Iglesia llama a vivir esta Semana Santa en recogimiento

Recuerda además que las procesiones y otras actividades religiosas que provocan aglomeración de personas están suspendidas por el coronavirus

De no suspenderse las procesiones, este domingo iniciaría la Semana Santa con la procesión de La Burrita y de Las Palmas, donde cientos de feligreses se unieron para celebrar este acto religioso. LAPRENSA

La Arquidiócesis de Managua, a través de su comisión de Justicia y Paz, recordó este miércoles 1 de abril que mantiene sus procesiones y otras actividades religiosas que provocan aglomeración de personas, suspendidas, como una acción preventiva ante la presencia del nuevo coronavirus (Covid-19) en el país. Asimismo llamó a los católicos a vivir esta Semana Santa en recogimiento.

«Una auténtica piedad popular no debe ignorar el sentido común, la prudencu y el uso de la razón, no debemos exponernos al contagio y desafiar la pandemia con una fe impruedente e irracional», reza parte del mensaje del clero.

Este llamado está alineado a las recomendaciones brindadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar el contagio masivo del virus; pero va en contra de las intenciones del régimen de Daniel Ortega, de mantener la normalidad en la vida diaria y además planificar y promocionar eventos con concentraciones masivas, aunque exponga a las personas de contagio.

Algunos ejemplos son las ferias realizadas en la Plaza 22 de Agosto, actividades recreativas en el puerto Salvador Allende y promocionar el Plan Verano a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Lea: Centroamérica frente a la pandemia

«Queremos, en esta hora, comunicarles la esperanza que viene del amor de Dios Padre misericordioso hacia nosotros, para que en ese amor nos cuidemos, cuidemos a la familia y a la comunidad, tomando todas las precauciones frente a esta enfermedad que nos amenaza. Observemos las prácticas de prevención, nadie lo hará por nosotros», agregan los religiosos.

El Covid-19 está declarado como pandemia por la OMS, a nivel mundial ha matado al menos a 40,777 personas y en el caso de Nicaragua se reportan casos confirmados desde el 18 de abril. A la fecha son cinco personas, de la cual una ya falleció.

Mientras las autoridades del país siguen apostando a la normalidad, aunque esto implique exponer a un brote, el resto de países de Centroamérca ejecutan planes preventivos o para tratar de controlar los casos. Algunas de las acciones han sido el cierre de sus fronteras, cuarentena exigida para sus ciudadanos y el cierre de algunas actividades comerciales donde la exposición al contagio es alta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: