Milton Carvajal, el entrenador que enseña boxeo en sillas de ruedas

Enseñar boxeo volvió a llenar al entrenador de energía, esperanza y alegría

El entrenador Milton Carvajal se muestra contento de enseñar boxeo a sus pupilos en su casa de habitación en la comarca La Chácara, ubicada en la carretera León-Managua. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO

En el kilómetro 86 de la carretera León-Managua, a unos cinco kilómetros al sur, se encuentra la comarca La Chácara, en donde unos 25 chavalos aprenden los secretos del boxeo y sueñan con ser campeones en medio de grandes polvaredas. El exboxeador nicaragüense Milton Ramón Carvajal Silva es el entrenador. Enseñar boxeo volvió a llenar a Milton de energía, esperanza y también alegría en medio de su pena. Milton está en una silla de ruedas.

«Como yo practiqué boxeo hace muchos años y estuve en cama por mi lesión en la columna, un día Diógenes Cárdenas (presidente de la Federación Nicaragüense de Boxeo Aficionado) me regaló dos pares de guantes, eso fue como hace seis meses, entonces los niños venían a pedírmelos prestados, me pedían los entrenara debido a que el gimnasio de León queda muy largo de esta comarca. Los niños se amontonan y se apasionan por el boxeo. Entrenarlos me hace sentir bien, me ayuda a vivir, me hacen sentir mejor y más activo», relata Milton, de 48 años de edad.

En el extenso patio de la casa de Milton se ha improvisado un gimnasio. No hay techo. Se ha tenido que barrer y regar para apaciguar las grandes tolvaneras, propias de la época. Los troncos de los árboles son las vigas que sostienen los cuatro sambag, una pera y un mecate, y ahí forjan sus sueños de campeón los chavalos de la Escuela de Boxeo Milton Carvajal.

«Quisiera tener más materiales para enseñar a más niños.  Ahorita estoy preocupado porque en mayo ya vienen las lluvias y tendríamos que parar, aunque ahora que iniciamos no quisiéramos parar. Ya son 25 niños los que vienen a entrenar, unos son de la comarca La Chácara y de otras comarcas como San Pedro, El Chagüe, entre otros, no les puedo decir que no a los que quieran venir a entrenar», cuenta el entrenador.

Cuatro pares de guantes, cuatro sambag, algunas caretas, una pera, un par de mecates y algunas llantas es el material con el que cuenta Milton, quien agradece también la ayuda del entrenador Guillermo «Polvorita» Martínez y el excampeón del mundo Rosendo «el Búfalo» Álvarez, de la promotora Búfalo Boxing. Milton también agradece a su exentrenador Javier Nicaragua.

«Paso atrás, recto y cruzado», orienta Milton a sus pupilos. «Vamos, una y otra vez, paso atrás, recto y cruzado», vuelve a repetir.

En el patio de Milton Carvajal se ha improvisado un gimnasio, ahí entrenan boxeo con gran entusiasmo alrededor de 25 chavalos. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Sueños de campeón

Jeslyn Elieth Carvajal Domínguez tiene 14 años de edad y desde hace cinco meses practica el deporte de las narices chatas.

«Entrenaba en León pero al ver que a mi tío le gustaba el boxeo y enseñaba me quedé con él para aprender. Mi sueño es ser campeona. Entrenamos al aire libre, es bonito, pero me gustaría entrenar en un gimnasio pues hay muchas piedritas y mucho polvo. Aún no peleo pero siento ya estoy lista para subir al ring», cuenta con alegría Jeslyn, quien estudia secundaria en el colegio Sagrado de Jesús.

Jeslyn es una de las seis niñas que entrenan bajo el mando de Milton. Los niños oscilan entre las edades de tres a 19 años.

A Elian Miguel Alvarado siempre le llamó la atención el boxeo y a veces iba con un amigo a entrenar en León, pero luego se regó como pólvora que don Milton enseñaba box y no tardó en irlo a buscar.

Entrenador Milton Carvajal enseña boxeo con gran entusiasmo de lunes a sábado en su casa ubicada en la comarca La Chácara, carretera León-Managua. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

De un día para otro la vida de Milton dio un giro de 180 grados. Durante 20 años, Milton fue policía. En el 2009 le tocó frustrar un robo, pero resultó con tres impactos de bala que le afectaron su médula espinal. Para entonces tenía 37 años.

Una de las cosas más duras para él son las llagas que le provoca estar sentado «pero Dios siempre da las fuerzas para seguir adelante. Hay depresiones, tristezas, pero creo en Dios que es quien nos da las fuerzas, al igual que mi familia y mi compañera que es mi mano derecha, es mis pies, un ángel que Dios me dio». Milton se refiere a su señora Marjorie Mercedes Gutiérrez Román.

A los 16 años

Fue a los 16 años cuando Milton decidió aprender boxeo. Como aficionado realizó 64 peleas, de las cuales perdió solamente seis. Fue por muchos años parte de la Selección Nacional de Boxeo con las que conquistó varias medallas. En el boxeo profesional contabilizó dos victorias, ocho derrotas y un empate desde 1997 a 2007. Su sueño era ser campeón mundial. Milton peleaba en 140 libras pero a veces bajaba hasta pluma (126 libras) y ligero  (135 libras) debido a la falta de rivales, lo cual era desgastante para su salud.

El mayor deseo de Milton es que Dios le regale muchos años más de vida. Anhela sacar de su comarca «a muchos campeones, fue algo que siempre quise como boxeador, ser campeón, y me veo reflejado en ellos, en su entusiasmo, también quiero seguir aportando a la sociedad».

Milton asegura que hubiera deseado estudiar más. Llegó hasta cuatro año de secundaria. «El consejo que le doy a los jóvenes que estudien primero y que como segunda opción tengan el deporte y que todo lo hagan con pasión y dedicación».

Algunos de los niños que llegan a aprender boxeo donde Milton Carvajal, llegan en chinelas y sin la vestimenta adecuada, pues su deseo es aprender y ser campeones. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: