Erisbel Arruebarrena: “Si me hacen una buena oferta juego en Nicaragua”

El cubano que pegó cuatro jonrones en la serie amistosa ante Nicaragua dio una muestra de lo que pudo haber hecho aquí en la pasada Liga Profesional

Erisbel Arruebarrena fue el jugador más valioso de la serie amistosa entre Cuba y Nicaragua. LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE.

Cuando el cubano Erisbel Arruebarrena llegó a Nicaragua el año pasado para jugar con el Bóer en la Liga Profesional, rápidamente atrajo los reflectores y estaba siendo considerado una de las potenciales figuras del torneo. Sin embargo, sin tomar un solo turno al bate, la potencial estrella abandonó a la tribu al no sentirse a gusto con las condiciones que le ofrecía el equipo.

Tres meses después regresó como el campo corto y sexto bate de los Cocodrilos de Matanzas, el equipo campeón de Cuba que fue invitado para una serie amistosa ante la Selección Mayor y la Sub-23 de nuestro país, y se convirtió en el centro del espectáculo al disparar cuatro jonrones en cuatro partidos, el último de ellos la noche del domingo ante Julio Raudez hijo, a la altura del octavo inning con dos corredores a bordo, para impedir que Nicaragua se llevara al menos un triunfo en la serie.

“Fue una bonita experiencia. Hicimos lo que teníamos que hacer y dimos tremendos juegos. Vine con el equipo campeón de Cuba y fue algo bonito en mi carrera. Yo siempre quise jugar en Nicaragua”, dijo Arruebarrena, en alusión al episodio con el Bóer el año pasado.

“Yo siempre quise probarme en la liga (Profesional), pero tuvimos un inconveniente. Uno viene a jugar como profesional y necesita las condiciones mínimas, pero si me dan de nuevo la oportunidad, lo hago. Si me hacen una buena oferta yo vuelvo”, asegura el cubano, quien jugó por primera vez en Nicaragua en una serie amistosa en 2012.

Los Gigantes de Rivas, un equipo que usualmente está a la vanguardia en la contratación de peloteros extranjeros de alto perfil, aparentemente inició conversaciones con Arruebarrena, de acuerdo a un informe del periodista deportivo Carlos Alfaro.

Esta serie dejó la impresión que el cubano haría mucho ruido en nuestro circuito profesional, al mostrarse con un poder bárbaro y una defensa sólida con ribetes de espectacularidad. No obstante, hay momentos que el torpedero no está al cien.

“No pienso en las Grandes Ligas porque desde que me diagnosticaron diabetes, hay días que no me siento bien”, confesó Arruebarrena, hijo del ex lanzador Bárbaro Arruebarrena, quien jugó con el San Fernando a finales del siglo anterior en nuestro beisbol.

Cuando Erisbel vino a nuestro país el año pasado para jugar con el Bóer, lució un poco desajustado en las prácticas. Necesitaba recuperar su mejor condición y en este momento parece haber alcanzado el punto que quería desde hace rato, porque tampoco mostró todo su esplendor en el campeonato cubano.

“Me preparé sicológicamente para este torneo. Era mi oportunidad después de no haber estado tan bien en el torneo nacional de Cuba. Me estoy preparando para pelear un puesto en la Selección”, afirmó Erisbel, quien respeta al equipo nicaragüense y elogió la entrega de los pinoleros en el terreno de juego.

“Se vieron bien y juntos dimos tremendos juegos de pelota. Cuba siempre es un buen medidor para cualquier equipo y la Selección de Nicaragua es buena, están trabajando y tienen tremendos deseos de jugar a la pelota”, dijo el cubano.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: