Representantes del pueblo

Quienes de hecho representan al pueblo son en realidad los periodistas, y por eso viven constantemente amenazados, agredidos, apaleados, algunos de ellos detenidos y encarcelado

Estado botín, Nicaragua

CARTAS DE AMOR A NICARAGUA

Querida Nicaragua: El último derecho que nos queda es el de conversar con nuestros amigos y comentar lo que ocurre y criticar a soto vocce el total silencio del gobierno frente a sucesos que deberían ser ampliamente explicados. El pueblo es el soberano al que los gobiernos deben rendir cuentas de todo. Los supuestos representantes del pueblo, según la Constitución de la República, son los señores diputados. Sin embargo todos sabemos que para las elecciones del 2011 el Consejo Supremo Electoral se encargó de montar un fraude fenomenal dándole a Ortega un número de votos que ni por broma consiguió, todo para darle una aplanadora de diputados que desde entonces aprueban toda ley que manda el Ejecutivo. Por lógica simple los diputados, llamados representantes del pueblo, no pueden ejercer tal función. No representan al pueblo, sino al mandamás que no es otro que Ortega.

Quienes de hecho representan al pueblo son en realidad los periodistas, y por eso viven constantemente amenazados, agredidos, apaleados, algunos de ellos detenidos y encarcelados. Son los periodistas, en los pocos medios independientes que nos quedan quienes proclaman los sufrimientos del pueblo, el escandaloso deterioro de la nación, el alza de todo género de impuestos a la industria, al comercio, al agro, impuestos que finalmente tiene que pagar el consumidor, el pueblo, al comprar la modestísima provisión, el gallopinto que come todos los días. El principal medio escrito que nos queda, LA PRENSA, agoniza cada día por el capricho del Gobierno de retenerle el papel, la tinta y demás materiales con los que se imprime el periódico. Todos estos abusos incalificables del Gobierno no los mencionan los señores diputados que se hacen llamar “representantes del pueblo”. Nunca lo han sido pues el pueblo no ha votado por ellos sino que el caudillo de su partido los puso ahí para que le obedecieran al partido, no al pueblo.

Nunca ha sido más heroico el periodismo que como lo es ahora investigando las jugadas sucias de los funcionarios, la recua de secuaces que ha puesto el orteguismo para hacerlos millonarios sin importar que la nación caiga en la bancarrota más desastrosa. El Gobierno venidero, cuando salgamos de esta pesadilla, escogerá sus candidatos a diputados en cada departamento mediante elecciones primarias. No tengo duda de que el pueblo sabrá escoger a los mejores, a los más probos, honorables y capaces. Y entre ellos seguramente estarán los que han defendido a su pueblo arriesgando la vida, elegirá a algunos de los que han sido de hecho sus representantes: los periodistas. Estos que no quieren una diputación para enriquecerse con salarios y prebendas, los que defenderán los principios que siempre han defendido luchando contra las dictaduras.

El autor es empresario radial, fue candidato a la presidencia de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: