Clases en línea, una experiencia enriquecedora

Han transcurrido varias semanas y ahora siento más tranquilidad y confianza. Los niños rápidamente, como en todo, comienzan a responder de manera positiva

pandemia, negocios, crisis

Quisiera compartir la experiencia que he vivido en estas pocas semanas que llevamos enseñando en línea.

Durante la primera semana todo era nuevo, me daban fuertes dolores de cabeza por la cantidad de horas que pasaba en la computadora o en el celular enviando mensaje a los padres de familia, chequeando las tareas, etc… Muchas veces pensé que no iba a ser capaz de seguir con la enseñanza en línea, sin embargo, el amor a mis estudiantes y el compromiso que tengo con ellos me hizo seguir adelante. No solamente yo me sentía de esa forma, sentía el estrés de los padres de familia que no estaban, al igual que yo, familiarizados con las sesiones de Zoom, etc.. Podía escuchar en sus voces temor y desesperación de tener que estar lidiando con sus trabajos y al mismo tiempo con sus hijos en casa, que probablemente, les demandan demasiado. También lo sentía y veía en las caritas de mis niños cuando nos conectábamos, los miraba un poco tristes y decaídos, claro, no es igual.

Han transcurrido varias semanas y ahora siento más tranquilidad y confianza. Los niños rápidamente, como en todo, comienzan a responder de manera positiva. Los padres de familia están mucho más organizados al igual que nosotros los profesores. Ya el tono a la hora de conversar es más amistoso y menos estresante. Hemos comprendido que solo juntos saldremos adelante en este periodo, que confío en Dios pase rápidamente, sin embargo, podríamos seguir así el resto del año escolar. Quisiera humildemente compartir algunos puntos que han contribuido en estos momentos de incertidumbre y de cambio.

Valorar nuestro trabajo. ¡Tengo trabajo! Valoremos nuestro trabajo todos los días (tanto profesores como padres de familia). Aunque estoy en casa, debo seguir una rutina sana; misma hora de despertar, alistarme, desayunar y estar lista para mis alumnos. Valoro aprender de mis colegas, e igualmente animo a todo padre de familia para que se den cuenta que este tiempo es único para sus hijos y que quizás nunca se repetirá.

Comunicación. La comunicación con los padres de familia debe ser muy buena, trato en la medida de mis posibilidades de que se sientan tranquilos y apoyados, al igualmente con los alumnos usando las herramientas que están accesibles para todos: como Zoom, Hangouts Meet (Google), etc… Dar más allá de lo que se nos pide. Debemos de ser generosos en estos momentos, no sabemos por lo que estas familias están pasando, han sido dos momentos totalmente difíciles para el país. La insurrección de abril y esta pandemia.

Bajar la carga de trabajo. Ya no estamos en las aulas de clases donde cada periodo de clases tomaba 45 minutos. Tenemos que pensar también en los padres de familia, ellos al igual que nosotros, tienen sus propios deberes. Tenemos que sentirnos bien con la carga que tenemos. Si es demasiado para nosotros, será igualmente pesado para nuestros alumnos. Los alumnos y los padres de familia son el termómetro que nos guiará y hay que estar abiertos a cualquier comentario positivo que nos ayude a ser mejores.

Apoyo del equipo administrativo y de mis colegas: Definitivamente todo es más fácil cuando se trabaja en equipo. Siempre hay personas más tecnológicas, las que manejan mejor el estrés, las que expresan de manera clara sus ideas, etc. La relación con nuestros administradores y colegas es clave para un buen desempeño. Debemos apoyarnos siempre.

Positivismo. Debemos ver este periodo como algo transitorio y que nos debe dejar una buena lección. Debemos de ser positivos y tener algunas herramientas que nos hagan pasar este tiempo de la manera más tranquila posible, hay que recurrir a todas esas herramientas que todos tenemos y que varían de acuerdo a nuestra personalidad, como por ejemplo: escuchar música, hacer ejercicio, a visitar de lejos a un pariente (especialmente a nuestros viejitos), ayudar al que lo necesita (hay mil maneras), orar, etc..

En resumen, y no me acuerdo ya donde lo leí… “Este es un tiempo de Responsabilidad y Solidaridad Social”. La educación sin dudarlo, es lo que va a sacar adelante a nuestro pobre país, yo sé que para la mayoría de nuestros estudiantes las clases en línea no serán una opción pero entonces la pregunta es: estás dispuesto a dar lo mejor de vos de ahora en adelante. Dios les bendiga.

La autora es pedagoga con maestría en Administración Escolar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: