¿Se recobra la confianza en los bancos o los nicaragüenses ya se adaptaron a vivir en crisis? Crecen los depósitos y el crédito cae poco en enero

Pero la caída menos pronunciada de la cartera de crédito no significa que los efectos de la recesión comienzan a revertirse. Por el contrario, la brecha podría tardar años en cerrarse y volver a los niveles del 2017. También los depósitos siguen lejos de antes de la crisis

La crisis de confianza en el Sistema Financiero Nacional parece haber tocado fondo. Los depósitos bancarios crecieron en pleno inicio de año, mientras el crédito sigue suavizando su caída. Los resultados de las dos principales variables bancarias en enero no se parecen en nada con el arranque del 2019, cuando de las bóvedas de los bancos se fugaron 72 millones de dólares y la entrega de préstamos se redujo en 193 millones de dólares.

A un año de esas desastrosas cifras bancarias, en enero, según datos de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), el sector logró captar 44 millones de dólares tras experimentar una caída de 37 millones de dólares en diciembre. Con excepción de este último mes, la banca acumularía, entonces, cinco meses de comportamiento positivo, un signo no visto desde antes de abril del 2018.

Pero mientras los depósitos comienzan a recuperarse satisfactoriamente, el crédito sigue contraído, aunque a un ritmo menos negativo que la primera mitad del 2019 y todo el 2018. Lo malo, según Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), es que mientras esa variable no se revierta al terreno positivo, la posibilidad de reactivar las actividades económicas será menor.

La cartera bruta de la banca en enero retrocedió 13 millones de dólares, frente a los 14 millones en diciembre del 2019.  Desde el estallido de la crisis, en abril del 2018, los bancos solo dos veces han registrado saldos en positivo en cuanto a colocación de dinero, pero los resultados en el inicio del año denotan que esta variable cada vez se deteriora menos.

“El crédito es uno de los principales cuellos de botellas que tiene el país en este momento. El crédito es un pilar fundamental que inyecta dinamismo a la economía y aunque en este momento el Sistema Financiero tiene la capacidad para dar préstamos, le está resultando complicado dar crédito porque no están encontrando suficientes sujetos de crédito, y si encuentran, este tipo de cliente no está anuente a tomar el crédito, por consiguiente los saldos siguen cayendo”, dijo Funides.

Lea además: Actividades económicas de Nicaragua perdieron 831 millones de dólares en crédito en el 2019

Pero la caída menos pronunciada de la cartera de crédito no significa que los efectos de la recesión comienzan a revertirse. Por el contrario, la brecha podría tardar años en cerrarse y volver a los niveles del 2017.

Hasta marzo del 2018 la cartera bruta de crédito ascendía a 5,172 millones de dólares (incluyendo los préstamos en córdobas) y en enero 2020 descendió a 3,661 millones de dólares, lo que equivale a una reducción equivalente a 1,511 millones de dólares.

Cuando estalló la crisis, la banca se vio forzada a frenar la entrega de préstamos para poder hacer frente a la salida masiva de depósitos del público; pero ahora que esta se contuvo y  los bancos han comenzado a ganar la confianza de los ahorrantes, el crédito no puede reactivarse.

Algunos economistas han señalado que una de las posibles explicaciones de por qué la banca ha empezado a crecer en cuanto a depósitos es que probablemente los nicaragüenses ya se han adaptado a la crisis sociopolítica y los temores de un descarrilamiento cambiario han empezado a disiparse.

Bancos siguen llenos de dinero

Pero más allá de eso, lo cierto es que los bancos siguen llenos de liquidez.  Hasta el 31 de enero del 2020 la liquidez de los bancos representaba el 47 por ciento del total de los depósitos, apenas un punto menos comparado con el nivel alcanzado en diciembre del año pasado.

Ese grado de liquidez está muy por encima del 31.76 por ciento que había hasta marzo del 2018, un mes previo al estallido de la crisis política. Mientras que la liquidez ampliada, que es el dinero que tienen los bancos invertidos en instrumentos de corto plazo, como la compra de títulos valores, entre otros, anda en un 62 por ciento del total de las obligaciones con el público.

Pero ¿qué tipo de depósitos están captando los bancos? De los 44 millones de dólares que se recuperaron en enero, 43 millones de dólares fueron en moneda extranjera y un millón fue en moneda nacional. El hecho de que la banca ya esté empezando a recibir dólares del público, es otra señal positiva, tomando en cuenta que los saldos de este tipo de moneda han permanecido en negativo.

Lea también: Bancos de Nicaragua cerraron con un crecimiento en los depósitos del público en el 2019, pero los ahorrantes aún no confían a largo plazo su dinero

Los depósitos del público en manos de los bancos se clasifican en tres tipos: a plazo, que crecieron 17 millones de dólares; a la vista cayó un  millón de dólares;  y de ahorros captaron 28 millones de dólares, esto solo en enero de este año respecto a diciembre del 2019.

«Los ahorrantes están recuperando la confianza que se perdió con la crisis en el 2018, también ya observamos una recuperación de los depósitos a plazo que es algo que denota un buen aumento de la confianza, desde luego habrá que saber sobre los plazos que fueron colocados y vamos a seguir dándole seguimiento. Realmente todo indica que si la situación económica sigue así podemos estar observando esta captación de depósitos», indicó.

En promedio en cada mes del 2019 ingresaron tres millones de dólares a la banca nacional, mientras que en el 2018 salieron por mes 108 millones de dólares, lo que supone un ligero alivio para la banca, que se ha visto obligada a cerrar 112 ventanillas y sucursales en los últimos dos años para poder hacer frente a los estragos de dos años recesión.

Puede interesarle: El costo de la crisis política: bancos de Nicaragua pierden 112 sucursales y ventanillas en dos años de crisis. Más de 2,000 personas sin trabajo

Las cifras oficiales indican que entre el 31 de marzo de 2018 y el 31 de enero de 2020, los depósitos del sistema bancario disminuyeron un equivalente de 1,440 millones de dólares, lo que representa una reducción de 26 por ciento.

Hasta marzo de 2018, el Sistema Financiero Nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares, pero hasta el 31 de enero del 2020 habían descendido a 4,055 millones de dólares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: