Las andanzas del Chino Enoc, el youtuber orteguista

Combatiente histórico del FSLN y paramilitar orteguista, Marlon Sáenz hizo lo que muy pocos se atreven dentro del orteguismo: criticar a los Ortega Murillo. Hoy está de vuelta en el redil pero sus reproches a la pareja presidencial se hicieron virales

Chino Enoc, orteguista, relevo generacional,

Marlon Sáenz, a la izquierda, custodiando a Daniel Ortega. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La pañoleta rojinegra no se la quita del cuello. Tampoco una boina negra al mejor estilo del Che. Marlon Sáenz, de 60 años de edad y conocido como el Chino Enoc, a como muchos jóvenes de su generación que se quedaron en los años setenta y ochenta, con esa indumentaria da la idea de que es sandinista siempre, diga lo que diga.

Combatiente histórico del sandinismo y paramilitar orteguista confeso durante las protestas cívicas de 2018, sorprendió a muchos cuando el 25 de enero pasado, en una asamblea sandinista en Estelí, criticó a la pareja presidencial, los Ortega Murillo, por no garantizar un relevo generacional en el FSLN.

Desde entonces, como si de un youtuber profesional se tratara, Sáenz comenzó a publicar videos en su cuenta de Facebook criticando el liderazgo de los Ortega Murillo, aunque aclarando constantemente “ser sandinista”. Hay videos de él que superan las 70 mil vistas, aunque la mayoría de ellos oscilan entre las cinco mil y las 10 mil vistas normalmente.

Nacido el 11 de noviembre de 1960, Sáenz presenta algunos problemas de salud. Aquí aparece con un bastón y con su hijo Aarón. LA PRENSA/ FOTO TOMADA DE FACEBOOK

El Chino Enoc tomó relevancia por criticar a Daniel Ortega o a Rosario Murillo. Todos los días cientos de personas los critican agriamente. Lo extraño en la crítica de Sáenz es que los hace públicamente, dentro del Frente Sandinista, un partido cerrado a la crítica vertical, que fomenta el culto a la personalidad, donde Daniel Ortega y Rosario Murillo son líderes incriticables.

Lea también: «A Rosario Murillo la apoyo solo por disciplina». Dirigente sandinista reitera críticas y recibe amenazas de su propio partido

Algunos consideran que esas críticas de Sáenz, que le produjeron la animadversión de sus propios compañeros de partido, sin llegar a ganar la simpatía de los opositores al régimen, son producto de que es una persona “loca”. Es decir, “se dispara”, siendo capaz de hacer o decir las cosas más ocurrentes posibles.

Otros creen que todo se trató de un plan para descubrir a “antichayos”, personas que están en contra del liderazgo de Rosario Murillo.

Para este artículo, Sáenz se comprometió a brindarle una entrevista a la revista Domingo de LA PRENSA. Pero desistió de la misma después de que una tarde sostuvo una reunión en la Secretaría del FSLN, en el reparto El Carmen, residencia también de los Ortega Murillo. “Tengo una familia”, se escudó Sáenz para negar la entrevista.

Daniel Ortega y Rosario Murillo, rodeados de la juventud sandinista. Sáenz criticó que a esta juventud sandinista le falta formación, no es como la de antes. LA PRENSA/ ARCHIVO

Guerrillero

Allá en Condega, Estelí, de donde es originario, se le conoce como Marlon Cruz. Su padre se llama Esteban Cruz. Pero él prefirió darle prioridad al apellido materno y su nombre completo es Marlon Gerardo Sáenz Cruz. Le dicen el Chino Enoc.

Cuando tenía unos 16 años de edad, allá por 1976, muy chavalito, se convirtió en guerrillero sandinista del Frente Norte. Quienes lo conocen, dicen que peleó a la par de Germán Pomares, el Danto; de Francisco Rivera, el Zorro; Elías Noguera, Omar Halleslevens y el actual jefe del Ejército, Julio César Avilés, entre otros.

Por eso hoy dice que tiene 44 años de defender la causa sandinista. Estuvo luchando en Managua y en el Frente Norte.

Se casó con Melba Scott Pinell. Y es hijo de una maestra de escuelas rurales, Dyna María Sáenz.

Lea también: Contraataque orteguista al Chino Enoc: «No crean compañeros que el comandante Ortega los ha olvidado»

Aunque es en Condega donde dicen que es “loco”, ahí también le tienen respeto porque se trata de uno de los condeganos más destacados en la lucha contra la dictadura de Somoza.

En esa ciudad, en lo alto de una colina, hay una cosa curiosa. Cerca no hay pistas de aterrizaje pero ahí está un avión.
Se trata de un avión de dos motores que pertenecía a la Guardia Nacional y que en abril de 1979 cayó casi intacto cerca del río de la ciudad.

Lo derribó un grupo de guerrilleros sandinistas entre los que se encontraba Sáenz, el Chino Enoc.

El avión de la Fuerza Aérea somocista derribado por guerrilleros sandinistas en abril de 1979, entre los que se encontraba Sáenz. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

El 20 de julio de 1979, Sáenz entró en un camión a Managua junto con otros guerrilleros, para unirse a la celebración de la caída de los Somoza que se realizó en la entonces Plaza de la República, en el kilómetro cero de Nicaragua.

Así lo recuerda el abogado Ramón Rojas, el mismo que defendió a Daniel Ortega cuando este último fue acusado de violación por Zoilamérica Narváez, su hijastra.

Rojas señala que “la última balacera que armamos” fue en el aeropuerto, mientras los guardias huían en aviones hacia Miami, Guatemala y Honduras.

El jefe máximo del Frente Norte era Germán Pomares Ordóñez, el Danto, pero también hubo otros mandos como Francisco Rivera, el Zorro, o el comandante guerrillero Elías Noguera.

En entrevista con la revista Domingo, Noguera recuerda a Sáenz. Pero no le atribuye mucho protagonismo. En realidad, para esa época, Sáenz era muy jovencito. Era un soldado más entre los guerrilleros sandinistas, pero sí peleó contra Somoza.

Noguera dice que conoce a Sáenz, que han platicado, pero no le atribuye gran protagonismo durante la lucha contra los Somoza.

Sáenz, en un blog, narra parte de su experiencia guerrillera: “Estando clandestinos en la Américas 2, hoy barrio de José Benito Escobar, nos llega un correo en el que se nos indica que tenemos que subir nuevamente a la montaña. Dada la inminente marcha, procedemos a concertar una cita en el barrio San Luis de Managua con la hermana del compañero Alcides, Ada Luz Meza, con la excusa de querer despedirse, pero en realidad se trataba de su intento por detener la marcha de su hermano; se dirige a mí:

—No se vaya Chino, que Alcidito no se vaya…

—Esa no es decisión mía.

Salimos de Managua, pasamos por Condega por donde la madre de Alcides, doña Celia, y nos “acomodó” arroz, frijoles y otras cosas que ya no recuerdo en una mochila, y cuando ya nos vamos a ir, le dice con amor de madre:

—No te vayas mi muchachito…

Alcides le contesta:

—Es para que mañana vivás mejor mama…

Y la señora como sabida. El 27 de mayo de 1979 en las “negras montañas” de Cantagallo combatiendo contra la EEBI y el Condeca cae mi hermano, mi mejor amigo, mi compañero de luchas “Luis Enrique”, el heroico Alcides Meza, a quien le decíamos con cariño el Regalado porque era hijo de crianza.

“Recuerdo que el 22 de julio del 79, despuesito del triunfo, fui a ver a Ada Luz a la misma casa del barrio San Luis de Managua, al verme me pregunta alegre, ‘¿Alcides viene con vos?’ Llorando le respondí que había muerto combatiendo en la montaña, y como loca del dolor de haber perdido a su hermano se abalanzó sobre mí, me cacheteaba a la vez que me gritaba: ‘Maldito, te dije que no se fuera, perro maldito…’ Hasta que intervino su marido, Carlos Velásquez, él logró calmarla”.

Sáenz, a la derecha, en su época de guerrillero sandinista contra Somoza. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

Los ochenta y los noventa

En los años ochenta, Sáenz fue de la Seguridad del Estado. Pero también salía a combatir.

En 1981, cuando ya se hablaba de los contras, Sáenz fue enviado a la frontera con Honduras, donde en un combate habría recibido siete balazos en una pierna y el abdomen. Ahí mismo fue operado, revela Rojas.

Después de 1990, cuando los sandinistas perdieron el poder, hubo muchos que habían pertenecido a la Seguridad del Estado y otros órganos militares del sandinismo que se metieron a estudiar Derecho. Entre ellos estaba Sáenz.

Unos dicen que Sáenz estudió Derecho sabatino en la Uponic, pero Ramón Rojas dice que fue en la UNAN de León, los sábados.
En esa década de los noventa, como parte de la “oposición” que realizaba el FSLN, el propio Sáenz confesó que él participó en todos los actos de desestabilización que organizaba el FSLN contra los gobiernos de turno.

Además, confesó que el FSLN lo usó también en las elecciones, como fiscal o miembro de Junta Receptora de Votos.

En los últimos años Sáenz se ha desarrollado como abogado, litigando principalmente en los juzgados de Managua.

Ahí, sus colegas lo conocen porque trabajó dos años en el bufete que dirige Ramón Rojas.

Rojas dice que Sáenz solo trabajó dos años con él y que después se independizó y ahora Sáenz trabaja por su propia cuenta.

Recién casado con su esposa Melba Scott Pinell. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

Esta semana Sáenz estuvo en comunidades de Estelí, trabajando en algunos casos que está llevando en esa ciudad. Sus colegas también lo ven con frecuencia en Managua, adonde viene solo cuando tiene audiencias programadas.

En las redes sociales, Sáenz se queja del poco trabajo que le está llegando en los últimos días y por eso ha tenido que recibir ayuda con medicinas de parte de sus compañeros del sandinismo histórico.

Lo que más ha sorprendido a sus colegas abogados en Managua, sandinistas también, es el protagonismo que ha adquirido Sáenz a raíz de que se filtró el video en el que aparece criticando a los Ortega Murillo.

Lo que sorprende a los abogados es que Sáenz nunca ha tenido relevancia durante su trayectoria como abogado. Para ellos, quienes hablan bajo el anonimato, a Sáenz le gustaron sus “minutos de fama” y por eso se quedó haciendo transmisiones en Facebook hablando “cualquier cosa”, pero más bien lo ven como un acto de farándula. No le dan importancia a lo que dice.

Sáenz, por su parte, se ha quejado de que la crítica que él hizo al sandinismo la hizo en el seno del sandinismo histórico, y ataca a quien filtró el video a los medios opositores que solo quieren “hacerle daño al sandinismo”.

Sea como fuere, hoy Sáenz está reconciliado con la pareja presidencial y en Facebook le da las gracias al FSLN porque lo han reivindicado como un miembro histórico del partido.

Una fuente que pidió el anonimato indicó que en realidad todo lo relacionado con Sáenz se trató de “un plan para ver quién agarraba la vara y se le unía” criticando a Rosario Murillo. Es decir, se trató de una estrategia para descubrir a los “antiChayo”, pero no funcionó y Sáenz estuvo reunido recientemente en El Carmen, la Secretaría del FSLN, y ahora ya no está criticando sino solo dando gracias por la ayuda que ha recibido últimamente.

Sáenz es abogado y litiga en Managua y en Estelí. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

“No le zocó (el plan) y hace una semana se reunió arriba (en El Carmen). Entregó malas cuentas porque se comprometió a descubrir a los antiChayo y ahora de los dos bandos lo putean. Ya no está hablando, no dio bola, no le agarraron la vara”, dice la fuente a la revista Domingo.

La fama de Sáenz se va diluyendo entre quienes creen que todo se trató de un plan y quienes consideran que Sáenz “es loco” y capaz de hacer “las cosas más inimaginables”.


Paramilitar

Marlon Sáenz se muestra en una foto con su pañuelo rojinegro, su boina negra y un fusil, demostrando que fue utilizado por el orteguismo para reprimir las protestas pacíficas iniciadas en abril de 2018 en contra del régimen Ortega Murillo.

En la primera intervención de Sáenz que se hizo viral, se mostró inconforme con el papel de “bomberos” que le dan a los militantes históricos, haciendo ver que solo los llaman para “apagar el fuego”, y demandó inclusión de los sandinistas históricos.

“Nos tienen como bomberos. Hacemos las cosas y después jale, va pa’ fuera. No. Inclusión del sandinismo histórico de verdad”, demandó Sáenz.


El ataque a Rosario Murillo

Durante años se ha hablado que dentro del sandinismo histórico solo Daniel Ortega es bien visto, mientras que Rosario Murillo no es aceptada.

A Murillo se le atribuye, desde los años noventa, venir formando a una nueva generación de sandinistas jóvenes, muy diferentes a los sandinistas que lucharon contra Somoza y aún los que se formaron durante los años ochenta.

Con Juan Carlos Ortega, hijo de Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

El propio Sáenz confirmó su desacuerdo con Murillo, a quien asegura obedecer solo “por disciplina”.

“Yo nunca he atacado al partido (FSLN), he atacado personas, y ataqué, es cierto, cuando propusieron a la compañera Rosario de vicepresidente, no estuve de acuerdo y no estoy de acuerdo en que sea la vicepresidenta, cumplo y la apoyo por disciplina, pero tiene sus argollitas, y sus hijos”, señaló Sáenz recientemente.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: