Secuestrado jinotepino aparece en tribunales acusado de fabricar y poseer explosivos

Un juez admitió la acusación y programó la audiencia inicial para este lunes 3 de febrero a las 9:00 de la mañana en contra de Lester José Selva

Lester José Selva, de 38 años, quien el pasado 18 de enero fue secuestrado junto a otros tres jinotepinos por la Policía Orteguista (PO) está siendo acusado en los tribunales penales de Jinotepe de fabricación, tráfico, uso y tenencia ilegal de explosivos.

Socorro López, titular del Tribunal de Audiencias de Jinotepe admitió la acusación y programó la audiencia inicial para este lunes 3 de febrero a las 9:00 de la mañana.

Puede interesarle: Luis Enrique Mejía Godoy dedica canción de amor a las madres de abril con hijos asesinados o presos

Los familiares del imputado agregaron que la acusación que hay en contra de Selva es de índole política y solicitan el acompañamiento de organismos de derechos humanos.

Moisés López, abogado defensor de Selva, dijo, “la acusación refiere unos hechos ocurridos el 18 de enero, donde se hizo un allanamiento de urgencia en su casa y se encontró un vasito de gerber con un material que posiblemente sea explosivo”.

López alega que la causa no reúne todos los requisitos de ley para que la judicial admitiera la acusación, dado que al recipiente y a la sustancia, no se le hicieron las pruebas adecuadas en el lugar donde se dio el allanamiento y que se comprobara que su defendido efectivamente poseía un artefacto de tipo explosivo. La judicial como medida cautelar le impuso al procesado la prisión preventiva.

Lea además: Policía Orteguista persigue y acecha a excarcelados y familiares de presos políticos en Metrocentro

Selva es ingeniero en sistemas y fue docente de la Universidad Nicaragüense de Estudios Humanísticos (UNEH). En la actualidad se gana la vida reparando computadoras en su casa de habitación en el barrio San Antonio de Jinotepe. La primera vez que fue víctima de secuestro de parte de la PO, ocurrió el 4 de enero de 2019, pero fue dado en libertad a sus familiares porque no se le comprobó ningún delito.

Al momento de su secuestro, los oficiales que se lo llevaron, le ocuparon dos computadoras de escritorio, cuatro memorias USB, seis teléfonos celulares, seis computadoras portátiles, entre otros objetos de valor. También lo despojaron de su billetera y documentos personales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: