Grupo español TSK confirma que ya no manejan la distribuidora eléctrica en Nicaragua

"TSK a día de hoy no tiene actividad en Nicaragua, y las personas que en su día estaban al cargo de ese mercado, ya no trabajan en la compañía", informó Isabel Schütze Pérez, del depatramento de Marketing y Comunicación del Grupo TSK

La sede central del grupo español TSK confirmó a LA PRENSA que ya no tienen negocios con la distribuidora de energía, Disnorte-Dissur de Nicaragua, sin embargo tanto el consorcio como el régimen de Daniel Ortega mantienen el secretismo de quiénes son los nuevos dueños de la empresa eléctrica del país.

«TSK a día de hoy no tiene actividad en Nicaragua, y las personas que en su día estaban al cargo de ese mercado ya no trabajan en la compañía, por lo que desconozco por completo el tema y no puedo aportarle ninguna información». Es la respuesta a las consultas de este Diario por parte de Isabel Schütze Pérez, del departamento de Marketing y Comunicación del Grupo TSK, con sede en España.

Lo que no fue aclarado por la sede central del consorcio español es a quiénes vendieron mas  del 83 por ciento de las acciones de las que eran dueños en las empresas distribuidoras de energía nicaragüenses.

Otra de las grandes dudas en esta transacción silenciosa es cuándo el grupo TSK traspasó sus acciones de Disnorte y Dissur, y por qué decidieron deshacerse del negocio energético que adquieron en febrero del 2013.

Lea Además: Los misteriosos dueños de la distribuidora eléctrica

En 2013 TSK y la andaluza Melfosur Internacional compró por 57.8 millones de dólares a otra empresa energética española, Gas Natural Fenosa,  el 83.69 por ciento de la Distribuidora de Electricidad del Norte (Disnorte) y el 83.73 por ciento de Distribuidora del Sur (Dissur). Cuando se dio la adquisición, el régimen orteguista presionó para que el Estado se quedara con el 16 por ciento de las acciones de la distribuidora, pero de acuerdo a fuentes del sector eléctrico y legislativas, el Estado habría aumentado su participación accionaria, aunque no se ha logrado conocer a cuánto ascendió.

El hermetismo sobre las condiciones en que se dio la venta de las mayorías de las acciones de Disnorte-Dissur se refleja en que el Grupo TSK ni siquiera tiene información al respecto en su sitio web, donde desapareció todo dato sobre sus negocios en Nicaragua.

El pasado martes 11 de febrero LA PRENSA consultó al diputado orteguista, Edwin Castro, sobre el tema, sin embargo el legislador se negó a responder, incluso se molestó por el cuestionamiento. Castro representa a la Comisión de Infraestructura y Servicios Pública de la Asamblea Nacional en el Gabinete de Energía del régimen.

Lea También: Ortega blinda a empresa TSK

Disnorte, Dissur, TSK
En las oficinas centrales de DIsnorte-Dissur se negó información sobre quiénes son los nuevos dueños. LA PRENSA/ L. NAVAS

Nadie habla en sede de la empresa en Managua

Un equipo de este Diario solicitó información sobre el traspaso de la distribuidora de energía en las oficinas centrales de Disnorte-Dissur en Managua, ubicadas en el edificio corporativo Pellas, pero también se negaron a brindarla. La encargada de recepción dijo que no había nadie en el departamento de Comunicación que atendiera a LA PRENSA, pero se negó a facilitar los números telefónicos y correos electrónicos de Jorge Katín, encargado de prensa de la empresa.

Según fuentes del sector privado el grupo español y reportes de medios de comunicación en Nicaragua, TSK decidió deshacerse de su negocio de energía en el país debido a los temores de ser afectados por las sanciones que el gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) ha aplicado a varios funcionarios del régimen orteguista, así como a la empresa Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa) que ha controlado la importación y comercialización de los hidrocarburos en el país, incluida el búnker fuel oil para las plantas generadoras a las que la Disnorte-Dissur les compra.

Francisco López, tesorero del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) era el representante de las acciones del Estado en las empresas distribuidoras de energía, cargo del que fue retirado en julio del 2018 por la sanción en contra impuesta por Estados Unidos.

El gobierno estadounidense le aplicó a López la Ley Magnistky al vincularlos a violaciones a los derechos humanos y corrupción, por lo que el dictador Ortega fue forzado a retirar a su tesorero de de confianza de la representación en la distribuidora, así como de sus cargos como presidente de las juntas directivas de Petróleos de Nicaragua (Petronic) y de la Empresa Nicaragüense de Minas (Eniminas).

López es vicepresidente de Albanisa, empresa que ha quedado inmovilizada en sus operaciones por las sanciones estadounidense que la vincularon a la red de lavado de dinero de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), por parte de los regímenes de Ortega y Nicolás Maduro, dictador de Venezuela.

Una investigación de LA PRENSA constató que López sigue ejerciendo el manejo de Petronic, aun cuando oficialmente el presidente de la directiva es Manuel Coronel Kautz. Ortega mantiene a Francisco López como uno de sus principales aliados ya que en julio del 2019, lo nombró  ministro asesor para la producción y el comercio de la Presidencia, a pesar de que las sanciones.

Lea Además: Daniel Ortega nombra al sancionado Francisco López como ministro asesor presidencial

TSK en negocios con Albanisa

En la página web del Grupo TSK se comprueba que la española ha tenido negocios con Albanisa. En los registros de los proyectos que energía desarrollados por el consorcio español se indica que entre 2012 y 2014 tuvo de «cliente» a Albanisa y a la Empresa Nicaragüense de Transmisión Eléctrica (Enatrel) para ejecutar el Parque Eólico «Alba Rivas».

Se detalla que el proyecto era: «Ingeniería, suministros, construcción, montaje, pruebas y puesta en servicio de los proyectos: B.O.P. del Parque Eólico de La Fe,  incluyendo Subestación Eléctrica de 220 KV y Línea de evacuación de energía, para ALBANISA y Subestaciones de Transmisión de La Virgen y Rivas de 220 KV para ENATREL (Empresa Nacional de Transmisión) en Nicaragua».

Los datos técnicos que ejecutaría el consorcio TSK era de servicios, supervisión y puesta en servicio de la obra civil y de la estructuras meáticas de la subestaciones del Parque Eólico en el departamento de Rivas. Además de proveer los suministros de equipamiento eléctrico, montaje electromecánico así como los climatización y evacuación eléctrica de 44 Aerogeneradores de 2.5 MW.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: