General Julio César Avilés: «Debemos sabernos tolerar, abandonar el odio que solo daño trae»

General Julio César Avilés asume el mando del Ejército por tercera vez consecutiva, lo que llevaría a estar en el cargo 15 años.

Daniel Ortega estrecha el brazo al general Julio César Avilés. LAPRENSA/R. Fonseca

Al asumir su tercer período consecutivo como comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, el general Julio César Avilés Castillo, si bien evitó referirse directamente a la crisis sociopolítica del país, pidió a los nicaragüenses “abandonar el odio” para conseguir la estabilidad que garantice el desarrollo económico.

Avilés asumió este 21 de febrero otros cinco años más al frente del Ejército, cargo en el que fue prorrogado por el dictador Daniel Ortega, por lo que si bien le agradeció, el general no asumió un compromiso político con el régimen, pues en varias ocasiones de su discurso insistió en que los militares se apegarán siempre al mandato de la Constitución de la República.

“Cumplir con la Constitución es garantía de la institucionalidad de este Ejército, al servicio de los sagrados intereses de todos los nicaragüenses”, afirmó el general Avilés la noche del viernes.

La permanencia de Avilés al frente del Ejército ha sido criticada por diferentes sectores sociales y políticos, sobre todo por la posición que expresó en septiembre pasado, cuando en el acto del cuarenta aniversario del Ejército, el general se plegó al discurso del régimen orteguista de que las protestas sociales que estallaron en abril del 2018 fueron un intento de golpe de Estado contra Ortega y la vicepresidenta designada, Rosario Murillo.

Anoche Avilés se cuidó de no dar más elementos para que se cuestione la credibilidad del Ejército.

“Seguiremos altamente cohesionados, leales y sin dobleces, defendiendo los principios de independencia, soberanía y autodeterminación nacional, derechos irrenunciables de nuestro pueblo y fundamentos de la nación nicaragüense”, afirmó el general Avilés en el acto simbólico del traspaso de mando del comandante en jefe del Ejército.

El general Avilés asumió como comandante en jefe el 21 de febrero de 2010, por lo que debió entregar el mando el 21 de febrero de 2015, pero en 2014 el dictador Ortega lo reeligió para un segundo período de cinco años, por lo que su período se vencía en febrero de este año.

El continuismo del jefe militar lo propició Ortega al reformar en enero del 2014 la Ley 181 que rige al Ejército y del artículo 8 borró la frase “el Comandante en Jefe del Ejército no podrá ser reelegido”. Con esto abrió las puertas a la reelección indefinida del comandante en jefe, una práctica que igual ha promovido Ortega, empezando con él mismo quien está en el poder desde 2007.

Sin embargo Ortega enfrenta su peor crisis política e institucional debido a la masacre de la Policía y civiles armados contra las manifestaciones ciudadanas, que desde abril del 2018 han dejado al menos 328 asesinatos y se ha instaurado un estado policial coartando los derechos fundamentales del pueblo.

El general Avilés fue reelegido nuevamente por Ortega el 19 de noviembre de 2019, según el Acuerdo Presidencial 182-2019 publicado en La Gaceta, por lo que entregará el cargo en febrero del 2025, habiendo cumplido 15 años al frente del Ejército.

Tal vez consciente de que su permanencia al mando del Ejército causa recelo entre diferentes sectores, y aunque evadió hablar de la crisis sociopolítica y la recesión económica del país causada por la represión del régimen orteguista, Avilés mandó un mensaje conciliador.

“Al igual que la inmensa mayoría de nuestro pueblo, los miembros del Ejército de Nicaragua abrigamos la esperanza que juntos, seamos capaces de construir la Nicaragua libre, digna, justa y próspera, que nos merecemos. Todos pertenecemos a esta gran casa: ¡Nicaragua! Todos somos hermanos. Por lo tanto debemos sabernos tolerar, abandonar el odio que solo daño trae y comprender que lo mejor es convivir en armonía y en paz”, afirmó el general.

Enfatizó en su discurso en hacer un llamado a “todos los nicaragüenses a contribuir a mantener la seguridad, estabilidad y la paz” porque “son necesarias para el desarrollo de Nicaragua y como sociedad debemos contribuir a mantener esas condiciones”.

En su informe de gestión de los cinco años de período que terminó, el general Avilés resaltó el trabajo para garantizar la seguridad del territorio nacional y la lucha contra el narcotráfico y crimen organizado. “Todos estos esfuerzos hacen que Nicaragua siga siendo el país más seguro” de la región, afirmó.

 

 

 

 

El general Julio César Avilés Castillo asumió este viernes su tercer periodo como Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, en un acto protocolario realizado en la Plaza de la Revolución.

«En nombre de la Patria de Darío y Sandino, en correspondencia con nuestra Constitución de la República te entrego el bastón de mando de comandante en jefe del Ejército de Nicaragua», manifestó Ortega al general Avilés, quien posteriormente firmó el acta de toma de posesión de comandante en jefe.

Áviles enfatizó en su discurso en hacer un llamado a «todos los nicaragüenses ha contribuir a mantener la seguridad, estabilidad y la paz» porque «son necesarias para el desarrollo de Nicaragua y como sociedad debemos contribuir a mantener esas condiciones».

«Al igual que la inmensa mayoría de   nuestro   pueblo,   los miembros   del    Ejército   de   Nicaragua,   abrigamos   la    esperanza     que   juntos;¡seamos  capaces! de construir  la    Nicaragua  libre, digna,  justa y próspera, que nos merecemos. Todos pertenecemos a esta gran   casa: ¡Nicaragua! Todos   somos   hermanos. ¡Por lo  tanto!, debemos sabernos tolerar, abandonar el  odio que solo  daño  trae y comprender que lo mejor, es convivir  en armonía y en paz», afirmó el General Áviles.

El acto de traspaso de mando del Ejército Nacional inició al final de la tarde de este viernes. LAPRENSA/ Jader Flores

Ortega pidió inversión a EE.UU.

Apesar de que el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) le reclama al régimen de Daniel Ortega restablecer la democracia en Nicaragua y parar la represión contra la población, anoche el dictador le pidió inversión y dejar de criminalizar a los países flujos de inmigrantes.

“¡En el nombre de Dios! ¡En el nombre del mismo pueblo norteamericano! cambien su política por una política de paz, que tanto demandan nuestros pueblos. No criminalicen a nuestros pueblos, no criminalicen a los ciudadanos de pueblos hermanos que en la desesperación por la inseguridad creada por el narcotráfico, el crimen organizado, las pandillas que abastecen el mercado en los Estados Unidos” buscan ese país. “No criminalicen a los inmigrantes, aporten recursos, inviertan en estos países”, pidió Ortega.

Ausencia de delegación de Estados Unidos

Entre la lista de países que enviaron delegación al acto de traspaso de mando no se mencionó a Estados Unidos, ni por el general Avilés ni por el maestro de ceremonia.

Embajadores, jefes militares con sus familiares, funcionarios de los poderes del Estado, periodistas de medios de comunicación nacionales y agencias de prensa internacional se hicieron presente en la Plaza de la Revolución.

Además, tropas militares de las distintas divisiones también hicieron su ingreso a la Plaza de la Revolución, con lo que dio inicio el acto del traspaso de mando del Ejército.

En el acto simbólico, el general Avilés le entregó el bastón de mando al dictador Daniel Ortega. Pero posteriormente el bastón fue devuelto al general Avilés.

En su informe de gestión del período que termina, el general Avilés resaltó el trabajo para ganatizar la seguridad del territorio nacional y la lucha contra el narcotráfico y crimen organizado. «Todos estos esfuerzos hacen que Nicaragua siga siendo el país más seguro» de la región, afirmó Avilés.

Para sostener ese argumento, el jefe militar dijo que «los niveles de seguridad son altamente reconocidos por la comunidad regional» puesto que en Nicaragua, «no tenemos carteles del narcotráfico y crimen organizado, no somos bodegas del narcotrafico. No tenempos células terroristas ni hemos permitido grupos de sicarios».

Policía establece exagerado perímetro de seguridad

La Policía Orteguista (PO) estableció un perímetro de seguridad que inicia desde el sector de El Carmen, donde reside la pareja dictatorial Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, y que se extiende hacia la avenida Bolivar, siguiendo por el Complejo Judicial Central Managua, el Ministerio de Gobernación y el Ministerio del Trabajo.

Dicho perímetro de seguridad ha ocasionado largas filas de vehículos debido a que los policías interrumpen el tráfico para que pasen las tropas militares que serán parte del acto.

Avilés asumió el mando del Ejército el 21 de febrero de 2010, por lo que debió entregar el mando el 21 de febrero de 2015, pero en 2014, el dictador Ortega lo reeligió para un segundo período de cinco años, por lo que su período se vencía en febrero de este año.

Sin embargo, Avilés fue reelegido nuevamente por Ortega el 19 de noviembre de 2019, según el Acuerdo Presidencial 182-2019 publicado en La Gaceta, por lo que entregará el cargo en febrero del 2025, habiendo cumplido 15 años en el cargo.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: