Por segunda semana consecutiva, comerciantes toman medidas para prevenir el Covid-19

Aunque los marchantes consultados por el LA PRENSA dicen que temor parece disminuir en comparación con la primer semana, no dejan de tomar medidas.

LA PRENSA/Jader Flores

Aunque don Rubén Artola, comerciante de perecederos en el mercado de Mayoreo, está consciente que la mascarilla de tela no lo hace inmune al Covid-19, manifestó que al utilizarla le da una seguridad que le permite trabajar tranquilo.

Artola, de 73 años, también se lava las manos después de despachar y a la orilla de sus canastos con verduras mantiene su alcohol gel.

Lea también: La comerciante del Huembes que improvisó un lavamanos frente a su negocio y que invita a quien pase a lavarse las manos

Igual que don Rubén, muchos comerciantes de distintos centros de compras de Managua, tomaron sus medidas de autoprotección por segunda semana consecutiva desde que se anunció el primer caso positivo de coronavirus en el país.

Los comerciantes toman sus propias medidas en sus lugares de ventas.   HOY/ Perla Gutiérrez

Aunque los marchantes consultados por el LA PRENSA dijeron que han notado que la histeria ha bajado un poco en comparación con la primer semana, no dejan de tomar medidas. “La confianza en Dios también se basa en la prudencia, hay que cuidarnos siempre, para no llegar a colapsar como ha pasado en otros países”, dijo Katherin Espinoza, marchante en el Roberto Huembes.

Los pobladores que visitan los centros de compras, también continúan tomando medidas, muchos llegan con sus guantes y mascarillas.

En Nicaragua, las medidas para frenar un brote de Covid-19 han sido tomadas por los ciudadanos. LA PRENSA/ Jader Flores

“Todos estos días han sido  para todos, de temor, angustia y ansiedad, pero estoy segura que si seguimos tomando tomedidas vamos a lograr vencer la pandemia, todos debemos estar conscientes de la gravedad de este virus”, opinó Sonia Navarrete, pobladora.

Otra medida que continúan implementando los marchantes es desinfectar de manera seguida los objetos, algunos lavan las verduras y frutas y también el piso.

“Han sido dos semanas de lucha intensa, porque la afluencia de compradores es baja, no todos abren sus tramos, entonces la gente como que se llena de temor y no viene, pero aquí estamos, sobreviviendo y creyendo que pronto esto pasará y vendrán cosas mejores para este país tan sufrido”, dijo Alexa Vargas, comerciante en el Iván Montenegro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: