¿Por qué el desplome del crudo es «bendición» para negocios de Ortega y «castigo» para los hogares? No habrá baja en tarifa eléctrica

Dos gigantescas deudas del sector eléctrico con Caruna estarían detrás la decisión de Ortega de no trasladar el alivio de casi un 50% en el precio del crudo a nivel internacional a la tarifa de los consumidores. Esta es la explicación de por qué no baja la tarifa

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El fuerte alivio que el petróleo está generando a nivel internacional producto a la expansión del coronavirus, el régimen de Daniel Ortega lo estaría usando para pagar viejas deudas  que el Instituto Nicaragüense de Electricidad (INE) tiene con Alba-Caruna, que hasta el 2016 ascendía a 114.3 millones de dólares, la última vez que se informó públicamente sobre los abonos que se habían hecho desde el 2010. Nunca más se supo sobre el estado de este adeudo.

El ingeniero eléctrico Fernando Bárcenas, señala que con la caída brutal en el petróleo- que ayer cerró a menos de 27 dólares-  se pudiera aplicar una baja en la tarifa eléctrica de los nicaragüenses, pero recordó que Ortega a finales de 2016,  creó un mecanismo que arrebató a los hogares esa posibilidad, de aliviar la tarifa eléctrica, una de las más caras de Centroamérica.

“No se va aplicar reducción, ni en el pliego de marzo, ni en el abril, ni en el resto de los meses, porque hace dos años tiraron una ley donde dijeron no va haber nunca más un descuento, si acaso baja el precio del petróleo eso será trasladado al pago del financiamiento que hubo” entre 2010-2014, explicó Bárcenas.

Lea también: Régimen de Ortega se hace el «ciego» con petróleo a menos de US$30 y decide mantener en marzo invariable la tarifa eléctrica

El ingeniero eléctrico se refiere a la Ley 943, Ley de Reforma a la Ley 898, Ley de Variación de la Tarifa de Energía Eléctrica al Consumidor, la cual establece que “el monto que resulte de la diferencia entre el precio medio de venta al consumidor y el precio real de venta al consumidor, que constituya ahorro en la tarifa de energía eléctrica, se destinará al abono de la deuda total del sector eléctrico”. Esta ley entró en vigencia en el 2017, pero se aprobó en diciembre del 2016. (Ver infografía)

El origen de los opacos préstamos del INE

Todo comenzó en 2010, en pleno apogeo de Caruna, la caja chica del Frente Sandinista de Liberación Nacional y allegados a la familia presidencial Ortega Murillo.  La misma era la encargada de administrar gran parte de los fondos de la cooperación de Venezuela que se utilizaba para fines lucrativos.

En ese escenario entró el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), que recurrió a Caruna en el 2010 para contratar millonarios préstamos con la excusa que era para financiar el subsidio a la tarifa energética. En un inicio se vendió la idea que era parte del festín de la cooperación venezolana, pero luego el régimen sorprendió al anunciar que se debía pagar los adeudos.

Luego se conocieron los contratos crediticios y en el mismo se reveló que los primeros préstamos fueron  adquiridos entre  2010 y 2011, y hasta ese entonces sumaban 125 millones de dólares, tenían como condición de pago que el abono a la deuda se hiciera en la medida que la matriz energética se transformara con fuentes renovables.

En los años posteriores se consiguieron más créditos. Entre  2012 y 2013 se sumaron a la deuda antigua otros 73.37 millones de dólares, además dentro de las condicionalidades se incorporó otro elemento que hoy le pasa factura a los nicaragüenses: se darían abonos también cuando el petróleo bajara de precio.

En esa espiral de turbias contrataciones de deudas, en total el INE se endeudó con 198.55 millones de dólares, pero para el 2016 , luego de varios abonos, esta había descendido a 114.3 millones de dólares, luego de abonar desde 2014 unos 84.25 millones de dólares.

En junio de 2013  Caruna  decide incorporar a la deuda una tasa de interés corriente del ocho por ciento anual. También establece un cargo por mora del cincuenta por ciento del interés corriente “cuando se tiene recaudación por efecto de la disminución del precio medio de compra y estos pagos no sean realizados después de treinta días calendarios”.

El INE en el 2016 deja de publicar el estado de la deuda con Caruna y ese mismo año, en diciembre, el régimen de Ortega ordena a través de una reforma de ley que todo alivio o desvío tarifario en favor del consumidor se utilizaría para pagar ese adeudo, cuyo saldo actual se desconoce.

Lea además: Entra en vigencia el tercer recorte del subsidio eléctrico para los que consumen 150 kilovatios mensuales. Así se verá reflejado en tu factura

No habrá alivio

Bárcenas señala que dado a que no hay datos públicos, no se pude fiscalizar qué están haciendo con los desvíos tarifarios que salen a favor de los consumidores, pero cree que estos estarían yendo al pago de esa deuda, es decir a Caruna, que está de nuevo con el control de los petrodólares, luego de la liquidación de Bancorp tras las sanciones de Estados Unidos.

“Ellos agarraron el dinero y no están diciendo, fíjate que ya no me debés, fíjate que ya te pasaste (del pago de deuda), esa contabilidad del financiamiento a la tarifa no se sabe, pero la ley es clara y dice no va haber más descuentos tarifarios y lamentablemente cuando se aplicó nadie dijo nada”, expresó Bárcenas.

Y ahora que el crudo está a nivel más bajo desde el 2008, el régimen de Ortega se hace de la vista gorda con el alivio. Y en marzo de este año el INE  decidió mantener la tarifa eléctrica, es más revisó el pliego solo para incorporar el deslizamiento de la moneda, por lo que la factura saldrá más cara.

Puede interesarle: Nicaragua heredó de Hugo Chávez deudas millonarias y promesas incumplidas

Otras deudas millonarias que estarían siendo pagadas

Pero además de la deuda que tiene el INE con Caruna, desde el 2010 hasta el 2018 de manera disfrazada el Gobierno  contrató más  millonarios préstamos bajo el argumento de garantizar la soberanía energética a Nicaragua.

Resulta que también entre 2010 y 2018, bajo el argumento de garantizar la soberanía eléctrica, el régimen de Ortega  creó  otro bolsón de  deudas por 681.6 millones de dólares, que precisamente aparece registrado en los informes de cooperación externa del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Estas deudas fueron contratadas por  la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel), la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) y empresas generadoras, según informó LA PRENSA en el 2018, con base a reportes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y confirmadas con informes del BCN.

Albanisa, que en su momento controló el negocio de las importaciones de fuel oil, abastecía con este producto al crédito a las plantas generadoras ligadas al consorcio de Alba Generación, de ahí parte de la gigantesca deuda, que también se estaría pagando con el alivio del petróleo.

De hecho César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), manifestó ayer que estos préstamos posiblemente se le dieron a Alba Generación, porque asegura que los generadores privados nunca han recibido préstamos de la cooperación venezolana.

En su momento, un economista explicó que  nunca estuvo claro quién y cómo se pagarían estas deudas y financieramente los deudores solo podrían hacerlo con base en sus ingresos, que provienen de las tarifas, o quizás trasladándolas parcialmente al presupuesto a través de asunción de adeudos.

De esta manera Caruna- donde está la cooperación de Venezuela- estaría recibiendo flujos de liquidez tanto por el pago de la deuda por subsidio eléctrico y el adeudo por soberanía energética. De ninguna de las dos deudas se sabe cuánto se ha pagado ni cuándo se cancelarán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: