Las grandes denuncias y los casos de corrupción más sonados reportados por LA PRENSA en sus 94 años

En sus 94 años, LA PRENSA ha denunciado los abusos a los derechos humanos, pactos políticos y actos de corrupción en todos los sistemas de gobierno que ha tenido Nicaragua

casos de corrupción, Nicaragua, noticias, Anastasio Somoza, Albanisa, INSS

Los millonarios préstamos con fondos del Seguro Social nunca fueron aclarados por el actual régimen orteguista. LA PRENSA/ Archivo.

Sin importar las consecuencias y sorteando la represión y la censura, ya sea en formato de denuncia o por medio de rigurosas investigaciones periodísticas, el diario de los nicaragüenses ha cumplido a cabalidad con su rol de fiscalizador del poder. Estas son algunas de las grandes denuncias hechas por LA PRENSA a lo largo de su vasta historia.

1935

La candidatura inconstitucional del general Anastasio Somoza García, impedido por ser sobrino político del presidente Juan Bautista Sacasa, al estar casado con Salvadora Debayle de Sacasa. La crónica de LA PRENSA destaca que la ambición de ser presidente de Somoza García era tan grande que incluso pensaba divorciarse temporalmente, para superar ese escollo.

1936

LA PRENSA reportó con amplitud los detalles del golpe de Estado del sobrino político del presidente Juan Bautista Sacasa, el general Anastasio Somoza García, jefe de la Guardia Nacional, con el respaldo de los Estados Unidos. El diario recogió el fracaso de una reunión entre Emiliano Chamorro, el presidente Sacasa y Somoza García, además fallido pedido del presidente Sacasa a Estados Unidos para que enviase una barcaza de guerra para poder equilibrar el balance de fuerzas con Somoza García, que contaba con el respaldo de la mayor parte de la Guardia Nacional. Sacasa finalmente no tuvo más remedio que exiliarse.

1946

LA PRENSA informa el anuncio de que Somoza García no se presentaría a las elecciones de ese año, aunque insiste en que la Constitución Política no se lo prohíbe. Sin embargo Somoza García impone como candidato del Partido Liberal Nacionalista a Leonardo Argüello Barreto, debido a que consideraba que sería un títere en sus manos. Todo esto en el marco de una fuerte represión de la Guardia Nacional en contra de protestas estudiantiles.

Anastasio Somoza García. 

1947

LA PRENSA denuncia el fraude electoral con el cual es electo el candidato de Somoza García, Leonardo Argüello Barreto. Sin embargo, luego que éste lo nombra como jefe director de la Guardia Nacional, Somoza García, el 26 de mayo de ese mismo año, derrocó a Argüello Barreto, debido a que se negó convertirse en el títere que Somoza García quería para sus propósitos. El Congreso Nacional nombró en el cargo a Benjamín Lacayo Sacasa.


El primer pacto político en Nicaragua

1948

LA PRENSA reporta el primer pacto político en Nicaragua, entre Anastasio Somoza García y Carlos Cuadra Pasos, que estableció reformar la Constitución Política para prohibir la reelección presidencial para un período inmediato, la disolución del Congreso y la convocatoria a una Asamblea Constituyente. Este pacto fue el antecesor del Pacto de los Generales (abril 1950) y el pacto Kupia Kumi (marzo de 1971)

1950

El pacto con Carlos Cuadra Pasos se acaba con el Pacto de los Generales, firmado entre Anastasio Somoza García y el general Emiliano Chamorro, el cual estableció un adelanto de las elecciones y anuló la prohibición de que un militar activo no podía ser candidato a la presidencia.

Le puede interesar: 14 pactos en la historia nacional

1951

LA PRENSA denuncia como el gobierno de Somoza García se rige por la adulación y el servilismo. Se obliga a los empleados públicos a dar cuotas para pagar banquetes con los que se agasajaba a Somoza García y financiar la construcción del monumento ecuestre que quedaba frente al antiguo Estadio Nacional, derribado por el pueblo en julio de 1979.

1955

Somoza García reforma nuevamente la Constitución, establece la reelección presidencial y que no puede ser candidatos a la presidencia militares que hubiesen estado activos seis meses antes de la elección, así como funcionarios públicos y magistrados de justicia, que hubiesen estado ejerciendo sus cargos seis meses antes de los comicios.


El torturador de la Guardia Nacional

1963

La Prensa denuncia las crueles torturas contra presos políticos perpetradas por el agente de la Oficina de Seguridad de la Guardia Nacional, Gonzalo Lacayo. Este posteriormente fue asesinado en 1967, en un operativo en el cual participó el actual dictador, Daniel Ortega.

1969

LA PRENSA denuncia una trama de coimas y favores políticos para explotar recursos naturales en la Costa Atlántica sin que estos generen ganancia alguna para las municipios de la zona. Se reportan compras sin control de tortugas marinas y operaciones de empresas pesqueras, que no aportan nada al fisco y no enfrentan ninguna regulación gubernamental a sus operaciones. También se reporta que se reducirá el presupuesto para la construcción de escuelas y se aumentará el destinado para la edificación de cuarteles para la Guardia Nacional.


El Kupia-Kumi

1970

Con un titular que citaba: «Pacto Kupia-Kumi, entre whisky, abrazos y risas», LA PRENSA reporta el nuevo pacto político, ahora entre el dirigente conservador Fernando Agüero Rocha y Anastasio Somoza Debayle. Este dio pie a la conformación de una nueva Asamblea Constituyente y la instalación de un Triunvirato para gobernar el país, hechos que se concretaron en marzo de 1971.


Negocio con la tragedia del terremoto

1973

LA PRENSA denuncia la secuela corrupta del terremoto de diciembre de 1972. El diario reporta los desvíos de la ayuda para los damnificados por la tragedia (93 millones de dólares establecen reportes de la época) por parte de oficiales de la Guardia Nacional.

Fotografías inéditas del caos que dejó el terremoto de 1972 en la ciudad de Managua. LA PRENSA/Fotos cortesía de Francisco López y familia. 

 

Somoza Debayle, junto a sus allegados, convierten la tragedia en un negocio. Crea un esquema que por medio del empresas y sociedades que administraban, haciendo uso de la información privilegiada a la que tenían acceso, adquiriesen tierras a precios bajos, para luego venderlos al mismo Estado por montos que superaron en algunos casos hasta cinco veces más el precio original de compra.

Lea además: El pacto Kupia Kumi

Estos terrenos eran los que el Estado disponía para construir las nuevas urbanizaciones que albergarían a los managuas que perdieron sus viviendas durante la tragedia. LA PRENSA también denunció que las empresas a cargo de la reconstrucción y edificación de los nuevos proyectos de vivienda, pertenecían a Somoza Debayle.


Plasmaféresis

1978

Escritos del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal denuncian el perverso negocio de Plasmaféresis. Un negocio inmoral en el que se compraba a 35 córdobas el medio litro de sangre de borrachines e indigentes, desde 1972 hasta 1978.

Fotografía de Plasmaféresis en operaciones. LA PRENSA/ ARCHIVO

El objetivo era separar el plasma de la sangre y exportarlo a Estados Unidos para convertirlo en medicamentos hemoderivados de altos costos. Su dueño Pedro Ramos, era un cubanoamericano anticastrista, a quien se le acusó de la muerte de Pedro Joaquín Chamorro, por las críticas del periodista y la serie de investigaciones donde pretendía demostrar la vinculación del cubano con Anastasio Somoza Debayle, a quien Chamorro acusaba de ser el verdadero dueño de la empresa.

La primera dictadura sandinista

En la década de los años 80, la primera dictadura sandinista estableció un férrea censura previa a LA PRENSA lo que sumado al bloqueo informativo, imposibilitó al diario denunciar las constantes arbitrariedades y atropellos cometidos en contra del pueblo.

Incluso, LA PRENSA fue cerrada por 451 días. Sin embargo, esto no impidió que en medio de la censura, LA PRENSA fuese eco de los reclamos y denuncias del pueblo por los abusos del sandinismo, como las operaciones de capturas de jóvenes para el Servicio Militar Obligatorio y la confiscación masiva de dinero por medio de la denominada Operación Bertha en 1988.


El retorno de la democracia

El triunfo de Doña Violeta Barrios de Chamorro en 1990 permite la instauración de la libertad de expresión y de prensa en Nicaragua. Esto dio pie a que LAPRENSA estableciera un proceso de desarrollo hacia un periodismo más incisivo y fiscalizador del poder político del país.


Los «cañonazos»

1994

Se revela la existencia de los denominados «cañonazos». El ingeniero Antonio Lacayo Oyanguren (q.e.p.d) denuncia que varios diputados sandinistas exigen el pago de miles de dólares por la entrega de propiedades confiscada por el régimen sandinista de los años 80. También se mencionó a políticos de diferentes partidos de haber recibido dinero del Secretario de la Presidencia de la República.

1997

Un reporte de LA PRENSA informa sobre una cuenta secreta en Miami del ex jefe del Ejército, general Humberto Ortega Saavedra. Fueron varios millones de dólares depositados en una cuenta que salió a relucir, cuando se divorciaron Martha y Martha Contreras, hermano de Ramiro Contreras, ayudante personal de Ortega.

Puede interesarle: INSS  prestó 12.6 millones de dólares a empresa recién creada

1999

El 14 de junio LA PRENSA informa que siete «hombres orquesta» tienen 30 puestos claves; son las manos, ojos y oídos del presidente Arnoldo Alemán Lacayo. El hermano del mandatario, Agustín Alemán, tenía el récord de ocupar seis puestos públicos diferentes. Además estaban las dietas y asesorías que estos recibían, que oscilaban entre los 2,000 y 3,000 dólares, aparte de sus sueldos como funcionarios.

LA PRENSA publica un frondoso «árbol genealógico» de Alemán en el gobierno en el que aparecen: José Marenco Cardenal, Oscar Tenorio Hernández, Agustín Alemán González, Amelia Alemán Lacayo, Luisa Amelia Tenorio Alemán, Lucía Cardenal, Alfonso Llanes Cardenal, Álvaro Alemán Lacayo, entre otros. También se publican las compras de terrenos en diferentes lugares del país, incluyendo las playas de Tola, Rivas.


Los «checazos»durante el gobierno de Arnoldo Alemán

2000

La Prensa publica la investigación periodística denominada Los Checazos, la cual se dividió en tres partes: Primero se revelaron las compras irregulares que realizó la Dirección General de Ingresos (DGI) a empresas inexistentes, cuyas direcciones estaban relacionadas con el hermano de Byron Jerez, el poderoso titular de la DGI durante el gobierno de Arnoldo Alemán.

Byron Jerez, actualmente diputado del APRE, platica con Edwin Castro. jefe de bancada del partido Frente Sandinista.  Jerez fue director de ingresos durante el gobierno de Arnoldo Alemán, y el epicentro de la investigación denominada Los Checazos. Jader Flores/ LA PRENSA.

Los cheques de la DGI pasaban por Multicambios e iban a parar a Asefinsa, presidida por Byron Jerez, o a empresas relacionadas con su hermano, Gerold Jerez. La DGI triangulaba notas de crédito Petronic a Iniser, y a otras instituciones públicas o privadas. Algunos de los fondos desviados sirvieron para pagar deudas privadas de sociedades vinculadas a Arnoldo Alemán.

2004

LA PRENSA presenta una serie de reportes de investigación sobre las irregularidades en el proceso de licitación y adjudicación de la carretera Ticuantepe-Masaya-Granada a una empresa de capital español llamada Hispánica cuya proyecto de atrasó considerablemente. Esto dio pie a una serie de reportes sobre otros proyectos de carretera que fueron adjudicados de manera polémica.


La segunda dictadura sandinista

La llegada al poder de Daniel Ortega supuso para LA PRENSA el enorme reto de informar sobre el manejo de los fondos públicos y la fiscalización del poder en medio de una política de Estado de restricción informativa, agresiones, amenazas y asedios de periodistas, además de bloqueos y presiones económicas para el diario.

Puede Interesarle: Los misterios sin resolver de Los Checazos

Eso no ha impedido que el diario, en medio de tantas limitaciones, continuará revelando el manejo corrupto que hace la segunda dictadura orteguista de los recursos de todos los nicaragüenses.

2007

Una misteriosa y desconocida empresa registrada en Panamá, denominada Kamusi, fue favorecida con una mega contrato por el Ministerio de Energía y Minas de Nicaragua de 500 millones de dólares para el suministro de energía. La publicación de la investigación de LA PRENSA detuvo la formalización del contrato. Fue el primer escándalo por corrupción que salpicó a la actual dictadura orteguista.

La fortuna de Tomás Borge Martínez

2010

Una serie de reportajes de LA PRENSA escudriñaron como el fundador del Frente Sandinista, Tomas Borge Martínez, aumentó su patrimonio considerablemente, al amparo de negocios privilegiados con el Estado, sin regulación alguna de ninguna entidad fiscalizadora.

Tomás Borge Martínez, fundador del Frente Sandinista. LAPRENSA/ Archivo,

2011

LA PRENSA reveló el oscuro proceso de salida de la empresa Glencore y el traspaso de las operaciones de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP) a una sociedad manejada por testaferros de Rafael Ortega Murillo, hijo de la pareja de dictadores Rosario Murillo y Daniel Ortega. Por este esquema corrupto, es que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2019 sancionó a Rafael Ortega Murillo y a la misma DNP.


El negocio petrolero de Albanisa

2012

Reportajes de LA PRENSA develaron las transacciones de la empresa Alba de Nicaragua (Albanisa), y la desaparición de cinco millones de barriles de crudo exportados a El Salvador, no registrados en las cifras oficiales. También revelaron las empresas que conformaron el holding de Albanisa, con operaciones en los sectores energéticos, forestales, ganaderos, hoteleros, combustibles, medios de comunicación y energía eléctrica.

Albanisa, el conglomerado que nació a la sombra del acuerdo petrolero con Venezuela. LA PRENSA/ Archivo.

2016

Una serie de investigaciones de LA PRENSA revelaron préstamos discrecionales con fondos de los asegurados que alcanzaron los 20 millones de dólares para construcción de edificios y complejos de apartamentos de lujo, para sociedades que se crearon meses antes del desembolso de los fondos.

Puede Interesarle: Los inolvidables de la masacre orteguista

2017

Diversos reportes de LA PRENSA revelaron la realidades de un proyecto anunciado con pompa por la dictadora Rosario Murillo: La puesta en operaciones de la planta de vacunas Mechnikov. Un proyecto negociado por Laureano Ortega Murillo que pondría a Nicaragua en el mapa mundial de las producción de vacunas de primer nivel. La planta fue inaugurada sin capacidad para producir una sola vacuna, pese a que en la misma se invirtieron 7.3 millones de dólares de fondos del Seguro Social para su puesta en operación.

 

La planta de vacunas Mechnikov. LAPRENSA/ Archivo

2018

En medio de la apretada cobertura a la represión de las protestas ciudadanas que se desataron en abril del 2018, LA PRENSA publicó una investigación multimedia titulada “los inolvidables de la masacre orteguista», un elaborado perfil de todas la víctimas por la violencia desatada por la dictadura de Daniel Ortega a través de la policía y los grupos de civiles armados por el régimen.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: