«Me duele respirar» el desgarrador grito de Álvaro Conrado inspiró a joven poeta escribir libro contra la dictadura

“Era un deber para mí hablar por aquellos a quienes silenciaron” dice Carlos Alemán Rivas autor del libro Me duele respirar, que trae sentidos poemas para Álvarito Conrado, Marcelo Mayorga, Eddy Montes, y en memoria de los niños asesinados en el Carlos Marx

El desgarrador grito de dolor y angustia “Me duele respirar” que el niño mártir Álvaro Conrado lanzó aquel 20 de abril del 2018 herido de muerte, fue el motivo que inspiró al joven Carlos Alemán Rivas escribir su primer poemario que tituló con esta histórica frase que aún sigue resonando en las protestas de quienes reclaman justicia y no impunidad al régimen Ortega-Murillo.

El contenido del poemario Me duele respirar también reúne una selección de poemas de otros mártires como Marcelo Mayorga, el muchacho de la tiradora; Eddy Montes, asesinado en la cárcel Modelo, y el doloroso canto de cuna Arrurrú, en memoria de los niños asesinados en el barrio Carlos Marx, en Managua.

Lea además: 10 palabras del español que cambiaron de significado con el tiempo

O bien a la heroína, dos veces encarcelada, Amaya Coppens. Otros de sus versos como La libertad es un monólogo y Mañana, invitan a no olvidar y continuar en la lucha por la libertad y futuro en Nicaragua.

“Era un deber para mí hablar por aquellos a quienes silenciaron” dice Alemán Rivas, por lo que escribir este libro además le recuerda al heroico pueblo de Monimbó, a los campesinos y  exiliados. “Es por eso que Álvaro Conrado está más vivo que nunca”, agrega.

Realizó estudios de Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en Managua. En su juventud fue seminarista. Ha sido profesor en el  Colegio Alemán Nicaragüense, entre otros colegios y universidades. Y ha sido miembro del comité organizador del Festival Internacional de Poesía de Granada, en el municipio de Diriá.

A pesar del acoso policial, el poemario Me duele respirar recientemente se presentó en el Centro Pastoral Santo Toribio, en el municipio de Diriá.

Puede interesarle: Máscaras bordadas en azul y blanco, una nueva forma ingeniosa de protestar y proteger la identidad

El autor ahora espera poder distribuirlo en las librerías del país. Estos son los tipos de libros de denuncia, de la memoria que no olvida y de conciencia social que la dictadura Ortega-Murillo le teme por decir la verdad del pueblo desde la poesía libre y sin ataduras con el poder.


Busto del niño mártir Alvaro Conrado realizado por el escultor Heltmuth Bustos Haldebarant. LA PRENSA/Cortesía

Aquí le compartimos esta selección de su poesía testimonial: 

La asunción de Alvarito Conrado

Aquella mañana en que su madre recién levantada
doblaba las sábanas,
sintió un frío apoderarse de ella.
El cuarto se llenó de un viento impredecible,
un viento de verano,
helado y sombrío,
vientos que solo horas después pudo comprender.
Eran vientos de amargura,
vientos que huelen a muerte.
Una hora antes:
— El rostro de Alvarito estaba preñado de luz,
bondad y servicio.
— Aseguraban quienes lo vieron.
De repente en la plaza se oyó el disparo, y el sol
lánguido se entregó a la tarde.
YA NO PODÍA RESPIRAR.
Ante aquella trágica escena nacional
se hizo un silencio de muerte.
Desde ese instante los cielos se abrieron para él.
Su madre mordió la sábana que tiraba de un canto,
estaba transparentada,
no lo podía creer.
Con la complicidad del viento
cubrió su cuerpecito de luz con la misma sábana,38
de pronto,
el cuerpo del niño-ángel comenzó a elevarse.
A elevarse como un santo…
La tarde caía y
el dolor abrazaba.
… Pero, Álvaro Manuel, el héroe de abril,
se perdió entre las nubes…
Se elevó para siempre en el altar de la Patria.


Esta imagen se viralizó en las redes sociales. El cuerpo de Marcelo Mayorga yace en el suelo tras ser asesinado durante las protestas en Nicaragua. 

Marcelo Mayorga ha muerto

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.” Bertolt Brecht.

Marcelo Mayorga ha muerto.
Su cuerpo yace tendido en una esquina
con una honda en la mano
y en su mochila un manojo de chibolas,
con las que soñaba liberar Nicaragua.
Ante la indiferente mirada de sus asesinos,
una mujer lo llora amargamente, gritando: “Él no es un perro”.
Pide ayuda, nadie la socorre.
Marcelo Mayorga, el aguerrido monimboseño,
cayó en un día de metálico silencio,
cayó como caen los héroes,
con un gesto de fecundidad en la mirada,
para dotar de purísima sangre
los músculos de nuestra tierra.
Con arcilla de tu recuerdo
moldeo estos versos de pálida esperanza.
Marcelo, caíste bocabajo,
por eso aún quedan en esta tierra que piso los latidos
de tu corazón,
temblores suaves que anuncian la nueva Nicaragua.


Arrurrú

(Canto fúnebre)

Arrurrú, mi niño,
duérmete, dulce amor,
descansa y sueña,
que la luz de mi aliento
te abraza y vela.
Te abraza y vela
contemplando tu sueño
la noche entera.
Arrurrú, mi niño,
mi dulce amor…
Duérmete, cariño mío,
flor de mi alma,
hasta que abran tus ojos
los angelitos de Dios.
Duerme en mi piel
que te vela en las sombras
mi amanecer.
Arrurrú, mi niño
adiós, mi dulce amor…


Serie de rostros de los héroes y mártires realizado por Fernando Quintero. Aparecen:Lucía Ubau, Edwin Carcache,Amaya Coppens, Álvaro Conrado, Eddy Montes y Eduardo Gahona López. LA PRENSA/ Cortesía

Eddy Montes vive

Me pregunta un vecino
que a quién entierran a las tres,
entre lágrimas y caído de hombros
le contesto que su nombre era Eddy Montes.
Tenía en jaque a su amigo de mesa;
se levantó, corrió y
salió al patio a ver lo que sucedía
con sus hijos y hermanos de celda,
mientras un guardia lo esperaba de lejos
para darle mate.
No hay pésames de autoridades,
ni minutos de silencio por el fallecido,
se retiran las fuerzas del orden,
con el vil orgullo de haber cumplido.


Sacuani-xochtli

( Para Amaya Coppens)

¡Qué linda Amaya!
No teme
volver a prisión.
A pesar de sus años.
A pesar de los daños.
Con apenas 25
es mujer de lucha;
mujer herida en carne y alma.
Pero en vez de violencia es
paloma,
musa de la paz,
sacuanjoche nacional.
Mujer con latido de agua
y esencia líquida de luz.
Plural expresión
de solidaridad,
valentía
y honor.
¡Qué linda Amaya!
No teme
volver a prisión.
A pesar de sus años.
A pesar de los daños.


LA PRENSA/Archivo

Mañana

Amada,
mañana no habrá más dictadura,
y seremos felices,
si es que estamos vivos cuando el tirano se marche.
Amada,
mañana no habrá más corrupción,
y sentiremos más amor el uno por el otro,
si es que nos seguimos amando
cuando el dictador se vaya.
Amada,
mañana no habrá más muertes,
y escribiremos historias de amor,
si después de tanto odio
queda algo que escribir del amor.


La libertad es un monólogo

Aquí donde
el tiempo no avanza
La luz
de un nuevo amanecer oscurece
–Última línea
de nuestra esperanza –
Aquí ya nada es posible
El presente
nos horroriza
como el pasado
El ojo de un fusil
nos vigila
constantemente
Solo la muerte
es lo único seguro.


Capitalinos realizaron en 2018 múltiples marchas en diferentes puntos de la capital entre ellos la rotonda Jean Paul Genie. LA PRENSA/Archivo

No dejemos de luchar

No dejemos de luchar,
no nos atrincheremos
en los arbustos del olvido,
no dejemos que las horas sean eslabones
de una cadena infinita de nostalgia.
No dejemos, hermanos, que nos cierren
las puertas del alba,
que nuestro grito no se ahogue en el silencio,
que no pasen las horas
sin historia alguna que contar.
Celebremos el ocaso de la dictadura
muriéndose entre biombos de zozobra,
vislumbremos el mañana de una Nicaragua libre,
libre de promesas sin raíces donde,
nuestros niños jueguen y duerman
a pierna suelta solo escuchando
las crueldades de una dictadura
que mañana habitará únicamente en los lechos del recuerdo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: