Del 0 al 12, trece marcas inolvidables del beisbol nicaragüense

Mientras el mundo lucha por vencer la pandemia del coronavirus, desempolvar los récords se ha puesto de moda y aquí les dejamos varias marcas llamativas.

Próspero González tiene el récord de seis temporadas de 20 o más vuelacercas en los campeonatos nacionales de beisbol de Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

Mientras el mundo lucha por vencer la pandemia del coronavirus y regresar a la normalidad, desempolvar los récords se ha puesto de moda en estos días y aquí les dejamos varias marcas llamativas de los campeonatos nacionales de beisbol de Nicaragua.

0 jonrones. Nadie la sacó la pelota del parque a Julio Moya, durante 345 innings entre 1983 y 1985, y en su carrera nunca le conectaron más de dos cuadrangulares en una campaña, excepto en  la explosiva campaña de 1978, cuando le dieron 10. De por vida le conectaron un jonrón cada 41 innings, lo que es asombroso.

Lea además: Varios récords de Nicaragua son mejores que los de la liga cubana de beisbol

1 únicos en su clase: Adolfo Álvarez y Porfirio Altamirano ganando lideratos de bateo y picheo. Álvarez fue líder en efectividad en 1981 con 1.49 y 1983 con 1.28, para luego ser campeón de bateo en 1987 con .377. En tanto, Porfirio fue triple corona de pitcheo en 1977 (21 victorias, 143 ponches y 1.47 en efectividad) y al mismo tiempo fue el máximo jonronero con 18.

2 lanzadores, Porfirio Altamirano y Diego Sandino, ganaron dos triples coronas de pitcheo cada uno. El “Guajiro” las consiguió en años consecutivos (1977 y 1978) con el Estelí, mientras que Sandino lo hizo en el 2000 con León y en el 2007 con Granada.

3 bateadores cruzaron la barrera de las 100 carreras empujadas con bate de aluminio en una temporada: Ernesto López con 117 (1978) y 111 (1977), Nemesio Porras 111 (1993) y Juan Cabrera 100 (1993). Con madera, solo lo ha logrado Juan Carlos Urbina con 112 en 2016.

4 triples coronas de bateo acaparó el “Bambino” Pedro Selva en un período de cinco años. Tres de ellas fueron construidas con bate de madera y en años consecutivos (1971 a 1973) y la última con aluminio (1975), aunque algunos aseguran que Selva utilizó más la madera que los “fierros”.

5 temporadas de 400 puntos, es una hazaña que solamente ha sido posible por el fino bateador Nemesio Porras, en las temporadas de 1991 (400), 1992 (439), 1993 (402), 1996 (411) y 1998 (429).

Lea también: Berman Espinoza camino al reinado de ponches, sube al cuarto lugar

6 temporadas de 20 o más jonrones es una marca que pertenece al chinandegano Próspero González, quien comenzó su cosecha con 26 vuelacercas en 1990 y siguió con 22 en 1991, 20 en 1992, 22 en 1993, 26 en 1997 y 23 en 1999.

7 títulos de jonrones capturó el “Tiburón” Ernesto López durante su explosiva carrera. Fue el máximo tumba cercas en las temporadas de 1973 (con 14), 1977 (41), 1978 (42), 1982 (11), 1983 (19), 1984 (10) y 1985 (11).

8 innings es el recorrido que utilizaron Emir Darce y Asdrudes Flores para elaborar sus juegos perfectos. Darce, de Corinto, lo hizo frente a Boaco en 1981, y el zurdo chinandegano maniató al Estelí en 1991.

9 lanzadores han ganado 20 juegos en una temporada de nuestro beisbol, encabezados por Epifanio Pérez, quien tiene el récord con 23 y además es el único con dos años de 20 éxitos (1991 y 1992). El último en hacerlo fue Daniel Miranda en 1995.

10 años en fila, justo una década completa (1990-1999), Sandy Moreno fue el líder de los robos de bases en cada temporada. Su mayor cantidad fue de 59 (récord nacional) en 1990 y su cuota más baja fue de 23 en 1994 y 1996.

Lea además: Caballos de hierro: los tres peloteros activos que han jugado en cuatro décadas diferentes

11 bateadores han saltado los 1,500 imparables, de un total de 59 que han superado los mil hits. El líder de todos los tiempos es Próspero González con 1,872 cohetes y Juan Oviedo es el máximo entre los activos con 1,631 cañonazos. Jimmy González con 1,491 hits está a solamente nueve imparables de unirse a este selecto grupo.

12 hits en turnos consecutivos dio el chinandegano Genaro Llanes del 2 al 6 de febrero de 1988 con bate de aluminio. Esta marca fue atacada con 11 por Edgard López con bate de madera del 5 al 9 de abril de 2002 con el San Fernando.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: