Gratitud de LA PRENSA

En fin, vaya nuestra gratitud a todos nuestros lectores, colaboradores y amigos que nos acompañaron solidarios en estas críticas circunstancias, que han sido de las más duras sufridas por LA PRENSA

LA PRENSA, Nicaragua, elecciones, reforma electoral

Editorial

Después de 75 semanas de permanecer secuestrados por la dictadura, el papel y demás materias primas de LA PRENSA y el diario Hoy fueron liberados el viernes 7 de febrero. Esto se logró ante todo por gestiones del nuncio apostólico y representante del papa Francisco en Nicaragua, monseñor Waldemar Sommertag. Vaya para él nuestra inmensa gratitud.

También agradecemos a los obispos, sacerdotes y todas las personas de fe que durante este calvario de 525 días nos acompañaron con sus oraciones, pero también con sus demandas para que cesara la retención de las materias primas de LA PRENSA. Damos gracias a la Alianza Cívica, que en los acuerdos del 29 de marzo de 2019 logró que el régimen se comprometiera a liberar el papel de LA PRENSA y demás insumos de los periódicos, y a restablecer los derechos y garantías constitucionales de los nicaragüenses. Acuerdo que el Gobierno no cumplió a pesar de haberlo firmado teniendo como testigos al nuncio apostólico y al representante de la OEA.

Agradecemos a la comunidad internacional democrática, particularmente al Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.), que por medio del subsecretario de Estado (interino) para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, abogó públicamente y presionó para la liberación del papel de LA PRENSA. Damos gracias a las cámaras empresariales, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de prensa y de periodistas nacionales e internacionales, que protestaron por esta agresión contra LA PRENSA y violación de la libertad de expresión e información de los nicaragüenses.

En fin, vaya nuestra gratitud a todos nuestros lectores, colaboradores y amigos que nos acompañaron solidarios en estas críticas circunstancias, que han sido de las más duras sufridas por LA PRENSA en sus casi 94 años de existencia y servicio a la verdad y la justicia.

Ciertamente, el daño hecho por el régimen a LA PRENSA es incalculable. Porque no es solo el perjuicio material, muy elevado, sino también el enorme daño moral que significa haber quedado cesantes muchos periodistas, fotógrafos, técnicos y ejecutivos de todas las áreas de LA PRENSA, que se fuero al desempleo forzado dejando a sus familias sin el sustento diario.

El régimen debe reparar al menos los perjuicios materiales causados, porque los morales son irreparables. La Constitución Política de la República dice expresamente en su artículo 131, que “el Estado, de conformidad con la ley, será responsable patrimonialmente de las lesiones que, como consecuencia de las acciones u omisiones de los funcionarios públicos en el ejercicio de su cargo, sufran los particulares en sus bienes, derechos e intereses…”

Pero además tiene que devolver las instalaciones de Confidencial y 100% Noticias, y reparar los cuantiosos daños causados a estos medios ocupados violentamente por la fuerza policial desde diciembre de 2018. El valor supremo de la libertad de expresión y de prensa, tiene que ser honrado y respetado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: