Turismo requiere más de una década para volver a brillar con su marca «Nicaragua, única…original»

En el 2019 Nicaragua percibió 430 millones de dólares en turismo, este año se esperaría 30 millones de dólares más, es decir 460 millones de dólares, cuando en el 2017 se captó 840 millones de dólares. El sector rechaza el Estado policiaco y llama a recobrar confianza

El comercio, el turismo, la construcción privada y otros sectores dependen de la clase media, ahora asfixiada por la crisis. LAPRENSA/ARCHIVO

El sector turístico espera este año 460 millones de dólares y 1.12 millones de viajeros, lo que significará hasta 6 años de retrocesos con respecto a lo que se logró en el 2017, reveló el informe anual de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) de 2019, que cree que al ritmo que está moviéndose la industria del descanso, se requerirá más de una década “para recuperar capacidad para competir en la región”.

La situación empeora, según Lucy Valenti, presidenta de Canatur, por el “Estado policiaco” que aún persiste en Nicaragua y que ha dañado gravemente la imagen país, que es vital para reactivar de lleno la llegada de turismo internacional. El sector está sobreviviendo, hoy más que nunca, del turismo nacional, el cual gasta muy poco con relación al internacional.

“Mientras persistan los actuales factores, vamos a seguir patinando, vamos a seguir en este nivel pequeño de crecimiento, estamos proyectando crecer apenas un 7 por ciento con respecto al año anterior y como decía necesitamos crecer al menos el 15 por ciento para acelerar el ritmo y los resultados; pero si se mantiene el estado policial en las calles, eso no ayuda a la imagen del país y es importante que las autoridades entiendan ese mensaje, que se necesita un ambiente de mayor seguridad”, dijo Valenti durante una conferencia ayer en el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) sobre el desempeño del sector en el 2019 y las perspectivas 2020.

Para este año Canatur estima que vendrán 1.12 millones de turistas, 120,000 turistas más que el año pasado, pero es inferior en un  37 por ciento con relación a lo que se recibió en el 2017. No obstante, Canatur condicionó la meta del 2020 según «el estado de las libertades» que haya en los próximos meses en Nicaragua.

En cuanto a ingresos, en el 2019 Nicaragua percibió 430 millones de dólares en turismo, este año se esperaría 30 millones de dólares más, es decir 460 millones de dólares, cuando en el 2017 se captó 840 millones de dólares. Esto significa 45 por ciento menos respecto a lo logrado en el 2017, es decir antes del estallido de la crisis política.

Lea también:Recuperación del turismo que pregona el régimen de Daniel Ortega aún no llega las empresas. Sector espera un mejor 2020

De alcanzarse ambas proyecciones, «el retroceso será de cinco años en arribo de turistas y de seis años en ingresos», admitió Canatur.

Tal es la profundidad del impacto de la crisis política en el turismo, que según Canatur, «solo duplicando o triplicando los resultados (actuales) habrá recuperación sensible. Se necesitaría crecer más del 15 por ciento», un nivel que en las condiciones actuales no sería posible.

A criterio de Valenti el factor confianza seguirá siendo clave para recuperar al sector, que fue antes de 2017, fundamental para el crecimiento económico. Eso «pasa por la necesaria solución política, negociada, a la crisis que restablezca la credibilidad y la estabilidad del país».

“El factor confianza sigue siendo clave, pasa por la necesaria solución política para que se restablezca la credibilidad en el país, para nosotros eso sigue siendo el elemento número uno para poder volver a recuperar los números. La confianza es clave para la industria turística, es posible una rápida recuperación porque tenemos la infraestructura, la infraestructura está intacta, lo único que se necesita es la garantía de la seguridad, de la confianza y en eso hay una gran responsabilidad de las autoridades”, expresó Valenti.

El sector asegura que cuenta con la infraestructura de servicios instalada para que haya una recuperación rápida, pero si y solo si se logra recobrar la confianza. «Mientras persistan los resultados de inseguridad, seguiremos patinando», advierte Canatur.

Según Valenti el bajo nivel de recuperación del sector «apenas permite la sobrevivencia de las empresas, que en su mayoría son pequeñas y medianas empresas».

La preocupación de Canatur contrasta con el optimismo del Gobierno, que asegura que el sector está en la senda de la recuperación, aunque gran parte de su campaña turística se ha observado en países aliados, como Cuba, que también vive del turismo y que se ha visto afectado por las medidas de restricciones de Estados Unidos.

De hecho, pese a que el turismo internacional de Nicaragua se ha visto gravemente afectado por la crisis política, Estados Unidos sigue siendo un socio clave.   Valenti explicó que por vía aéreas el 45 por ciento de los turistas provienen de Estados Unidos, un 7 por ciento de Panamá, y de Costa Rica, Guatemala y Cuba proviene por cada uno un 4 por ciento.

¿Cuál es el perfil de los turistas que vienen a Nicaragua? Según Canatur se sigue atrayendo a los surfistas, los cuales desestiman los riesgos y son atraídos por las hermosas playas y están arribando turistas europeos, porque bajaron los niveles de advertencia de viaje para Nicaragua.

Lea además: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

Un nuevo tipo de turista que se ha captando es el cubano, que viene a comprar, que muestra una economía limitada en cuanto a uso de hoteles y restaurantes y se dirigen más a comercios informales, según reconoció Canatur.

Pero además siguen viniendo turistas centroamericanos (de Costa Rica y El Salvador) que aprovechan los bajos costos, pero también están viniendo ejecutivo de negocios, de empresas regionales e internacionales en el país.

Carlos Schütze, presidente de la Asociación de Agencias de Viajes manifestó que hay expectativas que negocios que habían cerrado en el 2018, reabran este año como es el caso de Guacalito de la Isla.

«(Guacalito de la Isla) hay rumores que van abrir este año supuestamente, se está reactivando esa parte del turismo, ese es un hotel grande en Nicaragua, entiendo que los hoteles de cadena han aumentado su ocupación», sostuvo Schütze.

Otros problemas

Además de la crisis sociopolítica, el sector turismo ha resentido el alto costo de la electricidad, en el 2019 la energía incrementó discrecionalmente un 19.2 por ciento.

Asimismo se han visto afectado por el pago de impuestos, ya que con la reforma tributaria el Pago Mínimo Definitivo incremento del 1 al 2 y 3 por ciento. También el sector sintió un impacto con la reforma al Seguro Social, al incrementar la cuota patronal.

“Otro de los impactos que podemos mencionar es que crece el turismo interno y mantiene bajo el turismo internacional; las facturas de energía eléctrica y las tasas impositivas están lastimando fuertemente las finanzas de las empresas; y la mayoría de las empresas turísticas si ya eran pequeñas porque nosotros somos una industria fundamentalmente de pymes; si ya éramos pequeños con esta crisis las empresas se han vuelto aún más pequeñas”, afirmó Valenti.

Puede interesarle:Paramilitares orteguistas ahuyentan a los turistas de Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: