El riesgo de ser opositor en Wiwilí, Jinotega. Tres funcionarios liberales de la alcaldía han sido asesinados a balazos

Los tres hombres eran reconocidos opositores liberales, por lo cual los críticos del régimen no dudan en señalar que sus muertes se deben razones políticas

Néstor Uriel Aráuz, Óscar Noel Herrera y Rommel Amed Hernández. LA PRENSA/Fotos tomadas de las redes sociales

Tres funcionarios de la Alcaldía de Wiwilí y miembros del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), en el departamento de Jinotega, han sido asesinados a balazos en diferentes momentos. Los crímenes ocurrieron en el contexto de la crisis que vive el país desde abril de 2018, cuando comenzó la represión armada del régimen de Daniel Ortega contra las protestas civiles que demandan su salida del poder.

Los tres hombres eran además reconocidos opositores a Ortega, por lo cual los críticos del régimen no dudan que sus asesinatos fueron por razones políticas. Los opositores locales no quieren hablar con los medios de comunicación sobre las conjeturas de los asesinatos, porque en este municipio ya se ha vuelto un riesgo mortal ser un crítico del régimen de Daniel Ortega.

El diputado del PLC, Máximino Rodríguez, manifestó este miércoles que el partido gobernante, Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) es una «pandemia» que ha causado decenas de muertes. «El Frente Sandinista, que es el principal sospechoso de todos esos asesinatos, ha caído en una situación de desesperación y del fanatismo que no le importa la vida de los demás», dijo el legislador Rodríguez.

Antes de las elecciones municipales de 2017, la Alcaldía de Wwilí estaba en manos del FSLN, pero después de esas votaciones, los opositores participaron unidos y recuperaron la alcaldía. En esos comicios de noviembre de 2017, fue asesinado un fiscal del PLC, Elías Pineda Blandón, en medio de la inconformidad de orteguistas ofuscados, porque perdieron esas elecciones. La Policía nunca investigó el asesinato de Pineda. En esas elecciones municipales hubo cinco muertos y más de 30 heridos a nivel nacional.

Elías Pineda Blandón, fiscal del PLC en Wiwilí, Jinotega, asesinado en las elecciones municipales de 2017. LA PRENSA/CORTESÍA

Rodríguez dijo que después de los acontecimientos de abril de 2018, los sandinistas se han dedicado a identificar a quienes participaron en las protestas contra el régimen de Ortega, y como Wiwilí es un pueblo pequeño, se les ha hecho fácil.

El diputado dijo los militantes del FSLN pretende eliminar a los opositores y a los funcionarios liberales, para recuperar la administración de ese municipio, además que acusó a la Policía local de estar en contubernio con los sandinistas, como ocurre a nivel nacional.

Alcaldía de Wiwilí nunca ha trabajado en paz

Jorge Blandón, oriundo de Jinotega, trabajó durante seis meses en la transición de la alcaldía de Wiwilí, en la área de Recursos Humanos, y conoció a los tres funcionarios que ahora están muertos.

Blandón asegura que en esa alcaldía desde el comienzo se ha trabajado bajo amenazas y asedio de los sandinistas. Él, particularmente, tuvo que salir de ese municipio por el riesgo que implica ser opositor en ese territorio.

«Nunca, desde que esa alcaldía pasó a manos del PLC, se ha podido trabajar en armonía, en paz. Siempre ha existido la zozobra, el miedo, el temor, porque las amenazas han sido constantes», manifestó Blandón, quien ahora es enlace la Unidad Nacional Azul y Blanco en Jinotega.

Lea También: Los paramilitares, la estructura paralela para la represión letal en Nicaragua

El caso más reciente es el Rommel Amed Hernández Vega, de 24 años, quien era responsable de la Unidad de Adquisiciones en la Alcaldía de Wiwilí. También era miembro de la Unidad Nacional, quienes denunciaron su asesinato. Fue asesinado a balazos el pasado domingo 22 de marzo, en el muelle a orillas del río Coco, en el municipio de Wiwilí.

Rommel Amed Hernández, de 24 años. LA PRENSA/CORTESÍA

La versión preliminar que ha trascendido apunta que la víctima estaba en su carro en el muelle cuando dos sujetos pasaron en una moto y uno de ellos le disparó, huyendo con dirección incierta.

Sobre este caso la Policía Orteguista reportó la captura de uno de los supuestos autores.
El sospechoso es Erick Garmendia Díaz, de 28 años. Todavía está prófugo Bayardo Sánchez Galeano, de la misma edad.

2019: Asesinan al director de una depedencia de la Alcaldía

Néstor Uriel Aráuz Moncada, de 41 años, director del Área de Servicios Municipales de la Alcaldía de Wiwilí. Fue asesinado a balazos, la noche del jueves 21 de febrero de 2019, en el sector conocido como El Jicote. Salió cerca de las 7:30 de la noche de la Alcaldía. Se dirigía hacia su casa en una moto que tenía asignada. En el trayecto fue interceptado por desconocidos que le dispararon y huyeron.

Néster Uriel Aráuz Moncada, de 41 años. LA PRENSA/CORTESÍA

El cuerpo presentaba al menos cuatro impactos de bala, según los testigos que vieron el cadáver.Se descartó el robo porque el cuerpo fue encontrado junto a la moto en la que se movilizaba, aún cargaba una mochila, y un celular y el casco de protección quedó cerca de sus pies.

La muerte del asesor legal en 2018

Óscar Noel Herrera, de 40 años, era asesor legal de la Alcaldía de Wiwilí. Fue asesinado con arma de fuego, la noche del domingo 7 de octubre 2018, en el bar conocido como El Hoyo, ubicado frente al parque de ferias de Wiwilí.

Óscar Noel Herrera, de 40 años. LA PRENSA/CORTESÍA

Los eventos ocurrieron a las 9:30 p.m. Un sujeto encapuchado, sin mediar palabras, le disparó dos veces en el pecho y luego huyó.La nota de prensa emitida por la Policía indica que un sujeto “no identificado” le disparó a Herrera “sin mediar palabras”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: