Managua convertida en un «chiquero». Alcaldía mantiene basureros públicos atestados durante días

Ahora es muy frecuente ver basureros ilegales por doquier, sin que la comuna haga algo por frenar la  problemática, que amenaza la salud de las familias y que representa un riesgo en momentos en que es latente la amenaza de que el coronavirus llegue a Nicaragua, tras su rápida propagación en el mundo

Todos los días llegan carretoneros a distintos puntos de Managua a dejar basura en puntos ilegales. HOY/ Roberto Fonseca

Managua se ha convertido en una verdadera incubadora de epidemias. Desde que la alcaldía capitalina decidió instalar contenedores públicos para acopiar los desechos de la ciudad, estos permanecen atestados de basura, lo que a criterio de un epidemiólogo esto representa un riesgo para la salud pública y cuestiona que se haga más énfasis en otras multas, que en las que castigan a los que ensucian la ciudad.

La calle principal del barrio Isaías Gómez, Distrito Cinco de Managua, por ejemplo,  es un completo chiquero.  El contenedor de basura que la Alcaldía de Managua (Alma) colocó en ese lugar no es invisible para muchos. Y la pala recolectora de esta institución dejó de llegar dos veces al día, lo hacen una sola vez después de las dos de la tarde, lo que ha aumentado la proliferación de desperdicios.

Este, no es el único lugar de la capital, donde se puede observar tumultos de basura.  De hecho es muy frecuente ver basureros ilegales por doquier, sin que la comuna haga algo por frenar la  problemática, que amenaza la salud de las familias y que representa un riesgo en momentos en que es  latente la amenaza de que el coronavirus llegue a Nicaragua, tras su rápida propagación en el mundo. Ya está presente en 29 países.

«La Alcaldía debería de estar más pendiente en solucionar este problema que afecta sobre todo la salud de los niños y adultos de la tercera edad, también deberían de promover campañas, o bien  multar  a aquellos pobladores inconscientes que dejan la basura en cualquier lado, ignorando el contenedor,  lo peor es que con tanto viento que hay, se riega por todos lados, y todo lo que es plástico o papel, llega hasta las casas aledañas», dice Rigoberto Mora, habitante del barrio Isaías Gómez.

Mora, vive a pocos metros de ese basurero, cuenta que hay días donde la peste no se aguanta, «no podemos ni comer, porque da asco».

El poblador, dice que en varias ocasiones se ha reunido  con sus  vecinos y han hecho el llamado a las autoridades para que lleguen a limpiar el sitio y prohíban más desechos en el lugar, pero hacen caso omiso.

Otros puntos de Managua, donde la basura se ha proliferado son:  barrio Milagro de Dios, en este  sitio, hay más de cuatro basureros ilegales; también en el barrio Walter Ferreti, hay un basurero que se ha «tragado» la calle, exactamente de los semáforos de los mil metros, dos abajo, tres al sur.

En el parque de Villa Progreso, en la parte frontal, todos los días hay una montaña de basura. Y en la Pista el Dorado, tanto el cauce, como el contenedor que hay en la zona se mantiene sucio. Igualmente uno que está ubicado sobre la pista que conduce al mercado Mayoreo.

Además de la ineficiencia de las autoridades municipales, este problema del manejo de la basura forma parte de la educación de los nicaragüenses, quienes nos reflejamos ante el mundo así.  Según el epidemiólogo  Leonel Argüello, la basura la hemos normalizado como la violencia hacia las mujeres que se mira normal.

«Lo primero que tenemos que considerar es que la basura no es normal, no podemos naturalizar la basura, es algo absolutamente anormal, si no lo fuera no se tiraría y viviría con nosotros dentro de la casa, debemos estar conscientes que esa basura provoca enfermedades y mata gente, si logramos que el nicaragüense entienda que tirar una basura por muy pequeña que sea cuando vamos en el bus o en el carro, en el barrio o en el mismo cauce, o en lugares donde no se puede botar, hasta que hagamos conciencia que al hacer ese acto nosotros somos cómplices de producir enfermedades o muertes, no vamos a cambiar», manifiesta Argüello.

Carros y camionetas también llegan a dejar desperdicios al basurero del barrio Isaías Gómez. Foto/ Roberto Fonseca

«Tardan más en limpiar, porque es cuestión de minutos vuelve el chiquero, no hay nadie vigilando a esos carretoneros que vienen a dejar animales muertos, desechos de comida, no existe alguien que pueda multar a los conductores que vienen a dejar  sus porquerías, donde la gente que vive cerca es la única perjudicada, entonces qué estamos haciendo algo mejorar esto, absolutamente nada», expresa.

El especialista menciona que los seres humanos tenemos en las manos la capacidad de enfermar o matar gente. «Lo segundo es que existen varias leyes para controlar este problema, inclusive en la misma policía te cobran creo que son 300 córdobas si  te mira tirando basura, pero aquí les interesa más si te cruzaste la raya y no la basura que es mucho más peligroso porque causa enfermedades, porque cualquier basura se convierte en un criadero de mosquitos», refiere.

Otro problema que ha contribuido a la proliferación de este problema  son los basureros clandestinos, los cuales según el especialista nada de clandestinos tienen porque están a la vista y paciencia de todo el mundo, sin que las autoridades aplique la ley.

Se gastan enormes recursos para limpiar basura

«Son lugares que hay que cerrar, que es lo que pasa que la mano derecha bota basura y la izquierda la recoge, la Alcaldía gasta millones de dólares en estar limpiando los cauces, no solo eso ahora ponen hasta grúas más grandes para poder sacar la basura, ¿no es más fácil prohibir que boten la basura?, ¿no es más fácil multar? lo que pasa es que ningún gobierno quiere multar porque no quiere quedar mal con la gente y el problema aquí es que esa irresponsabilidad de tener basura nos hace como país gastar cantidades enormes en atención a enfermedades»,añade.

Elieth María Reyes, quien  trabaja todos los días recolectando plástico, vidrio  y cartón en el basurero del barrio Isaías Gómez dice que ella es testigo de la gran cantidad de gente que llega a botar basura y aunque ella, junto a otros compañeros tratan de decirles que la dejen en un solo punto los desechos, para por lo menos evitar que el viento la riegue,  no le hacen caso, más bien recibe ofensas.

Lea también: Alcaldía de Managua «ciega» ante proliferación de basureros ilegales en varios rincones de la capital

«Nos han  tratado hasta de linchar, nosotros andamos entre la basura, pero no nos gusta verla por todos lados, sabemos mejor que nadie las enfermedades que trae, a mis hijos los tuve que sacar del negocio porque solo graves vivían,  además que entre más regada esté (la basura), es más difícil para nosotros trabajar», dice Reyes.

Ella confirmó a LA PRENSA  que el equipo de limpieza  la Alcaldía llega solo una vez al día al lugar, «antes venía dos veces, incluso, hubo un tiempo donde permanecía aquí, pero ya no».

Para Argüello hay que educar con ejemplo. «Generalmente los seres humanos tendemos hacer lo que los demás hacen, cuando vas por un lugar y ves que la gente tiró cuatro basuras, te sentís en la libertad de tirar más basura, hay que educar con el ejemplo, en las escuelas no deberían permitir basura, hay que enseñarles desde chiquitos a los niños que la basura se recoge», dice.

La mayoría de cauces de Managua permanecen llenos de basura, lo que provoca problemas también durante la temporada lluviosa- La Prensa/ Roberto Fonseca

Qué produce la basura

Argüello menciona que la acumulación de basura produce un montón de cosas. «Desde cualquier mosquito que nace ahí que te da malaria o que te da dengue, chikungunya, zika, así mismo te puede dar parasitosis provocada por las moscas, enfermedades gastrointestinales y diarrea que mata, además el nido de ratones que transmite enfermedades, la más conocida es la leptospirosis, el ratón orina cae en los vasos y luego nos  enfermamos y te podes morir por hemorragia».

«La basura es lo más dañino que hay, si nosotros lográramos en este país eliminar la basura, lavarnos las manos con agua y jabón a cada rato, y hacer ejercicios, la salud sería totalmente diferente, pero la basura es uno de los principales problemas, la higiene es uno de los pilares de la salud, lo que pasa es que no tenemos conciencia, vemos la basura como una cosa natural, es una cosa absolutamente anormal y que debería ser penado con la ley», dice el especialista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: