“La Prensa… La Prensa… La Prensa”

De los periódicos de ese tiempo recuerdo las informaciones sobre el complot del 4 de abril de 1954: Báez Bone y compañeros

Iglesia no

Era un niño, en la vieja Managua, en el barrio El Calvario, en las inmediaciones de “Chico Pelón”, en los años cincuenta. Todas las nochecitas pasaba el voceador entonando este pregón musical a mis oídos, abiertos al asombro.

Para esa época el diario era vespertino y yo corría hasta el zaguán mandado por mi padre con los 30 centavos del precio del periódico. Por las mañanitas, en este mismo zaguán había recibido Novedades, que llegaba a nuestra casa como una cortesía del “General” a sus correligionarios. Mi padre, médico militar y de linaje liberal, nos decía que era bueno conocer las dos opiniones: conservadora de LA PRENSA y liberal de Novedades. Fue mi primera y cimentadora escuela de libertad de expresión y tolerancia a las ideas diferentes de los demás.

El voceador iba corriendo y su grito penetraba hasta los traspatios, cruzaba de acera con la destreza de un balletista que se empina y luego con armonía continúa su ritmo, mientras sonaban en sus pantalones las monedas que recibía y sacaba con destreza de prestidigitador para dar los “vueltos”.

De los periódicos de ese tiempo recuerdo las informaciones sobre el complot del 4 de abril de 1954: Báez Bone y compañeros. Por la Guardia, el cabo Mejía caído en El Crucero. El titular de LA PRENSA del 30 septiembre de 1956: “El presidente ha muerto”, informando la muerte de Somoza. El horrendo crimen de Pompilio Ortega, el “Chacal de Tacaniste”. En los deportes, la inauguración de la Liga Profesional y las fotografías de los peloteros… las tiras cómicas con Benitín y Eneas. Estudiando en León miraba llegar LA PRENSA en los “buses Vargas”, en su expreso de las 5:00 p.m. que continuaba hasta Chinandega para llevar el diario. Occidente tenía asegurado el periódico al servicio de la Verdad y la Justicia.

Sustancioso se asimilaban los Escritos a Máquina de PAC, al igual que La Prensa Literaria los fines de semana. Los editoriales de Pedro Joaquín y su contundente llamado a la unidad en su vibrante discurso con las siglas UDEL, como trasfondo. Estudiando mi especialidad en Bogotá, en un puesto de periódicos me impactó la imagen del cadáver del Mártir de las Libertades Públicas, asesinado por los enemigos de la libertad. Mi padre lo había atendido en la prisión en uno de sus encarcelamientos, se expresaba bien de él, se había incubado una amistad y respeto que me trasmitió.

Ahora LA PRENSA ha sobrevivido a 75 semanas de bloqueo aduanero. Esta medida solamente ha demostrado la capacidad que tiene el gobierno de hacer lo que quiere, mas no lo justo y correcto. Es sano tolerar las críticas; es parte del ejercicio democrático aceptar a los que disienten de nuestra manera de pensar. El desbloqueo de LA PRENSA ha dado una luz de esperanza en el esfuerzo conjunto por salvar nuestra nación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: