Coronavirus destroza los planes turísticos para Semana Santa en Nicaragua

El sector tiene pocas esperanzas de que haya movilización de viajeros nicaragüenses al interior del país en Semana Santa. Canatur ya tiene estimación millonaria de pérdidas y los hoteles están completamente vacíos. Turistas internacionales cancelan reservaciones. Este el panorama del sector

Mientras los casos de coronavirus se siguen expandiendo a nivel mundial, la cuarentena que han aplicado los diferentes países y la que se ha implementado de manera voluntaria en los nicaragüenses, trae incertidumbre al sector turístico, que tenía la expectativa de mantenerse este año con la afluencia del turismo centroamericano y nacional.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) manifestó que las pérdidas aún no han sido cuantificadas, pero preliminarmente se esperaría una merma de más de 10 millones de dólares, tras la expansión de la pandemia del Covid-19, que ha cobrado la vida de 17,241 vidas en 186 países a nivel mundial. Hasta este martes se registran más de 400,000 infectados.

“No tenemos cálculo aún, pero el turismo que esperábamos en Semana Santa eran 70,000, estamos hablando de unos 10 millones de dólares solo en esos días, pero si tomás los días previos la pérdida es mayor, habría que hacer otro cálculo”, dijo Valenti.

Según el anuario estadístico del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) del 2018, en marzo, que incluyó Semana Santa, vinieron al país 195,753 visitantes al país, 15,009 personas más que en el mismo periodo del 2017, cuando visitaron 180,744 personas.

Lea además:Turismo requiere más de una década para volver a brillar con su marca «Nicaragua, única…original»

El turismo centroamericano es el que tiene más peso en las estadísticas, según los datos de Intur, de las 195,753 visitantes, el 65.5 por ciento vino de la región, es decir unos 128,789 turistas. Esto refleja el golpe que tendrá para el turismo nicaragüense que los gobiernos de la región hayan cerrado sus fronteras y aumenta más el agobio financiero que este sector vive tras el estallido de la crisis política en abril del 2018.

¿Qué pasa con el turismo centroamericano?

Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), reconoció que la situación está complicada para el sector turismo.

“Nosotros nos habíamos trazado una meta de 160,000 turistas extranjeros por todo lo que ha había hecho, ahora con esta situación este sector va ser golpeado de nuevo, lógicamente con esto (de la pandemia) los turistas no quieren salir de visita a otros destinos y aunque quieran hacerlo hay muchas restricciones de las líneas aéreas, de los países de origen», dijo Torres.

Se espera que en abril al menos seis de las nueve aerolíneas ya hayan dejado de operar, luego que los gobiernos en América Latina anunciaran el cierre de sus aeropuertos para hacer frente al aumento del coronavirus. Centroamérica no ha sido la excepción.

Torres recuerda que  «7 de cada 10 turistas que vienen son de Centroamérica y la situación en Centroamérica es complicada, si bien es cierto que 7 de 10 turistas que vienen de la región no vienen por turoperadora, sino que vienen por cuenta propia, la verdad es que todas las fronteras están bloqueadas”.

De hecho Costa Rica ya advirtió a los nicaragüenses que residen en ese país que quitará residencia a las personas que durante Semana Santa decidan violentar la cuarentena, lo que afecta principalmente a connacionales que para esa temporada vienen a pasar vacaciones.

Lea también: Recuperación del turismo que pregona el régimen de Daniel Ortega aún no llega las empresas. Sector espera un mejor 2020

Ni el turismo nacional

El sector nicaragüense tampoco tiene la esperanza en el turismo local, porque si bien el Gobierno no ha impuesto cuarentena, lo cierto es que las mismas personas se han refugiado en sus hogares para evitar cualquier contagio.

“En el caso de turismo nacional hay un problema de consumo, la curva se nos ha caído un 25 por ciento, solo se ha disparado el consumo de alimentos básicos, medicinas y productos de higiene personal”, aseveró.

Torres espera que la gente salga, “pero no como fue en el 2019, que la gente si visitó las playas, vamos a tener visitación, pero mínima”.

Cierre de locales turísticos

Esta situación ha llevado al cierre temporal de algunos lugares y otras trabajan a mediogas.

“En las consultas que he estado haciendo con los empresarios se han visto bastantes empresas que han cerrado temporalmente, en el principio lo que hemos podido recabar es que las empresas están cerrando porque están recibiendo cancelaciones de turismo internacional como de turismo nacional, incluso por ejemplo lugares como la Isla de Ometepe, San Juan del Sur, bastantes establecimientos han cerrado por  las medidas de prevención y por la cancelación de reservas”, sostuvo Valenti.

Puede interesarle: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

Claudia Aguirre, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), manifestó que las pocas reservaciones que tenían las turoperadoras han sido canceladas.

“Las reservaciones que se tenían se han cancelado, nosotros antes de esta situación estamos haciendo un trabajo de revisión porque de 43 turoperadores habíamos quedado 30 activos, y ahora no sabemos cuántas están activas”, expresó.

Hoteles pequeños con cero ocupaciones

René Sándigo, vicepresidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua (Hopen) manifestó que desde la semana pasada los hoteles han quedado sin huéspedes.

“Por el momento la mayoría está en un cinco por ciento o menos de ocupación, eso es a nivel general: no estamos quedando sin clientes y ya perdimos las perspectivas de negocio de abril y mayo, y solo esperamos que después de estos meses empecemos lentamente a trabajar y a recibir huéspedes, dijo Sándigo.

No obstante, el representante gremial señala que algunos negocios se encuentran abiertos con operaciones al mínimo para evitar despedir al personal.

“En nuestro caso hemos tratado de mantener al mínimo las operaciones aunque no tengamos huéspedes, para no mandar el personal al desempleo. En Granada los hoteles están en cero por ciento de ocupación, pero vamos a seguir abierto hasta donde aguantemos, pero además mantenemos las medidas de higiene”, agregó.

El turismo nicaragüense antes de la crisis era considerado un pilar de la economía, pero tras la explosión social en abril la imagen del país se dañó alejando al turismo internacional, luego el turismo se vio afectado por las políticas fiscales y los altos costos de la energía  y este año el sector tenía la expectativa de que mejorara la afluencia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: