El coronavirus y los precios del café

China ha cerrado mas de 2,000 cafeterías de la multinacional estadounidense Starbucks, al igual que otros locales de grandes cadenas nacionales

Edwin J. Ruiz González

Para efectos de consumo de café, los países productores consumimos aproximadamente un 30 por ciento (mayormente Brasil) y la industria el 70 por ciento de la producción mundial; como referencia, en 2016 las modalidades de consumo en Estado Unidos fueron 4 por ciento en viajes, 10 por ciento con las comidas, 16 por ciento en los trabajos y el 70 por ciento en las casas.

Dicho esto, transando con precios de venta por debajo del costo de producción y las fincas existentes o sobrevivientes que poseen limitada asistencia, lo que se desencadena es una reducción de la capacidad productiva provocando un detrimento gradual del recién superávit de 2.5 millones de sacos estimado con la enorme cosecha de Brasil 20-21; y como si la agonía de origen no fuera suficiente, aparece el coronavirus agrediendo frontalmente a este rubro.

China ha cerrado mas de 2,000 cafeterías de la multinacional estadounidense Starbucks, al igual que otros locales de grandes cadenas nacionales. Este daño no es únicamente para cafés arábigos, ha embestido también a robusta. La bolsa de Londres también cayo más de 14 por ciento desde mediados de diciembre. La salvedad es que China no consume mas que el 2 por ciento de la demanda mundial, en su mayoría de café soluble, así que una reducción en el consumo del mercado de China representaría mayor riesgo para el mercado robusta, aunque en los últimos 10 años ha triplicado sus importaciones y su potencial para origen era alentador. Pero el coronavirus lapida el deseo de origen por conquistar este mercado; en consecuencia el consumo se ha visto frenado producto del pánico o la prudencia, usted elija. Sería ideal conocer el dato de reducción de consumo producto del coronavirus en los países de la industria y su consecuencia en el consumo proyectado entre 1.5 por ciento y 2.5 por ciento para el 2025.

No puedo omitir expresar que, empresas cómo “UberEATS” y otras empresas con logística de entrega a domicilio o “delivery” están explotando este servicio, frenando —en parte— la caída del consumo de esta bebida milenaria. Aun así los mercados asiáticos como Japón, Corea del Sur y Taiwán no vaticinan cifras de incremento de consumo este 2020. De ser así, veremos combatir los anticuerpos del sistema inmune del mercado con el coronavirus en una lateralidad de los precios internacionales entre US$90 y US$120 durante este año; siendo optimistas, si el consumo mundial no declinara o al menos se mantuviese y continuara el deterioro de la capacidad productiva en origen, entonces, la bolsa de Nueva York descontaría anticipadamente en alineación de las variables de oferta y demanda, estimulando un efecto dominó en este año que nos podría llevar a superar los frustrados US$140 de finales de 2019.

El autor es especialista en Mercados de Futuros y Opciones
edwin.ruiz@advisetrading.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: