Nicaragua puede repetir drama de Guayaquil: cementerios sin capacidad para hacer frente a mortandad por pandemia del Covid-19

Concejales denuncian que desde la alcaldía de Managua no hay medidas al respecto y que nuevo cementerio es insuficiente. En Nicaragua los escenarios matemáticos apuntan a más de 49 mil fallecidos por el Covid-19.

Personas observan el cadáver de una víctima del coronavirus que quedó varada en una calle, en Guayaquil, Ecuador. LA PRENSA/VOA/REUTERS

Las escenas de terror en Guayaquil, Ecuador, cuyos cuerpos de personas fallecidas por Covid-19 están expuestos en las vías públicas, pueden repetirse en Nicaragua. No solo por la falta de medidas gubernamentales para frenar la expansión del virus sino porque el país tiene poca capacidad en los cementerios para recibir masivamente a difuntos.

La situación empeora en Managua, donde la mayoría de los cementerios están a su máxima capacidad y por eso la Alcaldía se vio obligada a abrir recientemente otro campo santo, el cual  es considerado, según analistas, muy pequeño para hacer frente a una pandemia como la del Covid-19, que en otros países también ha desbordado la capacidad de entierros o cremación.

En Nueva York, donde más de 4,000 personas han fallecido en las últimas dos semanas, los cadáveres están siendo apilados en camiones con refrigerantes, mientras se busca una solución a este problema de salud pública. Esta misma dificultad afronta Italia, con más de 14,000 muertos y España con casi 13,000 fallecidos.

Lea además: Ponga a pruebas sus conocimientos sobre el Covid-19 

Desde esa perspectiva, el panorama para Nicaragua- la segunda nación más pobre de América Latina- no es alentador, porque según estimaciones matemáticas si en el país no se toman medidas urgentes para afrontar la pandemia los decesos rebasarían las 49,000 personas, según cálculos de Víctor Gustavo Tercero, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterey.

Solo el Gobierno de Ortega admitió que debido a esta pandemia al menos 813 personas perderían la vida, según revela el Protocolo de Preparación y Respuesta ante el Riesgo de Introducción de Virus Coronavirus (Covid-19), que se filtró en semanas recientes y con el cual está trabajando el Ministerio de Salud.

En la actualidad solo en Managua- la ciudad más poblada de Nicaragua- los principales cementerios públicos como el Oriental, el General y el  Milagro de Dios están llenos. Siempre quedan algunos espacios de familias que tienen varios lotes, ya en uso o comprados, pero hace mucho que no se puede adquirir un terreno en estos.

Ante esta necesidad en febrero de este año la alcaldía de Managua inauguró el Cementerio Caminos del Cielo, en la zona de los Laureles Sur. Con una extensión de poco más de 8 mil lotes, es decir que si se cumpliese el peor de los escenarios pronosticados por Tercero habría un caos, si los casos se concentraran principalmente en Managua, cuya probabilidad es alta.

Incluso otros cálculos han estimado un mínimo de fallecidos en Nicaragua de 9,784 personas y otros apuntan a 23,524 muertos. En el mundo, hasta ayer se contabilizaban en tres meses de pandemia 66,566 decesos, principalmente en país donde se han tomado duras medidas de confinamiento. Estados Unidos espera entre 100 mil y hasta 200 mil muertos en las próximas semanas.

Es decir que las proyecciones de los especialistas sobre el futuro del  Covid-12 en Nicaragua podrían no estar alejados de la realidad, situación que empeora por las  multitudinarias actividades de Semana Santa, que la dictadura está promoviendo para esta temporada, un caldo perfecto para la expansión del virus, que ya ha infectado a seis personas en el país, uno de los cuales ya falleció.  El virus es altamente contagioso.

Muertes masivas llenarían cementerio nuevo

Sellin Figueroa, concejal de Ciudadanos por la Libertad, en la Alcaldía de Managua, señala que el último cementerio que abrió esta comuna ya era una necesidad antes de la aparición del Covid-19, lo que refleja la baja capacidad actual para hacer frente a esta nueva realidad.  Este campo santo,menciona, apenas tiene  cinco manzanas y con lotes que rondan 2.5 metros por 3.2 metros.

“Estamos viendo como en otros países los muertos son muchos. Si eso pasa en Nicaragua con miles de muertos ese cementerio no dará abasto y tendremos que buscar fosas comunes”, explicó Figueroa a LA PRENSA.

El epidemiólogo Álvaro Ramírez, dijo en una entrevista para DOMINGO, que en Nicaragua la mortalidad por el Covid-19 puede llegar a ser del 10 por cierto del total de los infectados, una tasa relativamente alta con respecto a nivel mundial que anda en menos del 1 por ciento.

En la Ordenanza Municipal número 01-2020, de los cementerios públicos de Managua y publicada a inicios de este año, el artículo 19 señala que los cementerios públicos deben de contar con una fosa común para personas indigentes o desconocidas. Dicha fosa debe abarcar el por ciento del total del terreno. Esta sería una opción.

Fuente a lo interno de la Alcaldía señalan que sobre esta posibilidad de crear fosas comunes no se ha hablado y que en lugar de eso han repetido que no hay que crear alarma con el Covid-19.

Cremaciones o cementerios privados, otra opción

El nuevo cementerio en Managua cuenta con bóvedas verticales para aprovechar el espacio, pero aún son muy pocas. Los lotes están clasificados en A, B y C. Dependiendo del tamaño y la ubicación. Los precios van desde los 60 dólares hasta los 500 dólares. Pero en caso de una pandemia, se desconoce si el Gobierno quitará ese cobro.

En Managua también hay tres principales cementerios comunitarios. El de Nejapa que también está lleno, el de las Sierritas y el del barrio San Judas.

Otra opción serían los cementerios privados o  el servicio de cremación, pero los precios se elevan de manera abrupta. Por ejemplo, la cremación de un cadáver puede rondar los 920 dólares y solo incluye el traslado a la funeraria, un certificado y una pequeña urna de madera.

Los 920 dólares representarían un gasto enorme para la mayoría de las familias en Nicaragua, cuyos salarios no superan los 12 mil córdobas mensuales (unos 350 dólares).

Además: La situación precaria de los vendedores ambulantes ante el nuevo Coronavirus 

El concejal del Partido Liberal, Carlos Bonilla señaló que “como siempre el gobierno ha centralizado la información”, pero que en la última sesión que se realizó el mes pasado en la Alcaldía se creó una comisión para llevar el tema del nuevo coronavirus que es dirigida por el Ministerio de Salud.

Así mismo refirió que la Alcaldía cuenta con un fondo de seis millones de córdobas para la compra de ataúdes para personas indigentes o de escasos recursos económicos, que también es otra opción frente a la pandemia, aunque aún insuficiente.

Brasil ya está sufriendo esos estragos

El cementerio de Villa Formosa, en Sao Paulo, Brasil, es el camposanto más grande del país sudamericano. Antes que estallara la pandemia del Covid-19 en este cementerio recibían unos 30 cuerpos al día. En la actualidad reciben 60 cadáveres diarios, lo que refleja el grado de presión que la pandemia ejerce sobre los campos santos en el mundo. Las autoridades de Brasil ya admitieron que dicho campo santo está lleno.

Lea: «El régimen de Ortega está jugando a crear caos», señala Óscar René Vargas 

Sin ir más lejos en Honduras el viernes pasado las autoridades comenzaron a buscar terrenos “actos para fosas comunes”, según informaron medios de  este país.

«Los gobiernos locales deben ubicar tierras aptas para fosas comunes en caso de que se necesiten enterramientos masivos, porque el número de cadáveres excede la capacidad», explicó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos de ese país por medio de un comunicado de prensa.

También El Salvador, que ha tomado duras medidas de confinamiento,  ya inició el proceso de abrir fosas y buscar terrenos para hacer frente a la pandemia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: