Iglesia católica en alerta por crímenes causados por conflictos de tierras en el Caribe Norte

Párrocos de la diócesis de Siuna se han estado reuniendo para encontrar soluciones concretas a violencia

El respeto a la cosmovisión de los pueblos indígenas está siendo discutido por sacerdotes de la diócesis de Siuna, quienes están preocupados por la violencia en la zona. LA PRENSA/ ARCHIVO/ JADER FLORES

Las muertes a causa de conflictos por tierras en el caribe norte, entre indígenas y colonos, tiene preocupada a la iglesia católica de la región, cuyas autoridades de las 15 parroquias existentes en esa zona se han estado reuniendo para encontrar solución a la violenta situación.

Como colonos se les conoce a las personas que son del pacífico de Nicaragua pero llegan a asentarse en tierras, especialmente en el caribe, que los indígenas reclaman como propias mediante títulos ancestrales.

De acuerdo con el párroco de Waspán, Rodolfo French, quien es el encargado de medios de comunicación de la diócesis de Siuna, los sacerdotes se han estado reuniendo, pero aún están a la espera de que un pronunciamiento sobre la crisis sea oficializada por el nuevo obispo Paul Schmitz.

Una casa de colonos en el caribe norte. Se nota deforestación causada. LA PRENSA/ ARCHIVO/ JADER FLORES

De manera extraoficial se conoce que los sacerdotes de la diócesis de Siuna están interesados en que surjan “propuestas concretas” para acabar con los conflictos por tierras en la región, que están generando “al extremo pérdidas de vidas humanas”.

Lea también: Seis indígenas muertos y 10 desaparecidos en ataque de colonos en una comunidad de Bosawás

La idea principal que se estaría discutiendo es la creación de un foro en el que representantes de todas las comunidades existentes puedan discutir el problema con las autoridades del Estado, para que se haga “un abordaje integral y urgente” sobre la situación.

 

06 indígenas de la comunidad mayagna Alal, ubicada en la Reserva de Biósfera Bosawás, fueron las últimas víctimas del ya histórico conflicto de tierras entre indígenas y colonos en el caribe del país.

 

Dentro de las pláticas entre los sacerdotes, se conoció de forma extraoficial que hay mucho descontento con el actuar de las autoridades estatales sobre el tema, a las cuales se les señala de “pasivas” y de actuar con mucho “silencio” ante las violaciones a la ley y los problemas existentes.

Los sacerdotes católicos también están preocupados por el deterioro de la naturaleza, ya que los colonos están destruyendo tierras forestadas para utilizarla en cultivos y en la crianza de ganados, también construyendo casas, aumentando lo que se conoce como “el avance de la frontera agrícola” que deteriora la vida en las comunidades.

Lea Además: La vida en miskito

Aunque la mayor preocupación se centra en la violencia que está costando muchas vidas humanas en la zona. El último hecho de sangre causado por esta situación se produjo a finales de enero pasado, cuando un grupo de 80 hombres armados, supuestamente colonos, invadió la comunidad de Alal, quemando viviendas de varios comunitarios indígenas y ocasionando la muerte de seis personas.

La vida en las comunidades indígenas del caribe norte se ve alterada por la presencia de los colonos. LA PRENSA/ ARCHIVO/ JADER FLORES

El origen del problema

A inicios de los años 1900 la Costa Caribe nicaragüense estaba influenciada por Gran Bretaña, lo que se conoce como la Mosquitia. En 1905, mediante el tratado Harrison-Altamirano, el Estado nicaragüense reconoció que ese territorio pertenece a los indígenas. Pero desde hace años los indígenas vienen lamentando que el Estado no respeta ese derecho ancestral y permite que personas del pacífico las ocupen para la agricultura y la ganadería.

Lea También: Indígenas a colonos: “Si no se van, habrá guerra”

Muchas de las tierras indígenas están en reservas naturales y habitada por diferentes animales como tigres, leopardo, saíno, venado, güiña, cusuco, guatusa, monos, chancho de monte y muchas otras especies. También hay madera como caoba, cedro macho y guapinol, entre otras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: