Ortega se beneficia de las remesas, pero deja desamparados a los nicaragüenses en el exterior en plena pandemia

Los migrantes son fundamentales para la economía de Nicaragua, pues aportan más de 1,500 millones de dólares en remesas anuales, una de las principales razones de por qué al régimen de Daniel Ortega la economía no se le ha terminado de colapsar tras dos años de recesión.

Parte de los nicaragüenses que están varados en La Unión, El Salvador. HOY/Tomada de La Prensa Gráfica

Mientras países europeos y Estados Unidos envían aviones para repatriar a sus ciudadanos varados en diversas partes del mundo, incluido Nicaragua, por la pandemia del coronavirus, el régimen orteguista ha dejado desamparados a un grupo de unos 92 nicaragüenses que llevan casi una semana en Puerto La Unión, El Salvador, sin recibir respuestas de cómo retornar al país, pese a que este último no ha cerrado sus fronteras.

Uno de los integrantes del grupo, Jairo Ortiz, explicó en días anteriores, que las autoridades salvadoreñas les dieron el pase para que pudieran salir del país, lo que se podría hacer por el Golfo de Fonseca; sin embargo, no han recibido respuestas por parte de las autoridades nicaragüenses que tendrían que autorizar el zarpe de lanchas desde Potosí hasta Chinandega.

Lea además: Régimen Ortega-Murillo no atiende llamado de nicaragüenses varados en El Salvador

El exdiplomático José Dávila explica que el Estado está obligado a proteger a sus ciudadanos independientemente de dónde se encuentren y más si están en problemas, y lo ejemplificó con el caso de países europeos que han rescatado a sus ciudadanos. De hecho, la Unión Europea indicó que mediante tres vuelos en diferentes fechas, dos coordinados por Alemania y otro por Francia, repatriando a más de 500 ciudadanos en Nicaragua de varios países, entre estos, Suiza y Noruega.

Pero en el caso de estos nicaragüenses, que están relativamente cerca, tomando como ejemplo una medición aproximada realizada en Google Earth, se ubican a unos 56 kilómetros por la vía acuática, desde Potosí hasta La Unión.

Los migrantes son fundamentales para la economía de Nicaragua, pues aportan más de 1,500 millones de dólares en remesas, una de las principales razones de por qué la economía al régimen de Daniel Ortega no se le ha terminado de colapsar tras dos años de recesión.

Para Dávila lo que está pasando con ellos es otra muestra de la irresponsabilidad del Estado, y lo considera “una negligencia diplomática”, ya que las cancillerías existen para hacer todo los intercambios necesarios y buscar una solución para los ciudadanos.

Según el informe de Liquidación del Presupuesto General de la República 2018, ese año se le destinó al Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) 975.2 millones de córdobas, cuya ejecución fue de 876 millones, es decir, se gastó casi el 90 por ciento del monto asignado.

La asignación del Minrex se dividió en cinco programas, entre estos, el de política exterior y cooperación externa, con casi 595 millones de córdobas. Es decir que existe un presupuesto para la operación de dicho Ministerio, que sirve de enlace con las embajadas de todo el mundo, pero que en los casos concretos como la emergencia de los nicaragüenses varados en El Salvador ha estado inerte.

Lea también: EE. UU repatría a sus ciudadanos en vuelos usados en deportaciones 

Al respecto solo se conoce lo que un agente de la Policía Nacional Civil de El Salvador dijo a un medio de comunicación local, que se habían comunicado con la embajada de Nicaragua en El Salvador, y los atendió la señora Ana Fiallos, a quien pidieron apoyo para hacer la gestión con Cancillería de Nicaragua; y aseguró que esta se haría, pero no habían tenido respuestas.

El excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa, explicó que el gobierno tiene que velar por el bienestar, por la salud, tranquilidad y la vida de sus ciudadanos dentro y fuera del país.

Aguirre desconoce a qué se debe que las autoridades nicaragüenses no hayan respondido a la situación en El Salvador, y dijo que si fuera el caso, que se deba a la posibilidad que tengan problemas de salud, lo que se podría hacer es repatriarlos y que sean sometidos a una cuarentena obligatoria por 14 días, como suele ocurrir en otros países.

¿Candil de la calle, oscuridad de la casa?

De hecho  hasta el mismo Ejército de Nicaragua informó a través de la Fuerza Naval que un grupo de 44 estudiantes salvadoreños que se encontraban estudiando en Nicaragua fueron repatriados a su país el 26 de marzo, después que los jóvenes lo solicitaran al mandatario de ese país, Nayib Bukele.

En ese país, se puso en funcionamiento el Centro de Operaciones para la Asistencia Consular Remota, que hasta el 27 de marzo había recibido 3,450 solicitudes de salvadoreños en el mundo, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador.

Por el lado sur, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica  aseguró que hasta este sábado, 917 costarricenses que estaban en 66 países volvieron a suelo tico.

En la incertidumbre

Los nicaragüenses varados se encuentran en el Complejo Deportivo La Unión se Vive, donde no hay condiciones para habitar, sin embargo, es la opción que tienen por el momento y la asistencia de las autoridades locales. Ellos han asegurado en ocasiones anteriores que solicitan que las lanchas puedan transitar hacia El Salvador, no piden que les paguen el viaje, ya que el costo lo asumirán ellos.

Este sábado la Cruz Roja de El Salvador entregó insumos de limpieza para las 92 personas, en La Unión. Los paquetes contenían cepillos dentales, pasta dental, jabón, champú, toalla de baño, papel higiénico, entre otros. Y además, otra organización les llevó colchonetas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: