Violación en colegio de Las Esquinas a niño de cinco años quedaría impune

El agresor fue identificado, pero tiene 13 años y la Policía le dijo a la familia que no podían hacer nada

Cuando ocurrió el hecho la Policía realizó las investigaciones en el colegio. HOY/Cortesía Stereo Romance

Una violación ocurrida el pasado 27 de febrero en uno de los baños del Colegio Público Pedro Joaquín Chamorro, en la comunidad Las Esquinas, Carazo, podría quedar impune, porque la Policía dijo a familiares del niño abusado, que el agresor es un adolescente de 13 años.

Según familiares del menor, quien estudiaba el tercer nivel de preescolar y tiene 5 años, a un mes desde el hecho la Policía lo único que les dijo es que el caso «está cerrado… no se hizo nada en el caso, así quedó eso. No nos han resuelto nada, no dice nada la Policía», afirma una tía del niño.

Una prima del niño también dijo que «ya está esclarecido, saben quién fue, dónde fue. Pero lo dieron por cerrado».

Puede interesarle: Profesor que fue premiado entre mejores docentes del país es acusado de violación

Las autoridades informaron a los padres del menor que el abusador es un adolescente de 13 años de una comunidad cercana, que había estudiado en ese colegio, pero que fue expulsado el año anterior. A pesar de eso, el adolescente entraba al centro, aunque no era estudiante activo del mismo.

Maestras dijeron que abuso ocurrió en casa

«Solo nos tomaron entrevista a toda la familia que dónde había pasado, donde había sido, incluso las maestras de la escuela dicen que fue en la casa, pero la Policía investigó y dicen que fue en la escuela», explicó la tía del menor, quien añadió que al parecer el adolescente tenía antecedentes por el mismo tipo de delito con una niña, «pero la directora de centro le dijo a mamá que se callara, que no dijera nada, que se quedara en silencio en eso, y así quería hacer la directora con nosotros, pero nosotros no nos quedamos callados».

El menor ya no estudia en la escuela donde ocurrió el hecho. HOY/Cortesía Stereo Romance

El día del abuso, el menor fue al baño y el abusador estaba ahí. Luego el niño de cinco años se fue llorando a su casa y al preguntarle la tía qué había ocurrido, le contó lo que le había hecho el adolescente y describió a su agresor. La tía lo revisó e inmediatamente fue al colegio a denunciar el caso, pero ahí le dijeron que el hecho no había ocurrido dentro del centro.

La Policía llegó a investigar el caso, incluso llegaron oficiales desde Managua, conoció la familia.

No hay reformatorios en el país

«Nos dijeron que el caso está cerrado porque no se le puede hacer nada porque es menor de edad, eso es lo que sabemos, lo que nos dicen pues a nosotros», manifestó la prima del niño.

«Por lo que dicen que no hay un reclusorio, supuestamente la Policía dice que no hay en Nicaragua, no hay eso para meterlo a él», agrega la tía.

Lea también: Acusarán a hombre por violación a niño de 12 años en barrio de Managua

El abogado Manuel Nicaragua explica que en la justicia penal de adolescentes si el adolescente es menor de 12 años no se puede juzgar.

“De 12 a 15 años son sujetos a procesos (penales), pero no pueden imponérsele medidas privativas de libertad (mandarlos al sistema penal), si ya tiene 15 años entonces sí se le sigue otro proceso y pueden imponerse sanciones», explica el litigante.

En materia de justicia penal de adolescentes la pena máxima es de seis años, no importa si el delito cometido es violación, asesinato u homicidio, esa es la sentencia máxima que puede recibir el acusado.

Mientras que de 15 a 18 años se pueden juzgar e imponer medidas privativas de libertad.

Algunos padres sacaron a sus niños del colegio después del abuso. HOY/Cortesía Stereo Romance

En este caso de violación al niño de cinco años, el abogado considera que sí se puede juzgar, «implica una acusación, implica llevar un proceso pero la sentencia que se va poner no puede privársele de libertad, por lo general se establecen medidas correctivas, medidas educativas, como es el incluirle en el sistema educativo, incluirse en el sistema de atención psicológica, porque un niño por naturaleza no delinque, hay que ver el entorno social, hacer los estudios psicosociales, y en el peor de los casos lo que puede haber es inclusión en el sistema de reformatorio, aunque así lo manda la ley,  en el país no existen centros de rehabilitación de menores, si no que son centros de carácter privado como son los Remar u otros».

Dijeron que iban a acusar

Aunque la Policía dijo que el caso estaba cerrado, la Fiscalía había dicho a la familia que iban a acusar al adolescente en los juzgados.

«El papá fue a preguntar a juzgados de Diriamba. Pero le dicen que le iban a dar fecha de primera audiencia, ese lunes les dijeron que les iban a avisar y ya tiene como un mes eso, no le han avisado nada… Se llama a un número que les dieron y les dicen que les van avisar, pero no les dan fecha. Se oyen los rumores y todo que el caso ya está cerrado, lo único que saben decir es que está esclarecido, se confirmó quién fue y adónde fue», explica la prima del niño.

Lea además: En San Marcos, alumnos pagan cinco córdobas por usar el baño de su colegio

La víctima ha tenido que recibir tratamiento por un mes, dado por médicos de un hospital. Pronto tiene una nueva cita. También recibió consulta psicológica.

Aunque la ley establece que el adolescente puede ser enviado a un reformatorio, en Nicaragua no existen estos centros. HOY/Istockphotos

La tía del menor pide justicia, «eso es lo que queremos y pedimos como familia, porque a como anda él suelto ahí… Lo que hizo no queríamos que quedara así».

Mientras que la prima del niño ve lo que ha pasado como ilógico, ya que dice que «a él (agresor) lo están protegiendo por lo que es menor de edad que tiene 13 años, y dónde queda la protección del niño de cinco años que fue el afectado. Lo protegen a él y no protegen al afectado. No hay justicia, no hicieron justicia», finaliza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: