Equipo legal de Trump cierra defensa en juicio político: ¿Qué sigue?

Los abogados del presidente usaron solo la mitad de su tiempo asignado para decir a los senadores que los esfuerzos de los demócratas por destituir son peligrosos

Donald Trump, juicio político, defensa

Pat Cipollone, abogado de la Casa Blanca, habla durante el juicio político al presidente Donald Trump en el Senado en el Capitolio en Washington, D.C. el martes, 28 de enero de 2020.

El miércoles el Senado prosigue con el juicio político al presidente Donald Trump, donde se espera que los 100 senadores tengan la oportunidad de interrogar a los legisladores demócratas que sirven de gestores en el histórico proceso que busca la destitución del mandatario.

El Senado ha reservado hasta 16 horas para interrogatorios durante dos días. Los legisladores no harán preguntas directamente, sino que las enviarán al presidente del Tribunal Supremo de EE.UU., John Roberts, quien preside el juicio.

Las preguntas pueden dirigirse a la fiscalía o la defensa, pero no a otros senadores. Roberts es el encargado de formular las preguntas. Esta etapa del juicio es probable que se extienda hasta el jueves, pero aún no es claro si se extenderá.

Cuando concluya el período de preguntas, se espera que los gestores del juicio político y los abogados de Trump tendrán cuatro horas para exponer sus argumentos finales.

Lea además: Testimonio de Bolton podría cambiar el juicio político a Trump

El Senado luego debatirá el viernes si citará testigos y documentos, y se decidirá a través de una votación. Si el Senado vota para escuchar más evidencia, entonces tendrá votos posteriores sobre los testigos a los que los senadores desean llamar y qué documentos quieren leer.

En caso de que no sean citados testigos o documentos adicionales, los senadores podrían considerar otras mociones o proceder a votar sobre cada artículo de juicio político. En teoría, el juicio podría concluir esta semana. Pero en caso de que se apruebe la presentación de testigos, el juicio podría extenderse hasta la fecha en que Trump entrega el discurso anual del Estado de la Unión al Congreso el 4 de febrero.

Cierre de la primera fase del juicio político

Este paso sigue a la sesión del martes, cuando los abogados de Trump cerraron su defensa, en la que alegaron que el mandatario no hizo nada malo en sus tratos con Ucrania que amerite su destitución a pocos meses de las elecciones.

Con esto, la primera fase del juicio político en el Senado llegó a su fin en medio de una pelea por admitir nuevas pruebas y testigos, incluido el exasesor de seguridad nacional John Bolton, en la siguiente fase.

«¿Estamos teniendo un proceso de destitución porque la ayuda llegó tres semanas antes del final del año fiscal? ¿Para una llamada telefónica de seis minutos? Se reduce, eso es lo que es», dijo Jay Sekulove, abogado de la Casa Blanca.

Puede interesarle: Abogados reanudan defensa en juicio político, Senado podría votar para permitir testigos

Los abogados del presidente usaron solo la mitad de su tiempo asignado para decir a los senadores que los esfuerzos de los demócratas por destituir son peligrosos.

«Lo que le piden que haga es echar a un presidente exitoso en la víspera de una elección sin fundamento y en violación de la Constitución. Cambiaría peligrosamente nuestro país y debilitaría, debilitaría para siempre a todas nuestras instituciones democráticas». Todos saben que eso no es del interés del pueblo estadounidense», indicó Pat Cipollone, abogado de la Casa Blanca.

Pero el juicio parece estar lejos de terminar ya que aumenta la presión para llamar al exasesor de seguridad nacional John Bolton para que testifique.

«Si mis colegas republicanos ahora no llaman a los testigos, esencialmente están triturando la Constitución y haciendo alarde de la ley que les exige escuchar y ver a estos testigos. John Bolton estaba en la sala. Tenía los ojos y los oídos sobre el presidente. Lo llamó un negocio de drogas. Trató de detenerlo. Necesitamos saber de esta revelación que crea un impulso ineludible e indiscutible», dijo el senador demócrata Richard Blumenthal.

Si bien solo cuatro senadores republicanos deben unirse a los demócratas para presionar por declaraciones de testigos, no todos los republicanos confían en lo que diría Bolton.

«John Bolton es un empleado despedido y muy enojado que puede ganar millones de dólares con testimonios. Una pregunta importante para John Bolton es: ‘No quisiste testificar hace un mes, pero ahora que estás recibiendo millones de dólares dólares para escribir un libro, quieres testificar. ¿Qué ha cambiado?», expresó el senador republicano Rand Paul.

Los republicanos piden un acuerdo que traiga a sus propios testigos: el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter. Los demócratas argumentan que los Bidens no tienen nada que ver con este juicio político.

Lea también: Impeachment a Trump: quiénes son las figuras clave del histórico juicio político al presidente de Estados Unidos

«Si quieren un testigo por testigo, entonces que llamen a Mick Mulvaney. Mick Mulvaney ha dicho que disputa lo que John Bolton tiene que decir. Que llamen a Mick Mulvaney. Que llamen al secretario Pompeo. Que llamen a personas que son testigos perceptores de este escándalo y esta estrategia corrupta, si quieren un testigo por testigo. Pero eso no es realmente lo que quieren. Quieren una distracción. Y no creo que los senadores permitan que sus procedimientos se conviertan en un circo», dijo el congresista demócrata Adam Schiff.

Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses quieren nuevas pruebas y testigos en el juicio político, que continúa el miércoles con las preguntas de los senadores.

(Con información de Katheryne Gypson, VOA)

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: