Reverendo Saturnino Cerrato ofrece la casilla del PRD a la Coalición Nacional, «sin condiciones morales»

"En primer lugar el Partido de Restauración Democrática no es un partido confesional, no es un partido evangélico. Es un partido político, cuyos líderes somos evangélicos", afirmó Saturnino Cerrato

El Partido de Restauración Democrática (PRD) es un partido recién nacido, sin historia política y, aunque su presidente es el pastor evangélico Saturnino Mirando Cerrato Hodgson, éste asegura que no es confesional y nació para lo que nacen todos los partidos políticos: llegar al poder.

«En primer lugar el Partido de Restauración Democrática no es un partido confesional, no es un partido evangélico. Es un partido político, cuyos líderes somos evangélicos. En este caso, estamos en todo el proceso, como ocurre con todos los partidos que se forman, que lo que pretenden es llegar al poder. Esa es nuestra intención, llegar al poder», manifestó el pastor evangélico.

Puede Interesarle: Cerrato: Es incorrecto utilizar a la juventud para actos de violencia y vandalismo

Bajo esa premisa, Cerrato puso la casilla del PRD a disposición de la Coalición Nacional, de cara a las eventuales elecciones nacionales de noviembre de 2021. Cerrato está convencido de que este es un momento de unidad sin condiciones, hasta sacar del poder a los dictadores Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo.

El pastor evangélico está claro que esa unidad opositora implica alianzas con los grupos de la diversidad sexual, los movimientos feministas y proabortistas. Las diferencias irreconciliables que tiene con esas organizaciones, las podrán sobre la mesa en otro momento, cuando Ortega ya no esté en el poder.

«Nosotros somos un partido abierto. En primer lugar, creemos que en este momento tenemos que dejar a un lado todo tipo de descalificaciones para intentar formar una gran unidad que derroque a la dictadura. Con eso en mente, nosotros simplemente no le ponemos atención a las diferencias ideológicas que todos tenemos, y que en este momento no deben de ser un estorbo para la unidad. Igual, no le ponemos atención a diversidad de pensamiento en cuanto a lo moral. De allí que lo del aborto, lo de la diversidad sexual, en este momento para nosotros, es secundario, porque estamos pensando en la formación de la gran unidad que es necesaria», expresó el reverendo.

Cerrato participó como candidato presidencial por el partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) en las emblemáticas votaciones de 2016, que se caracterizaron por la escasa asistencia en las urnas y la polémica participación de la primera dama Rosario Murillo como fórmula de Daniel Ortega en su segunda reelección consecutiva.

En ese momento, la participación de Cerrato fue vista como una forma de hacerle el juego a Ortega, en momentos que la credibilidad del sistema electoral estaba y está por el suelo y el ALN no tenía oportunidad de ganar las elecciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: