Farmacias y pulperos en Diriamba toman sus propias medidas de seguridad ante Covid-19

En el municipio de Diriamba algunos negocios han sido forrados con plásticos ante la pandemia que ha dejado miles de muertos en el mundo

Negocios en Carazo toman sus medidas ante Covid-19

La mortandad de miles de personas a nivel mundial desde la llegada del coronavirus también conocido como Covid-19 tiene en alerta a los nicaragüenses, quienes ante la negativa del gobierno de tomar con seriedad las medidas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), han tomado sus propias medidas.

Esto lo podemos ver en el gremio pulpero que ante la propagación de este virus han empezado a cuidar de la salud de quienes atienden. En el municipio de Diriamba, algunas farmacias, pulperías y negocios de abarrotes han forrado con plásticos sus negocios para guardar la distancia con el cliente, como medida de seguridad.

Lea también: Pulperías y comiderías toman sus medidas de prevención frente al nuevo coronavirus

Doña Lesbia Solórzano, quien tiene una pulpería en el barrio Los Molinas, en Diriamba y desde hace dos semanas  tomó esta iniciativa. «Miré que una farmacia aquí en Diriamba tenía forrado con plástico, entonces compré el plástico y comencé a sellar, por el virus, por la saliva y siempre guardando la distancia, despacho y luego me retiro; pero siempre me pongo la mascarilla», comenta.

LA PRENSA/MYNOR GARCÍA

Añade que estuvo usando guantes para despachar, pero ante la escasez en las farmacias solo usa la mascarilla y está con el constante lavado de manos y utilizando el alcohol en gel. En las afueras de su negocio son visibles los rótulos llamando al cuidado de su salud. «A los niños cuando vienen a comprar les estoy recordando que se laven las manos y que guarden las distancia»,  dice.

Toman medidas

Eloisa Yescas, dueña de Farmacia El Botiquín en Diriamba decidió forrar su negocio con plástico como iniciativa propia. Así mismo puso carteles en donde se leen las medidas que hay que tomar ante esta pandemia que ha dejado luto y dolor en todo el mundo.

Lea además: OPS considera «inadecuados» los métodos de prevención y control de Covid-19 en Nicaragua

«En realidad la iniciativa fue de mi vecina para prevenir el contacto directo de las personas, porque se supone que esto se transmite por la saliva, al principio decidí despachar por la verja, pero si ve la verja es muy pequeña, entonces mi papá me ayudó a poner el plástico, sabemos que eso se pega a la ropa, y como es farmacia no podemos dejar de atender, la gente no deja de comprar sus medicamentos, tenemos alcohol gel para darle a la gente», manifiesta.

Al igual que estas dos comerciantes, Tesalia Cáceres Vega también del barrio Los Molinas tomó la misma iniciativa en una pulpería que administran sus hermanos y padres.

«La idea surge por la necesidad de seguir trabajando y también porque estamos en una pandemia, conociendo un poco acerca del virus, sabemos que se transmite con solo hablar, incluso con respirar y en la venta nosotros tenemos un contacto muy directo con los clientes, entonces cuando ellos hablan o si ellos llegan a estornudar el virus puede viajar hasta dos metros, y en los recientes estudios de la OMS, dice que incluso puede viajar hasta ocho metros, entonces por eso pusimos el plástico para proteger a nuestros trabajadores y para proteger a la persona que está siempre en caja», refirió Cáceres Vega.

Añadió que el plástico lo limpian a diario con alcohol o con una mezcla de agua oxigenada con agua y algunas veces con vinagre, todo con el fin de matar el virus. «El plástico lo pusimos como a los tres días que anunciaron el primer caso en Nicaragua, primero habíamos puesto una cinta, pero sabíamos que no era suficiente entonces me indague y un señor que sabe ponerlo y le había hecho un trabajo a una amiga, entonces él nos hizo el trabajo, lo pensamos tener hasta que haya una vacuna, mientras no haya cura todos somos propensos».

LA PRENSA/MYNOR GARCIA

Cabe destacar que no todos los negocios en el municipio han tomado esas medidas preventivas.

Puede interesarle: Trabajadores de Medicina Legal recogen a un muerto en el Huembes equipados y con traje especial antivirus

En cambio algunos negocios han puesto botellas de agua con jabón líquido y alcohol gel para que los clientes se laven las manos.

En otras farmacias se pide guardar la distancia de un metro entre el cliente y la dependienta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: