Zona de Strikes: Lesión de Syndergaard, duro golpe a los Mets

La temporada aún no inicia y no se sabe cuándo arrancará, pero cuando suceda, los Mets no van a tener a Noah Syndergaard, un pilar en su rotación

Vicente Padilla, zona de strikes, beisbol

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

No se sabe cuándo se podrá jugar, pero cuando eso ocurra, los Mets de Nueva York van a sentir la ausencia del espigado Noah Syndergaard, quien necesitará una cirugía reconstructiva Tommy John, relevó el equipo.

Esto es grave en cualquier momento, incluso ahora en medio de esta pausa provocada por el coronavirus. Para una recuperación, se requiere de 12 a 18 meses, por lo general, y no hay garantías de nada. La clave es la rehabilitación.

Y aunque las estadísticas de Syndergaard no lo muestren como una estrella (47-30 y 3.31 en su carrera), siempre hay grandes expectativas en él por su materia prima, a la vez que tiene solo 27 años de edad y se considera que pronto haría explosión.

Conocido como “Thor” por su parecido al actor australiano Chris Hemsworth, una de las estrellas en Los Vengadores, Syndergaard lanza a 97.8 millas por hora su recta y a 90.8 su slider, pero en  promedios.

En ambos disparos es el lanzador más rápido de las Mayores entre los abridores. Tiene 6’6 de estatura y pesa 240 libras. Llegó a los Mets en el 2012 a cambio del nudillista R. A. Dickey desde los Azulejos de Toronto.

Y aunque aún no llega a 15 victorias, se consideraba que ahora entraría a la mejor fase de su carrera, pero la lesión lo ha estropeado todo. Un balance de 14-9 y 2.60 en el 2016 ha sido lo mejor en su carrera, con 218 ponches en 183.2 innings.

En febrero pasado, en una entrevista con ESPN, Noah, quien será agente libre luego del 2021, indicó que deseaba seguir las huellas de Gerrit Cole, el estupendo lanzador firmado por 324 millones de dólares por los Yanquis.

Y es curioso, pero en sus primeros cuatro años, Cole tenía idéntico balance que Syndergaard (47-30) aunque al llegar a los Astros lo vimos transformarse en un lanzador de primera línea y ahora cobra como una súper estrella.

Eso mismo pretendía el espigado diestro de los Mets, pero ahora todo cambió y lo esencial será recuperarse de la cirugía, que hoy en día es un procedimiento común y con un 83 por ciento de éxito en los atletas a quienes se les realiza.

En los Mets, donde Jacob deGrom es el líder entres los lanzadores, Syndergaard iba de segundo, delante de Marco Stroman, Rick Porcello y Steven Matz. Ahora habrá que añadir a Michael Wacha.
Así que “Thor” va a pausa forzada. Vuelve en 2021.

La semana pasada, otro «as» como Chris Sale, de los Medias Rojas de Boston, también fue diagnosticado con una ruptura en el ligamento ulnar lateral y se determinó que requiere una cirugía Tommy John, pero aún no se le practica.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: