Seis indígenas muertos y 10 desaparecidos en ataque de colonos en una comunidad de Bosawás

Un grupo de 80 hombres armados invadió la comunidad de Alal, quemando viviendas de varios comunitarios indígenas, denunció el Gobierno territorial Mayagna y Fundación del Río

LA PRENSA/ARCHIVO

Al menos seis indígenas fueron asesinados la noche de este miércoles y otros diez se encuentran desaparecidos después de que un grupo de colonos invadiera la comunidad mayagna Alal, ubicada en la Reserva de Biósfera Bosawás, denunció Amaru Ruiz, director de Fundación del Río.

Por su parte, la Policía Orteguista (PO) reportó la muerte preliminar de dos personas del sexo masculino, a consecuencia del impacto de bala con arma de fuego, en la comunidad Alal, ubicada a 52 kilómetros de Bonanza, Caribe Norte. Dijeron que continúan las investigaciones.

Al final de la tarde, Ruiz aseguró que los comunitarios le informaron sobre el traslado de dos heridos a Bonanza: Marconi Jarquín (26 años) y Maynor Will (23 años). Pero se desconocen mayores detalles de los hechos.

De acuerdo con el ambientalista Ruiz, alrededor de 80 hombres fuertemente armados llegaron a sacar a los comunitarios y quemar la comunidad mayagna. Sebastián Lino, miembro del Gobierno territorial Mayagna, también denunció la masacre y dijo que esta mañana una comisión conformada por 30 personas, entre comunitarios Mayagna y policías ingresarian al lugar. Espera tener información actualizada después de mediodía, ya que para acceder a la zona atacada se debe acceder a pie un gran trecho.

Lea además: Comunitarios de Musawás, en el Caribe Norte, temen enfrentamiento con invasores

«A las 6 de la tarde en adelante han llegado a tomar la comunidad de Alal asesinando a hombres jóvenes y luego han quemado casas en nuestras comunidades», denunció el líder mayagna.

Lea también: “Si regreso ahí me pueden matar”. La historia de una mujer a la que los colonos le invadieron su propiedad en una comunidad indígena en Bosawas

Lino también denunció la masacre y dijo que una comisión conformada por 30 personas, entre autoridades comunales, territoriales y la Policía Orteguista (PO) se trasladaron a la zona, pero debido a las largas distancias y los complicados accesos, la visita se llevaría más de un día.

Al final de la tarde, Ruiz aseguró que  los comunitarios le informaron sobre el traslado de dos heridos a Bonanza: Marconi Jarquín (26 años) y Maynor Will (23 años). Pero se desconocen mayores detalles de los hechos.

Policía y Ejército reaccionan

Por su parte, la Policía informó mediante una nota de prensa la muerte preliminar de dos personas del sexo masculino, a consecuencia del impacto de bala con arma de fuego, en la comunidad Alal, ubicada a 52 kilómetros  del noroeste de Bonanza, Caribe Norte. Dijeron que seguían investigando.
LA PRENSA consultó al Ejército de Nicaragua sobre la masacre denunciada por los comunitarios mayagnas y a través de la oficina de Relaciones Públicas de la institución castrense expresó:  “hemos enviado patrulla militar hacia la zona para verificar las denuncias y de acuerdo a los resultados actuar de acuerdo a nuestras competencias establecidas en las leyes del país y actuaremos en coordinación con las autoridades correspondientes”.

Son 23 comunidades mayagnas

En la comunidad atacada por los colonos viven unas 800 personas. En total son 23 comunidades mayagnas, integradas por unas doce mil personas, estima el presidente del territorio.

Lino expresó que sus  comunidades  merecen respeto porque viven en tierras dadas por  sus ancestros, pero otros llegan a  invadir a la fuerza, amenazan, ocupan sus cultivos y, en esta ocasión, también  quemaron sus casas, denunció.

Hizo un llamado a las autoridades del orden público y catastrales, o las que sean necesarias, para que participen del proceso de saneamiento que han demandado durante años y puedan brindarles soluciones claras a la problemática por la que atraviesan.

Esta masacre, según Ruiz, sería la primera del año y asegura que dicha situación ha sido denunciada en reiteradas ocasiones “por el tema del saneamiento del territorio indígena que compete a la Ley 445, Ley de Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua y de los Ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz, y a las instituciones del Estado tanto el Marena, el Ejército y otras, pero que no ha sido atendido”.

CIDH condena violencia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el ataque de colonos contra la comunidad Alal. “El Estado incumple obligaciones internacionales de proteger integridad, vida y territorios indígenas si no previene, investiga y castiga estos hechos”, expresó la  CIDH mediante su cuenta de Twitter.

Para la Comisión, lo que sucedió en Bosawas responde a un patrón de ataques que viene repitiéndose en Nicaragua hace años. “En este sentido, el Estado debe adoptar con urgencia políticas integrales para proteger el derecho de los pueblos indígenas a la vida, la integridad y el territorio”.

Alianza Cívica denuncia crimen

Además de la CIDH, la Alianza Cívica denunció el crimen contra los indígenas. Recordó que la comunidad ya había recibido amenazas por parte de los colonos a finales de noviembre pasado y las autoridades territoriales ya las habían hecho públicas. Sin embargo, el Estado de Nicaragua una vez más hizo caso omiso al llamado de protección realizado.

«Son procesos de invasión de colonos que suceden tanto en Bosawás como en Indio Maíz, hay conflicto porque las comunidades indígenas se resisten a salir de sus territorios. Recordemos que son territorios titulados los que invasores y colonos llegan a tratar de sacarlos y ocupar esas tierras», manifestó Ruiz a LA PRENSA.

Puede interesarle: Asesinan a una familia por conflicto de tierras en Reserva Indio Maíz

Esta masacre, según Ruiz, sería la primera del año, y asegura que dicha situación ha sido denunciada en reiteradas ocasiones «por el tema del saneamiento del territorio indígena que compete a la Ley 445 y a las instituciones del Estado tanto el Marena, el Ejército y otras, pero que no ha sido atendido».

Estado no protege comunidades indígenas

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se solidarizó con la tragedia que atraviesa la comunidad Mayagna Alal por la vorágine de violencia, temor y terror, que vivió la noche de este miércoles.  Destacó que la comunidad ya había recibido amenazas por parte de los colonos, y a finales de noviembre, las autoridades del territorio las hicieron públicas, pero el Estado «una vez más hizo caso omiso al llamado de protección realizado desde las comunidades».

El asesinato de comunitarios indefensos se tipifica en los instrumentos jurídicos internacionales de crimen de
lesa de humanidad, apuntó la Alianza. Desde los crímenes de Navidad Roja de 1981, se viene constituyendo en una práctica sistemática de crímenes perpetrados contra la vida y costumbres de los pueblos indígenas, sin que hasta ahora se haga justicia, señalaron.

«Con esta nueva masacre la situación en la Costa Caribe adquiere las características de un proceso de etnocidio y exterminio de los pueblos indígenas (…)», advierte mediante un comunicado, la Alianza opositora.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: