Sandino no sería sandinista

Para PJChC, aunque en la guerra contra la ocupación militar de los Estados Unidos se cometieron errores e injusticias, como las hay en todas las guerras, “Sandino es el más grande héroe de nuestra Patria en los tiempos modernos"

Nicaragua, presos, defensores de derechos humanos

Pedro Joaquín Chamorro Cardenal (PJChC) aseguró que Sandino era nacionalista, pero no comunista. Así lo sostuvo y razonó en un editorial titulado “Sandino: Nacionalista, Pero Nunca Sandinista”, escrito con motivo del 29 aniversario del asesinato del héroe nacional y publicado en LA PRENSA del 23 de febrero de 1963.

Para PJChC, aunque en la guerra contra la ocupación militar de los Estados Unidos se cometieron errores e injusticias, como las hay en todas las guerras, “Sandino es el más grande héroe de nuestra Patria en los tiempos modernos, y su memoria debe de ser guardada con cariño en el corazón de todo nicaragüense”.

Reconociendo que “Sandino es un monumento a la dignidad de nuestra Patria”, PJChC exhortó a los nicaragüenses “que no debemos permitir que los comunistas, con quienes nunca comulgó, ensucien su memoria para utilizar el prestigio de su figura y lograr algún día con el pretexto de que combaten un imperialismo, entregar nuestro país a Rusia, como ha entregado (Fidel) Castro a Cuba”.

Lamentablemente, la exhortación de PJChC no fue atendida lo suficiente, y quienes precisamente aquel mismo año de 1963 pusieron el nombre “sandinista” a su movimiento armado para prestigiarlo y seducir a los incautos, en 1979 lograron su propósito de hacer una revolución que llamaron sandinista e impusieron una dictadura de orientación comunista, subordinada a Cuba y la Unión Soviética.

Significativamente, aquella dictadura de corte comunista disfrazada con el nombre sandinista fue derrotada por doña Violeta Barrios de Chamorro, precisamente la viuda de PJChC., en las elecciones del 25 de febrero de 1990 en las que ella fue elegida presidenta de Nicaragua.

Lamentablemente, por la fragilidad de las instituciones y falta de ética de algunos líderes democráticos, y por la pertinacia de la tradición cultural y política caudillista, los usurpadores del nombre de Sandino pudieron recupera el poder en 2007 y restauraron la nueva dictadura que indebidamente llaman sandinista.

Pero el pensamiento, las acciones e inclusive las ideas de Sandino para la reconstrucción de Nicaragua después de la guerra contra la ocupación militar extranjera, eran democráticas, nada tenían que ver con el mal llamado “sandinismo” que fue impuesto en los años ochenta y se volvió a imponer en enero de 2007.

De manera que así como PJChC dijo en 1963, que Sandino era nacionalista pero no comunista, ahora debemos decir que tampoco era sandinista, en el sentido de que su pensamiento y propósitos eran absolutamente ajenos y más bien opuestos a las dictaduras que se han disfrazado con su nombre.

“Yo no soy marxista”, dijo Carlos Marx a su yerno, Paul Lafargue, al saber que algunos anarquistas que andaban por equívocos caminos en Francia y otros países europeos, decían que ellos eran militantes marxistas.

Ahora, si pudiera, Sandino diría que él no es sandinista, al ver y conocer las barbaridades que se han cometido y se cometen en su nombre y bajo su bandera. Eso es un ultraje a la memoria de Sandino, que como dijera PJChC, tiene que ser guardada y honrada por todos los nicaragüenses patriotas y democráticos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: