La necesidad y los valores

Sin embargo, lo que ocurrió en la Unión Soviética y todos los demás países socialistas y comunistas, es que le quitaron y prohibieron la libertad a la gente y no le dieron la prometida felicidad económica y social.

Nicaragua, presos, defensores de derechos humanos

Tanto se ha dicho que a las personas les interesa más lo material que los valores humanos y principios abstractos, que se ha llegado a considerar esto como un axioma, o sea, algo tan evidente que no necesita demostración.

En el ámbito de la política práctica se asegura que para conquistar la simpatía y el voto de los ciudadanos se debe proponer objetivos materiales, ofrecer soluciones a sus problemas económicos y sociales tales como el costo de vida, la falta de empleo seguro, los salarios, la seguridad social y otras cuestiones que pertenecen al mundo práctico y cotidiano de la mayoría de las personas.

En este orden, se dice que la crisis —real o supuesta— de la democracia en la actualidad se debe a que no ha podido satisfacer las demandas y expectativas materiales de la gente. Por cierto que este punto de vista se basa —aunque quizás lo ignoren muchos que lo sostienen— en el principio marxista de que lo material es lo que determina lo espiritual.

Federico Engels explicó este principio en el discurso que pronunció en el funeral de Carlos Marx, en el cementerio de Highgate, en Londres, con las siguientes palabras: “…Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.”

Dicho con otras palabras, que la necesidad está primero y es más importante que la libertad. En este razonamiento se han basado los líderes de los sistemas socialistas y comunistas realmente existentes, desde el soviético hasta el socialismo del siglo 21 de Venezuela. Con ese argumento han justificado la supresión de todas las libertades de las personas, supuestamente para satisfacer plenamente sus necesidades económicas y sociales, que es lo primordial.

Sin embargo, lo que ocurrió en la Unión Soviética y todos los demás países socialistas y comunistas, es que le quitaron y prohibieron la libertad a la gente y no le dieron la prometida felicidad económica y social.

Por supuesto que una persona que no come no puede estar pensando en cosas intangibles. Pero “no solo de pan vive el hombre”, se dice sabiamente en los evangelios de Lucas y Mateo. Porque la persona humana no solo tiene necesidades materiales. También tiene necesidades espirituales, valores y principios. Tiene fantasías e ilusiones y, en determinadas circunstancias, las ideas son mucho más importantes y poderosas que las urgencias físicas. El mismo Marx escribió que cuando las ideas prenden en la conciencia de la gente, se convierten en una gran fuerza material.

Por cierto que el deseo de libertad y la necesidad de democracia fue lo que motivó a la población nicaragüense auto convocada, a alzarse contra la dictadura de Daniel Ortega en abril de 2018. El problema material y social del incendio en la Reserva Natural Indio Maíz y la reforma de las pensiones, fue solo la chispa que encendió el fuego de la insurrección cívica por la democracia y la libertad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: