«Mi carrera tomó un segundo vuelo. Los milagros existen», dice el lanzador Jimmy Bermúdez tras superar un accidente que casi lo saca del beisbol

Jimmy Bermúdez entrena con miras al Pre-Clásico Mundial y al Pre-olímpico a efectuarse en marzo venidero en Arizona, Estados Unidos

En septiembre del 2017, el lanzador Jimmy Alberto Bermúdez López, fue hospitalizado tras sufrir un accidente que le había afectado su hombro derecho y su brazo izquierdo. La incertidumbre invadió, con cada minuto que pasaba, su mente y su corazón, pues pensó que su carrera había llegado a su fin. Sin embargo, desde que se recuperó de ese percance, ha logrado conquistar cuatro medallas, dos de las cuales han sido a nivel internacional, y para este 2020 quiere más.

“Estar en un hospital es feo, desesperante. Sinceramente no sabía qué iba a pasar. Mi carrera tomó un segundo vuelo. Los milagros existen”, relata Jimmy, antes de iniciar sus entrenamientos con el Bóer en el antiguo Estadio Nacional de beisbol.

A Jimmy se le hace un nudo en la garganta cuando recuerda el accidente que lo mantuvo casi un año alejado de la colina.

“Fue un 24 de septiembre cuando iba a Masaya a retirar mi salario. Abordé una caponera y el conductor cometió una imprudencia. Nos dimos varias volteretas y el más afectado fui yo”, contó Jimmy, originario del municipio de Ticuantepe.

Puede interesarle: El nicaragüense que conversó en dos ocasiones con Kobe Bryant

El derecho sufrió dos fracturas: una en su hombro de lanzar y otra en su brazo izquierdo. “Se miraba todo feo, se miraba muy malo mi hombro y mi brazo, hasta me da cosa recordar”, explicó Jimmy, de 38 años de edad.

“Fui ingresado al Hospital Manolo Morales y gracias a Dios estaba el doctor Sergio Chamorro y ahí nomás me metió a cirugía y recuerdo me dijo que no me preocupara, que iba a volver a lanzar y así fue. Agradezco a Dios porque él guió las manos del doctor en mi cirugía”, reitera el pelotero.

Meses duros de recuperación

Bermúdez estuvo nueve días en el hospital, pero luego lo frecuentaba por las terapias dolorosas a las que fue sometido, mientras que fanáticos, peloteros, entre otros se volcaron para recaudar dinero para apoyarlo

“Agradezco sinceramente la ayuda de José Escorcia y a toda la gente que se sumó en recaudar dinero para ayudar a mi recuperación. Si los menciono no terminaría, pero ellos saben quiénes son y se los agradezco de corazón”, señaló el pelotero de 38 años de edad.

Jimmy Bermúdez durante sus entrenamientos con el Bóer en el antiguo Estadio Nacional Dennis Martínez. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Regreso triunfal

Entre el miedo y la esperanza, Jimmy regresó a la loma diez meses después.“Recuerdo que hice un bullpen y me sentía bien, para entonces estaba de mánager Ramiro Toruño con Masaya y le dije que estaba bien, listo para lanzar».

Lea Además: Dos futbolistas nicaragüenses jugarán con el Deportivo Saprissa de Costa Rica

“Mi primer rival fue Estelí, relevé dos entradas y gané. Confieso que sentí mucho temor porque no es lo mismo realizar un bullpen que estar en la loma, pero gracias a Dios el brazo me funcionó bien y aquí estamos sacando outs”, manifiesta Jimmy, padre de familia y originario de Ticuantepe.

Tras su regreso a la loma, Jimmy se coronó dos veces con León en la Liga de Béisbol Profesional Nacional y posteriormente en la Serie Latinoamericana de Beisbol. Y conquistó bronce al representar a Nicaragua en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, el año pasado.

Jimmy, quien en el futuro desea ser entrenador, fue recientemente convocado a la Preselección Nacional de Beisbol con miras al Pre-Clásico Mundial y al Pre-olímpico a efectuarse en marzo venidero en Arizona, Estados Unidos.

Un tarea pendiente

Actualmente, Jimmy Bermúdez entrena con el Bóer para el Campeonato Nacional de Beisbol Superior a iniciar el 31 de enero venidero. Dice que su meta es darle una corona al Bóer, que el año pasado logró el subcampeonato.

Lea También: Caraceño representará a Nicaragua en una competencia de paraciclismo en Estados Unidos

“Tras el accidente, Masaya decidió hacer un relevo generacional y el Bóer me dio la oportunidad desde entonces. Estamos entrenando duro porque la meta es darle la corona a los boeristas. Sea como abridor, relevista o cerrador estoy listo para ayudar”, finalizó Jimmy, padre de familia y que además disfruta del boxeo y el baloncesto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: