Subsecretario de Estado Michael Kozack expone la falta de liderazgo de Daniel Ortega en crisis del Covid-19

"Mientras la pandemia azota a Nicaragua y el país se enfrenta al Covid-19, Daniel Ortega se destaca por su ausencia", criticó en Twitter, el subsecretario Kozak al señar el vacío de poder en Nicaragua ante la pandemia

Michael Kozak, Daniel Ortega, coronavirus

Michael Kozak, subsecretario de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU. LA PRENSA/ ARCHIVO

La ausencia del dictador Daniel Ortega en una de las crisis sanitarias y económicas más graves que enfrenta el mundo, que igual impactan a Nicaragua, ha provocado las críticas del subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, (EE.UU.), Michael Kozak.

A través de Twitter, el subsecretario Kozak señaló el vacío de poder en Nicaragua ante la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19.  «Mientras la pandemia azota a Nicaragua y el país se enfrenta al Covid-19, Daniel Ortega se destaca por su ausencia», escribió Kozak.

El subsecretario de Estado para América Latina se sumó a los gobernantes extranjeros y organizaciones internacionales que restan credibilidad a los datos de casos de coronavirus que el régimen orteguista reporta en Nicaragua.

Este Jueves Santo se cumplen 28 días sin que Ortega aparezca en público. Su vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, lleva los mismos días sin dar la cara a los nicaragüenses, y persiste en dirigir el país a través de llamadas telefónicas en los medios oficialistas, donde a diario brinda un informe sobre el supuesto trabajo que realizan las diferentes entidades públicas, hace lecturas bíblicas y manda «abrazos» de parte de Ortega a la población.

Lea Además: El vacío de poder que Rosario Murillo intenta llenar con llamadas telefónicas

Nicaragua es el único país de América Latina donde los gobernantes no han dado la cara en momentos de la pandemia del Covid-19. Y aunque la dictadura promueve actividades turísticas y religiosas con su Plan Verano 2020, tanto Ortega, Murillo como sus hijos y nietos practican el aislamiento social, el que no abandonaron ni para ir a la vela y actos póstumos del diputado orteguista Jacinto Suárez, quien fue compañero de cárcel de Ortega en los años 70.

Kozak opinó que se requiere «información veraz» sobre la situación de la enfermedad del Covid-19 en Nicaragua.

 

El Ministerio de Salud (Minsa) solo reporta siete casos confirmados del coronavirus, de los que uno falleció, dos se han recuperado y cuatro pacientes activos. Contradiciendo la curva de expansión del virus en el resto de naciones donde cada día registran más contagios y muertes por Covid-19, en Nicaragua el Minsa más bien informa de cuatro casos sospechosos pues han ido descartando de una lista de 12, que había hace dos semanas.

El secretismo con los datos del coronavirus en el país por parte del régimen ha sido criticado por la población, organizaciones sociales y organismos internacionales que ponen en duda la veracidad de lo que informa el Minsa.

Puede interesarle: Alianza Cívica condena «actitud inhumana» del régimen por impedir Centros de Prevención Médica impulsado por obispo de Matagalpa

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) esta semana consideró «inadecuadas» los métodos de prevención del coronavirus de la dictadura Ortega y Murillo.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, expresó que están preocupados por la falta de distanciamiento social, la convocatoria a reuniones masivas promovidas por la dictadura, pero también levantó la sombra de la duda sobre los datos de la epidemia que dice el Minsa, al señalar que «nos preocupa los exámenes, la trazabilidad de los contactos y la notificación de los casos» positivos.

La falta de credibilidad sobre los números del coronavirus del régimen nicaragüense también la expresaron esta semana el secretario  general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, así como el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Diferentes epidemiólogos nicaragüenses y en el extranjero han explicado que el comportamiento sanitario del coronavirus en Nicaragua sería contrario al que afirma el régimen, advirtiéndo que la falta de control provocará un desastre del sistema de salud.

Puede interesarle: Canasta de alimentos a las familias, eliminar IVA a la canasta básica, reducir tasas al INSS. Este es parte del plan económico urgente propuesto por la UNAB

Sin embargo el régimen prefiere evadir dar las explicaciones de cuántas pruebas del Covid-19 han realizado, de qué municipios son las personas contagiadas y sospechosas de tener la enfermedad, e igual silencio mantienen sobre por qué se afirma que no hay contagios comunitarios locales cuando la dictadura de Cuba reportó que tres ciudadanos que dieron positivos de coronavirus se contagiaron cuando estaban en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: