Vendedores en semáforos de plásticos Robelo esperan reubicación cuando se construya paso a desnivel

Delegada del Distrito Cuatro, Daysi Serrano, se reunió con los futuros afectados y se mostró receptiva ante la preocupación expresada. Vendedores desaparecerán por construcción de obra vial.

Paso a desnivel

Algunos vendedores de frutas tienen 25 años de estar en el sitio. Llegaron siendo niños y se volvieron adultos con una pana en la cabeza. LAPRENSA/R.MONCADA

Los vendedores por cuenta propia que están ubicados en los semáforos de plásticos Robelo, en el kilómetro 4 de Carretera Norte, esperan que las autoridades municipales les presente una propuesta ante la inminente afectación por la construcción de un paso a desnivel en esa intersección, obra que forma parte de la rehabilitación y ampliación de la pista Juan Pablo II.

Previendo este daño colateral del proyecto vial, los vendedores, que en su mayoría son de frutas, se organizaron y enviaron una carta a la Alcaldía para solicitar una reunión. Esta fue aceptada y en días pasados los atendió la delegada del Distrito Cuatro, Daysi Serrano, quien, según ellos mismos, los escuchó con atención y se mostró receptiva ante las opciones que les mencionaron.

Jacqueline Gaitán, vendedora de frutas y coordinadora de los vendedores informales en este punto, explicó que en la reunión unos solicitaron reubicación, otros empleo formal y en el caso de los hombres trabajo cuando esté en desarrollo la construcción del paso a desnivel.

«Nos prometieron que nos van a dar respuesta, porque si no hubieran querido dar respuesta no atienden el llamado. Esperamos que cumplan porque de aquí sale el sustento de la familia. La comida, pago de agua, luz y pago a los bancos, que nos presta dinero para invertir», dijo Gaitán.

Esta plática, las autoridades municipales la han mantenido en sigilo. La idea es llegar a acuerdos con los vendedores afectados sin escándalos ni cobertura de los medios de comunicación.

Según los implicados, solo en esta intersección laboran cerca de 80 personas, entre vendedores mangos, mandarinas, naranja, jocotes, toallas y cojines, y limpiadores de vidrio.

Paso a desnivel
Esta es una de las gráficas presentadas en septiembre de 2019 por la Alcaldía de Managua sobre las obras en la pista Juan Pablo II. LAPRENSA/R.MONCADA

El proyecto de la Juan Pablo II abarca toda la pista. Inicia en el paso a desnivel del Siete Sur y finaliza en plásticos Robelo. La longitud total de este anillo vial es de 9.55 kilómetros y entre las obras principales están ampliar a diez carriles en un tramo y ocho en el segundo, también erigir cinco pasos a desnivel.

Con un paso a desnivel, los vehículos no se detendrían en el cruce y por tanto los vendedores no tendrían oportunidad de comercializar sus productos. «Pasarían de viaje, así que uno vendería nada, por eso nos tienen que resolver de otra formar», sostuvo una vendedora de mangos y naranja mientras caminaba entre el tráfico detenido en espera de la luz verde.

Reubicación sería en 2021

Alyeris Rodríguez, también vendedora de frutas, aseguró que Serrano les informó que la afectación a ellos sería hasta en 2021, «que vamos a trabajar tranquilos todo este año».

Sin embargo, de acuerdo al plan de intervención en el mencionado anillo vial, explicado a inicios de año por Fidel Moreno, secretario general de la comuna, está previsto que para 2021 concluir el paso a desnivel en semáforos Robelo. Para lograrlo se tiene que empezar la construcción a finales de este 2020 o en los primeros meses de 2021.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: