite. Representar a mi país siempre me ha dado orgullo. Desde el 2006 empecé a representar a Nicaragua.  Tengo 33 años y sueño con tener familia. No deseo retirarme para siempre del baloncesto pero no serán una prioridad como es ahora, pero esos son mis planes, sin embargo no se cuáles son los planes de Dios».

La IV Temporada de la Liga Panameña de Baloncesto Femenino (LPBF) está prevista a culminar en febrero próximo. Guerrero y su equipo Panteras están en la cima con seis victorias sin derrota por lo que se alistan para la batalla en la semifinal y buscar la corona posteriormente. Correcaminos de Colón ocupa el segundo puesto. Panteras es dirigido por Alberto Hinds.

En la LPBF compiten seis conjuntos y en junio se espera inicie la próxima temporada en la que espera repetir Guerrero.

 

Ileana Guerrero con su equipo en la Liga de Baloncesto Profesional de Panamá. LA PRENSA/CORTESÍA ILEANA GUERRERO.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: