Zona de Strikes: Rafael Palmeiro, ¿el mejor jugador cubano?

Rafael Palmeiro disparó más de 500 jonrones y más de 3 mil hits en una carrera que debió llevarlo a Cooperstown, pero los esteroides se lo impidieron

Vicente Padilla, zona de strikes, beisbol

Omar Linares es probablemente el nombre de mayor impacto cuando se habla del mejor pelotero cubano no firmado, en medio de tantas figuras legendarias producida por ese país, como Antonio Pacheco, Luis Giraldo Casanova y Víctor Mesa, entre otros tantos de enorme calidad.

¿Y cuál de los big leaguers cubanos ha sido el mejor? Es una pena que a Rafael Palmeiro se le recuerde más por mentir en el Congreso de Estados Unidos y el uso de esteroides que por sus logros en el terreno de juego.

Sin embargo, las cifras que consiguió son sólidas. Es uno de los seis jugadores con más de 500 jonrones (569) y más de 3,000 hits en su carrera (3,020) y a la vez, tiene el WAR más alto entre los cubanos con 71.9.

Nacido en La Habana en 1964, Palmeiro acumuló 14 temporadas de al menos 20 jonrones, incluyendo 10 sobre 30, con 1,835 remolques y tres Guantes de Oro, pero los esteroides lo dañaron.

Detrás de Palmeiro debe ir Luis Tiant, un tirador que debería estar en el Salón de la Fama. Ganó 229 juegos, con cuatro campañas de 20 triunfos y 66 de WAR. En dos postemporadas tuvo 3-0 2.66, con dos éxitos ante los Rojos de 1975 en la Serie Mundial.

Un tercer astro podría ser Tony Pérez, perno central en la Gran Maquinaria Roja de Cincinnati. Disparó 379 jonrones con 1,272 remolques y siete campañas de 100 empujadas, con 54 de WAR.

Detrás Tony Oliva, un fantástico bateador que además de ser el Novato del Año en 1964, fue líder de bateo con .323. Al año siguiente repitió con .321. Fue a ocho Juegos de Estrellas y 43.1 de WAR.

Y el quinto es José Canseco, controversial como ninguno, pero con 462 jonrones, una campaña 40-40 en tablazos y robos, seis temporadas de 100 remolques y seis Juegos de Estrellas. Su WAR fue 42.2

Nunca sabremos qué nivel pudo haber conseguido el lanzador José Fernández, lo mismo que un artillero como Yoenis Céspedes con salud, mientras aguardamos por lo que aún hace José Abreu.

Tampoco sabremos qué clase de impacto pudieron haber provocado Linares, Casanova, Pacheco, Mesa, Kindelán, Muñoz, “Cheíto”, Capiró y tantos otros que no dieron el salto al beisbol profesional.

Se puede debatir en torno al mejor jugador cubano de la historia, de eso no hay dudas, pero las cifras de Palmeiro son muy sólidas y podrían aguantar cualquier comparación.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: